Buscar

Atentados cometidos en Europa desde 2018

¿Qué armas emplearon, cómo las utilizaron y de qué manera se prepararon los ataques?

Sobre un muro, impresas las letras EUROPA y un cuchillo atravesándolas con casquillos de bala sueltos

Analizaré los atentados más significativos cometidos entre 2018 y 2020 en Europa para lo que recomiendo una lectura de mi anterior artículo “Principales armas empleadas por el terrorismo yihadista en suelo europeo”; ayudará al lector a comprender mejor el modus operandi de los terroristas.


Trébes (Francia): 23 de marzo de 2018


Los ataques dan inicio a media mañana en Carcasona, donde el terrorista Radouane Ladkin asesinó al pasajero de un vehículo particular de un tiro en la cabeza e hirió al conductor. Acto seguido, cogió dicho turismo y se trasladó hacia sus siguientes objetivos: intenta atropellar a un grupo de cuatro policías que hacían deporte por la calle e iban desarmados, abriendo fuego a continuación contra dichos agentes y alcanzando a uno de ellos.


Posteriormente se introduce en un supermercado de Trebés armado con una pistola, una granada y un cuchillo (vemos como hace un uso combinado de medios: vehículo, pistola, granada y cuchillo) y después de gritar “Allahu Akbar” comienza a disparar, matando a dos personas y tomando a otros como rehenes, logrando huir al menos 12 civiles con la ayuda de los gendarmes, quiénes les protegieron en el estacionamiento del local.


El terrorista, estando aún con los rehenes, declara su lealtad al Daesh. Mientras, la Policía empieza a impermeabilizar la zona cortando el paso de personas y vehículos y evacuando a los civiles.


El terrorista exigió la liberación de Salah Abdeselam, uno de los principales sospechosos de los ataques en París en noviembre de 2015. La Policía intentó negociar con él sin éxito a través de su madre y dos de sus hermanas.


Seguidamente tomó a uno de los rehenes (una mujer), para utilizarla como escudo humano, lo que motiva que un oficial de la Gendarmería se ofreciera a ocupar el lugar del rehén, siendo intercambiado. Dicho Agente pudo mantener la comunicación con sus compañeros sin que se percatara el terrorista, quién le disparó lo que oyeron los gendarmes en el exterior que deciden la entrada inmediata en el supermercado. Seis agentes del GIGN (Grupo de Intervención de la Gendarmería Nacional) asaltaron el local e intercambiaron disparos con el agresor, siendo finalmente neutralizado.


Radouane Ladkin estaba bajo un “seguimiento” efectivo en el momento en que perpetró los atentados ya que figuraba desde 2014 en el llamado “Fichero S”, de personas susceptibles de representar un peligro para la seguridad del Estado. En noviembre de 2015 había sido incluido dentro del Fichero de Señalamientos para la Prevención de la Radicalización Terrorista (FSPRT) por sus vínculos salafistas. En el registro posterior de su casa, se descubrieron notas jurando lealtad al Estado Islámico y considerándose listo para morir por su causa.


El Daesh reivindicó el atentado a través de su agencia de noticias, Amaq

Haciendo un análisis del atentado descrito, lo que personalmente más me ha llamado la atención ha sido la existencia de “negociación”. Es decir, que el terrorista permitiera que se negociara (normalmente para los yihadistas no cabe negociación hasta que impere la Sharia o Ley islámica, en su reinterpretación particular). Eso me hace dudar de si sus verdaderas intenciones fueron las propias de los fundamentalistas o por el contrario podríamos hablar de una inestabilidad mental, por ejemplo.


Otro detalle: accedió a cambiar un rehén por un policía. Pienso que lo hizo porque tenía más valor y repercusión en los medios para él; de hecho, su principal objetivo fueron policías (atentó previamente contra un grupo de agentes).


A sabiendas de que negociar con este tipo de terrorismo es prácticamente imposible y que los terroristas llegarán hasta las últimas consecuencias, habría que analizar qué llevó al oficial a intercambiarse por el rehén, cuando iba a una muerte “casi” segura. Pienso que lo hizo por uno de los motivos siguientes: o vio opciones durante el transcurso de la negociación y creyó tener posibilidades o se acogió a su “deber de sacrificio”.



París (Francia): 12 de mayo de 2018


Un individuo de origen checheno nacionalizado francés, llamado Khamzat Azimov, de 21 años de edad, atacó con un cuchillo a cinco personas en plena calle al grito de “Allahu Akbar”, en torno a las nueve de la noche. En el acto falleció un joven de veintinueve años y las otras cuatro personas resultaron heridas. Posteriormente caminó y se dirigió a una patrulla policial donde se abalanzó contra ellos gritando y con el cuchillo entre sus manos amenazándolos.


Uno de los policías intentó detenerlo activando una pistola eléctrica en dos ocasiones sin éxito. Un segundo policía decidió apuntar con su arma de fuego y disparó contra el agresor dos veces.


