top of page

Consejos útiles para conducir con nieve

Actualizado: 22 abr 2022

Lo que conviene que llevemos cuando prevemos conducir con intensas lluvias o nevadas

Imagen de Tráfico de la auotvía A-1
Autovía del Norte de España

El norte de la Península Ibérica sufre una de las nevadas más copiosas de los últimos veinte años. En situaciones así, no es extraño que se corten carreteras. Es una medida preventiva que se toma en cualquier País.


Os recomendamos cómo usar correctamente los frenos para evitar accidentes y os aclaramos que son los neumáticos de invierno puesto que nos lo habéis preguntado en vuestras consultas por correo.


Os damos también una serie de consejos sobre lo que necesitáis revisar para que un fuerte temporal de nieve o lluvia no sea una pesadilla.


Cómo usar los frenos correctamente con nieve

A la hora de arrancar el vehículo, hazlo con la segunda marcha, porque resultará suave, evitando que se deslice. Es más, usa la primera lo menos posible.


Si, a pesar de llevar una marcha lenta, el coche patina, al apretar el freno mantener el volante recto, evitando así que el coche se desplace hacia un lado.


Si os patina en una curva, manteniendo la calma, se reduce velocidad en el momento en que pisamos el freno; con el volante recto, al menos en un primer tramo, para enseguida, con el vehículo estabilizado, seguir el trazado natural de la curva.


No desesperéis por la escasa velocidad que llevéis. Los que tenéis vehículos formidables con frenos de competición, no creáis que os libráis de daros una buena "castaña" si no reducís la velocidad. Más aún cuando la nieve ya ha cesado y lo que podemos hallar son placas de hielo. Debemos ir a no más de 20 o 25 kilómetros por hora, porque de lo contrario no tendremos capacidad de reacción si nos patina el coche.


Emplea la regla de los 4 segundos para establecer la distancia idónea con el vehículo que tegas delante: el espacio que recorrerías a una velocidad reducida en cuatro segundos será suficiente para tener un amplio margen de frenado si patinamos.


Con la carretera nevada, cuanto menos se usen los frenos, mejor; y si lo hacemos, que sea porque la velocidad es prudente. El problema añadido es que la poca visibilidad pudiera ocasionar un accidente al chocar con un animal que acuda a la carretera atraido por la sal que se echa para retrasar la congelación de la nieve.


Neumáticos de invierno o cadenas para la nieve

Símbolo M+S, indicando que son para barro y nieve
Nomenclatura neumáticios de invierno

Los neumáticos de invierno son los específicos para carreteras nevadas o donde sea habitual la lluvia.


Los identificas, como se aprecia en la imagen anterior, por las letras M+S (siglas en inglés de Mud + Snow, que significa Barro + NIeve) y el símbolo del frío encerrado en una montaña.


Estos neumáticos están fabricados con un caucho adecuado para las bajas temperaturas, lo cual ayuda a que el frenado sea más eficaz. El dibujo (banda de rodadura) tiene ranuras más grandes para que se agarren mejor al piso, y más profundas para que el ague circule entre ellas de modo que ayudan a prevenir el aquaplaning.


El problema es que si vas a llevar estos neumáticos también por zonas con altas temperaturas (en verano) se estropearán rápidamente. Lo suyo es que, en este caso, los cambies por otros normales, dejando los de invierno solo para cuando regrese el mal tiempo y que no se degraden tan rápido, alargando su vida útil. O instalas unos que sirvan para todas las estaciones del año que también los hay.


Unos buenos neumáticos para todas las estaciones los puedes encontrar por no más de cien euros. De todos modo, un consejo, lleves los neumáticos que lleves, no olvides mantenerlos siempre con la presión indicada en el librito del coche (o en la puerta del conductor también).


No circules por los surcos dejados por otros vehículos; uno de los grandes errores que se cometen porque se cree, erróneamente, que sirven de guía a los neumáticos. El agua se acumula en esas marcas y se hiela con lo que el vehículo te puede patinar.


Si te dicen que tu vehículo, al ser un 4x4, no necesita esos neumáticos, no hagas caso y si la zona en la que te mueves habitualmente es de mal tiempo constante y te es posible, pon neumáticos de invierno o para todas las estaciones (nomenclatura "all seasons" en la goma). Y si no es así, al menos lleva siempre cadenas. No te fíes únicamente de la tracción.


Se recomienda llevar cadenas para la nieve pues no llevarlas con un clima tan adverso es una temeridad. No son caras; una buenas cadenas no tienen por qué costar más de treinta euros.


Las Direcciones General de Tráfico de cualquier País desarrollado emiten comunicados ordenando llevarlas si las circunstancias meteorológicas lo aconsejan, sancionando a quiénes lo inclumplan, por lo que lo más sensato es llevar las cadenas siempre.


