top of page

Rusia contra Putin: la soledad del dictador

Actualizado: 23 sept 2022

El pueblo ruso se levanta contra Putin, por primera vez desde el inicio del conflicto

Cartel donde dice: STOP PUTIN, NO WAR
Todo el Mundo rechaza a Putin

El gobierno ucraniano intercambió presos (en realidad uno solo) por decenas de ucranianos entre los que se encuentran los conocidos como "héroes de Azov". El liberado ruso es el empresario Víktor Medvechuk, quién fue detenido en la capital de Ucrania en el mes de abril de 2022.


Medvechuk le pidió a su “compadre” Vladimir Putin que le liberara. Se trata de alguien muy cercano al autócrata ruso y que expandía la influencia de éste en el Dombás, desde donde Medvechuk extendió sus tentáculos en forma de negocios de todo tipo.


Lo de compadre de Putin, a Viktor Medvechuk, le viene porque se dice que el presidente ruso es padrino de la hija menor del oligarca ucraniano.


Viktor se metió en política en el este de Ucrania, en la región conocida como Dombás, prorrusa, y es allí donde medió en la compra de carbón con la que el Gobierno de Kiev le acusó de financiar a una organización terrorista separatista.


En el Parlamento ucraniano lideró el principal partido opositor a Zelenski por lo que cuando se inició la guerra, el presidente de Ucrania ordenó su arresto domiciliario, acusado de terrorismo.


El que Rusia haya accedido a canjear un solo hombre por decenas de soldados ucranianos demuestra la estrecha relación con Putin de Medvechuk.


También es cierto que anteriormente los rusos liberaron a cinco altos mandos ucranianos a cambio de 55 soldados rusos. Se calcula por cientos los presos por ambos bandos.


En el intercambio de presos, Ucrania solicitó a Moscú que incluyeran a una decena de occidentales que estaban cautivos en territorio ruso, por colaborar con los ucranianos. Es lo menos teniendo en cuenta la ayuda que recibe de Occidente.


La disidencia crece en Rusia y la oposición internacional

Cartel en manifestación que dice "Nosotros estamos con Ucrania", en inglés
Se cuentan por miles las detenciones

El problema para Vladimir Putin es que a medida que se alarga el conflicto crece más el descontento entre su pueblo que observa la sangría que le supone participar en una guerra que ellos no han buscado.


Putin se ha quedado sin argumentos para justificar la invasión de Ucrania y ahora pide un nuevo sacrificio a sus conciudadanos pidiéndoles que se alisten para combatir y posiblemente morir lejos de sus familias.


Cómo era de esperar, la ola de protestas se ha generalizado saliendo a las calles ciudadanos de toda Rusia que consideran un despropósito que se sigan enviando soldados jóvenes (y ahora también reservistas) a una guerra innecesaria salvo para alimentar el ego del propio Putin. Son cientos los detenidos en todo el País por dichas protestas callejeras.


Varios Países median con Rusia para evitar males mayores. En la cuestión de los presos, tanto Turquía como Arabia Saudí ya han negociado con Moscú la liberación de decenas de ucranianos (y occidentales), pero también China intenta que Putin entre en razón. Y es que, a pesar de que Pekín tiene su propio conflicto en Taiwán, aunque sin llegar a mayores, no les interesa a los chinos una guerra total.


La economía china está en alza y aspira a convertirse en la principal superpotencia del Mundo. Están a punto de conseguirlo, por lo que una guerra mundial sería contraria a los intereses chinos pues figurarían entre los principales perjudicados. La Unión Europea, que se ha dado cuenta de este temor, le pide a Pekín que interceda para rebajar la tensión en Ucrania.


El Kremlin intentó colocar a un títere en el Gobierno ucraniano, Viktor Yanukovich, sin éxito

Putin esperaba controlar la riqueza de Ucrania en su beneficio, pero le salió mal la jugada, cuando expulsaron a Yanukovich, su títere en Kiev, ordenando la invasión y conquista de Crimea, donde ya se encontraba la Flota rusa del Mar Negro, en base a un acuerdo militar.


A Putin le escasean los apoyos internacionales. Recurre a Estados totalitarios, como Corea del Norte (gobernada por otro loco) e incluso refugios del terrorismo, como el Afganistán de los talibanes


El Departamento de Estado de EE. UU. ha lanzado la sospecha de que desde Pionyang se negocia la venta de misiles a Rusia, lo que los norcoreanos han desmentido. Pero Putin ya ha declarado ante los medios que no dudará en utilizar todo su arsenal si lo considera necesario, y ya sabemos lo que eso significa: el posible uso de armas nucleares.


En los territorios prorrusos de Ucrania se está organizando una consulta popular para adherirse a Rusia, pero si alguien cree que se permitirá libremente a sus habitantes manifestarse en contra es que es un ingenuo/a. Sin duda, saldrá un contundente “sí” a la unión con Rusia en el referéndum; una operación de imagen para dar a entender al Mundo que son los ucranianos los fascistas.


Conclusión: la desesperación de Putin le hace más temible

Putin está desesperado porque ve como las tropas ucranianas no solo no se retiran, sino que avanzan destruyendo depósitos de armas rusos y sus campamentos en retaguardia, gracias a los medios técnicos facilitados por Occidente.


La histeria se apodera de los reservistas rusos que buscan mil y una maneras de evitar que se les llame a filas. En los buscadores de Internet que operan en Rusia se han registrado numerosas consultas sobre provocarse lesiones incapacitantes temporalmente para evitar el alistamiento.


Sin embargo, un fantasma asoma en la Unión Europea, el de la desunión: el gobierno húngaro avisa de que si el cierre de los grifos rusos del suministro energético se mantiene, sin alternativas para su País, no apoyará más sanciones. Tanto para el mandatario ruso como para los Países europeos a los que amenaza, el reloj avanza inexorable. ¿Quiénes ganarán esta carrera de resistencia?

53 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page