El terrorista había sido investigado un mes antes por la Fiscalía Antiterrorista; el Daesh se adjudicó el ataque

Se trató de un nuevo “lobo solitario”, que actuó por cuenta propia y apuñalando a todo aquél que se encontraba a su paso, hasta la llegada de la Policía que pudo neutralizarlo. En el mensaje del Daesh asumiendo la autoría del atentado y difundido por la agencia Amaq, aseguraba que dicho ataque fue lanzado por un “Soldado del Estado Islámico” y fue perpetrado en “repuesta a las llamadas de la coalición internacional comandada por Estados Unidos contra el EI”.


Lieja (Bélgica): 29 de mayo de 2018


Todo sucedió en el centro de la ciudad, donde el terrorista, Benjamin Herman (31 años de edad, de origen belga y con permiso penitenciario en el momento del ataque), utilizó un arma blanca para abordar por la espalda a una pareja de policías y posteriormente robó sus armas de fuego reglamentarias y les disparó. Mueren las dos agentes.


Entró varias veces en un café cercano y después disparó contra un vehículo, matando a un joven de 22 años, todo ello al grito de “Allahu Akbar”. Seguidamente salió corriendo y a unos 100 metros entró en un instituto y tomó como rehén a una señora de la limpieza que se encontraba trabajando en ese momento.


La Policía procedió al desalojo del Instituto poco a poco, mientras impermeabiliza la zona para, una vez cercado el centro educativo, enfrentarse al terrorista y consiguen abatirlo, resultando varios policías heridos en las piernas durante el tiroteo.


La noche anterior al atentado, mató a otro hombre. Un heroinómano cuyo cadáver fue encontrado en su domicilio de On, en la provincia de Luxemburgo. El agresor cumplía condena por delitos menores habiéndosele concedido un permiso penitenciario pero estaba fichado por sus contactos con islamistas radicales.


El Daesh reclamó la autoría del ataque a través de la agencia Amaq, vinculada a dicho grupo yihadista, señalando que el responsable era un “soldado del Estado Islámico” - como en anteriores mensajes -, que respondió al llamamiento del grupo a atacar en países que forman parte de la coalición que encabeza Estados Unidos y que actúa contra el grupo en Irak y Siria. Es muy posible que en realidad el atentado no fuera coordinado por el grupo terrorista sino que lo reivindican, como costumbre, dando a entender que cuentan con "soldados" por todas partes. Sin embargo, esperan a que las noticias comenten el suceso y si no lo reivindica nadie, lo hacen ellos.


El criminal probablemente se radicalizó estando en prisión (tierra fértil para el radicalismo islamista)

En lo que al propio atentado se refiere, el hecho de que ya asesinara a un hombre el día anterior hace pensar que fue un ataque premeditado. Tanto el objetivo (policías), como la condición de mujer de las agentes fallecidas no da la impresión de que fueran elegidas al azar. Las abordó por la espalda, sin posibilidad de defensa y les robó la pistola.


Se hace fundamental, a la hora de patrullas policiales ejerciendo dispositivos de vigilancia estáticos o dinámicos, prestarlos de forma que controlen todos los ángulos posibles según número de agentes y que estos se encuentren separados prudencialmente, de forma que si es atacado uno de ellos, otro pueda repeler la agresión. Del mismo modo, la utilización de fundas antihurto de armas de fuego resulta imprescindible en la realidad policial actual, ya que dicho uso dificulta o impide su extracción, ganando un tiempo que se antoja fundamental.


Estrasburgo (Francia): 11 de diciembre de 2018


El atentado de Estrasburgo sucedió en la tarde-noche. El terrorista fue identificado como Chérif Chekatt, de 29 años y nacido en la ciudad (en Estrasburgo) pero de origen argelino.


Abrió fuego en un mercado navideño (el más antiguo de Francia y que cada año atrae a miles de turistas) mientras gritaba “Allahu Akbar”, cerca de la Plaza Kléber, matando a cuatro personas y dejando heridas a trece. Después de abrir fuego huyó en un taxi y abandonó el lugar del atentado. Contaba con numerosos antecedentes por delitos menores (especialmente robo y robo con violencia), en Francia, además de otros en Alemania y Suiza, y se encontraba en el “fichero S”, como un sujeto con potencial riesgo para la seguridad del Estado.


El mismo día del atentado, por la mañana, la Policía registró su domicilio, en el barrio de Neudorf, en el curso de una investigación por un atraco en el que murió una persona. En el registro del domicilio se halló documentación y varias granadas de mano.


Antes de darse a la fuga, el terrorista resultó herido por una patrulla de soldados de la Operación Centinela que se encontraban desplegados en todo el país por la amenaza terrorista.


Sembró el terror en tres puntos distintos de la ciudad a partir de las 19:50 horas