Solo se tarda unos minutos en colocarlas pero si nos está cayendo una buena nos parecerá una hora, así que ármate de calma y ponlas incluso si solo es recomendable (y no tienes neumáticos especiales).


Máxima precaución en carreteras nevadas o con lluvia

Dos jóvenes comiendo junto a un vehículo en zona nevada
Mejor ir preparados

Revisa el tiempo que hará antes de meterte en carretera y planifica el viaje (lugares donde pudieras guarecerte si la cosa se complica); llena el depósito de combustible. Una vez lo hagas, te recomendamos lo siguiente:

  • Si tu coche ha dormido a la intemperie y está de nieve hasta arriba, quítala; no hagas que al desprenderse pueda causar que los que van detrás tuyo patinen.

  • Comprueba el depósito de líquido limpiaparabrisas; ha de ser de esos anticongelantes que evitan que la luna se hiele.

  • Tu teléfono móvil ha de estar al 100% de batería y comprueba que los cargadores del vehículo funcionan (lleva uno de mechero, por si acaso).

  • En tu guantera, que no falten gafas de sol.

  • Ten a mano la tarjeta con el número del servicio de asistencia de tu seguro. Si el teléfono te falla o se rompe, tendrás la tarjeta para llamar desde otro teléfono.

  • No aceleres, manten tu ritmo lento mientras las condiciones sean adversas.

  • Enciende las luces de posición si es de día pero está nevando o lloviendo (o pon las automáticas).

  • Enciende las luces antiniebla si la visibilidad es nula a tan solo cien metros de distancia; sí, aunque no haya niebla. Sirve también para la nieve y la lluvia.

  • Prepara un maletín con lo siguiente:

- Comida enlatada y bebida

- Linterna

- Guantes

- Muda y ropa

- Chaleco reflectante

- Kit de primeros auxilios

- Triángulos y prioritario

- Cepillo de calzado


Si te preguntas para qué quieres el cepillo, te vendrá bien para quitar la nieve de la suela, evitando que moje la esterilla. Con la calefacción, se derritirá lo que pudiera hacer que te resbale el pie en la conducción. Limpia el cepillo también, por fuera de la ventanilla.


Te contamos, a continuación, lo que les ocurrió a los usuarios de una autopista española que pensaban que por ser una carretera de pago estaría preparada para nevadas copiosas y ¡ojo! puede pasar en cualquier País.


Infierno blanco en la navidad de 2018

Mapa de la carretera AP-6
Autopista AP-6 de España

La Administración General es la titular de todas las carreteras, tanto públicas como de pago, pero éstas últimas son gestionadas por empresas privadas. Ya en la navidad de 2018 hubo un intercambio de acusaciones por el caos producido en la autopista AP-6, a la altura de la Provincia de Segovia: casi 3.500 vehículos se quedaron atrapados por la nieve durante nada menos que veinte horas.


La empresa concesionaria trasladó la responsabilidad a la Dirección General de Tráfico (DGT) y este organismo alegó que fue dicha emprea la que no actuó como se esperaba de ella.


Incluso culpó a los automovilistas por no hacer caso de las advertencias de la DGT sobre el estado de las carreteras por el temporal.

Miles de personas se vieron impotentes al no poder moverse de la autopista bloqueada donde pasaron pánico, frío y hambre pues la mayoría no llevaban víveres al considerar que se trataba de un simple desplazamiento por carretera sin más consecuencias.


La mayoría daban por hecho que, si se producía un evento meteorológico como el acontecido, las autoridades tendrían medios para solucionar cualquier problema. Pero no fue así y tuvieron que aguardar a que hiciera acto de presencia la Unidad Militar de Emergencias (UME), la única con medios para sacarles de un lugar que casi quedó sepultado por la nieve.


Se necesitó el auxilio de 240 efectivos de la UME que llegaron a las dos de la madrugada cuando se les había notificado antes de las dos de la tarde.


No fue culpa de ellos, ya que había que reunir a los batallones necesarios y todo el material preciso más el propio desplazamiento al lugar, de lo más complicado por la adversa climatología.


El tiempo transcurría para las personas atrapadas en la autopista. Las temperaturas seguían bajando y el frío era tan intenso que se vivieron escenas dramáticas de familias en vehículos carentes de calefacción, al quedarse sin combustible (consumieron el poco que les quedaba al mantener encendido el vehículo para tener calefacción y no quedarse helados).


Llevaban muchas horas sin probar alimento, con niños de corta edad en el interior de los vehículos o personas mayores con sus propias dolencias.


La UME, cuya labor fue excepcional, como la de la Guardia Civil, socorrieron como buenamente pudieron a cada uno de los afectados. Llegaron en un tiempo record a pesar del mal tiempo pero hallaron un escenario dantesco.


La Guardia Civil se mantuvo al lado de las personas atrapadas consolándoles y tranquilizándoles hasta que llegó la UME que iba rescatando vehículo por vehículo ya que no podía hacerse de forma masiva. Las labores de salvamento se alargaron prácticamente toda la madrugada.


Eran demasiados ya que se encontraban en plena "Operación retorno" a sus hogares de las vacaciones navideñas. Los que tuvieron la fortuna de cogerles la nevada en un área de servicio, al menos pudieron refugiarse en la misma pero tan solo fue un 5% de los afectados: al resto les sorprendió en la autopista y algunos iban con bebés.


La Guardia Civil informó de las prioridades de evacuación a la UME, que incluía en el contingente desplazado al lugar varios vehículos especializados, incluyendo un todoterreno con recursos sanitarios para atender a los enfermos. Los demás efectivos de esta formidable unidad militar repartían mantas, agua y comida al resto de personas atrapadas para que aguantaran mientras les llegaba su turno de evacuación.


Los municipios próximos de San Rafael y Villacastín se volcaron con las personas que la UME les llevaba. Los vecinos de estas localidades también tuvieron problemas, con varios cortes de suministro eléctrico; aún así no dejaron de cooperar.


La Guardia Civil solicitó al Ayuntamiento de Ávila que abriera su polideportivo municipal para dar refugio a cuantas personas le fuera posible. El consistorio, además, envió en su ayuda a numerosos efectivos de Protección Civil (voluntarios).


La Junta de Gobierno de Castilla y León también desplegó sus propios medios contribuyendo a la retirada de vehículos de la autopista cortada, concluyendo la operación en la tarde del domingo, día 7 de enero. Con respecto a la Delegación del Gobierno central en la Comunidad Autónoma castellanoleonesa, serían quiénes solicitarían a la UME su presencia en la autopista para auxiliar a los usuarios atrapados.


Como la mayoría regresaban de sus vacaciones, llevaban sus equipajes en los maleteros de los vehículos por lo que pudieron ponerse ropa de abrigo.


Solicitar indemnización en una carretera de pago

Vehículo circulando por carretera nevada por la noche
Viajar de noche conlleva riesgos

La empresa concesionaria de la AP-1 o autopista del Norte tuvo que indemnizar a los usuarios que se quedaron atrapados por una nevada en 2004 con 150 euros por daños morales más el abono del peaje.


En 2010 se dictó una sentencia, por un hecho acaecido en la Provincia de Burgos, determinando el Tribunal Supremo que la responsable era la empresa concesionaria de la autopista ya que la alerta fue anunciada con antelación por los servicios meteorológicos. La empesa se defendía diciendo que el mal tiempo es algo imprevisible.


En el evento acontecido en 2018 que relatábamos antes, la empresa concesionaria de la AP-6 es IBERPISTAS. Aseguraron entonces que activaron el Plan Operativo de Viabilidad Invernal (POVI) el día cinco de enero (cundo sucede todo), a las nueve de la noche. Se supone que la supervición de la puesta en marcha del POVI lo supervisa la DGT que es la que ha de movilizar de inmediato a los servicios de emergencias si fuera necesario.


IBERPISTAS afirmó que en el momento en que activó el POVI, se pusieron manos a la obra echando sobra la calzada de la AP-6 sal y salmuera restringiendo la circulación de vehículos pesados a partir del día seis. 


La empresa comunicó que no cobró peaje a los usuarios que se internaron en la autopista la tarde del día de los Reyes Magos. Veían el mal tiempo que hacía y lo complicado que era retirar la nieve por lo que consideraron que no debían cobrar por el paso de vehículos, pero eso no compensó en absoluto el infierno que vivieron al verse atrapados.

Cada autopista y autovía en España cuenta con un centro de operaciones y seguridad vial en los que trabajan decenas de personas. Si son carreteras de interior están dotados de suficientes máquinas quitanieves.


El incidente de 2018 se produjo porque se cortó la carretera a la altura de la zona más afectada por la nieve, cuando lo más sensato en estos casos es cortar el acceso a toda la autopista.


Si se permite a los vehículos que transiten por una autopista cuando las inclemencias son importantes, los usuarios entienden que cuentan con medios para solventar los problemas que se presente; de lo contrario, lo sensato es cerrarla. De este modo, las máquinas quitanieves podrán hacer su trabajo sin vehículos circulando, lo cual es un riesgo añadido.

140 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

コメント


bottom of page