top of page

El lobo solitario terrorista preocupa a Europa

Se ha convertido en la principal amenaza y el conflicto palestino ayuda a revitalizarlo

Patrulla policial con perros vigilando un varrio
La seguridad urbana se refuerza

Hagamos primero un repaso de los últimos atentados y de la actividad contraterrorista en suelo europeo desde que se inició la guerra en Palestina.


Arras (Francia), 13-10-2023

Un hombre checheno de 20 años, que era objeto de seguimiento por los servicios secretos por sus vínculos con el integrismo islamista, asesina con arma blanca en un instituto de enseñanza media a un profesor e hiere a otras dos personas. Mientras lo hace grita “Al·lahu-àkbar” (Dios es Grande).


El objetivo: matar a un profesor de Historia. El suceso conllevó la elevación máxima por parte del gobierno francés de la alerta terrorista.


Bruselas (Bélgica), 16-10-2023

Un individuo de origen tunecino, inmigrante irregular en Bélgica de 45 años, armado con un rifle de asalto se baja de una motocicleta y se introduce en un edificio donde dispara y asesina a dos personas gritando “Al·lahu-àkbar”.


El gobierno belga eleva, como lo hizo Francia unos días antes, el estado de alerta contraterrorista al máximo nivel.


Posteriormente el autor publicó un vídeo en las redes sociales, en idioma árabe, reivindicando el atentado en nombre del ISIS.


París (Francia), 2-12-2023

Un ciudadano francés de 26 años, fichado por radicalización y ya condenado anteriormente por terrorismo, mata con un arma blanca a un turista y deja heridos a otros dos, de nuevo al grito de “Al·lahu-àkbar”, al lado de la Torre Eiffel.


Manifestó que: “no podía soportar que los musulmanes murieran tanto en Afganistán como en Palestina”.


Antes del ataque grabó un vídeo declarándose seguidor del ISIS y que deseaba “vengar a los musulmanes”.


14-12-2023: Operación contraterrorista internacional

En una operación conjunta entre Cuerpos de Seguridad de Alemania, Dinamarca y Países Bajos, con la cooperación de Israel, se detuvo a siete personas acusadas de intento de cometer atentados en suelo europeo, con vínculos con Hamas. Parece que había cierta relación con una banda criminal danesa.


Una de las personas detenidas actuaba en solitario en Rotterdam pero en contacto con las otras de la red, motivando que en Holanda hayan decidido aumentar el nivel de alarma contraterrorista de 3 a 4.


Guerra en Palestina: excusa del lobo solitario terrorista

Un individuo ondea la bandera palestina

El nuevo conflicto en Palestina, iniciado el 7 de octubre de 2023, a causa del ataque terrorista de Hamas por tierra, mar y aire asesinando a más de 1.200 personas, desencadenó una respuesta devastadora del Estado de Israel.


Cabe reseñar que el terrorismo está basado en una violencia intencionada y sistemática, donde la sorpresa y la imprevisibilidad son dos conceptos que lo caracterizan y que facilitan su capacidad operativa. Se podría definir como una “sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror”.


Hamás es un producto de los “Hermanos Musulmanes Egipcios que fundó en Gaza en 1987 un grupo de jóvenes palestinos formados en universidades egipcias y que, al término de sus estudios, regresaron a la Franja palestina influenciados por la ideología islamista radical. Desde entonces sus acciones han ido dirigidas a un solo blanco: Israel.


Hay que tener en cuenta la existencia de dos aspectos muy importantes que está sabiendo explotar Hamás: la causa y el apoyo social.


La causa es asumida por gran parte de la comunidad palestina, empleando Hamas y otras organizaciones una buena campaña de propaganda.


Captan adeptos incluso entre aquellos a los que el problema no les afecta, bien por identificación o bien por conformidad social.


El apoyo social: para ello ataca sistemáticamente a su adversario (Israel) para que responda a los atentados a sabiendas de que lo hará con máxima contundencia y de modo indiscriminado. Saben que esa brutal respuesta aumentará los apoyos recibidos. Además, capta la atención de los medios de comunicación internacionales, lo que les reporta soporte y reconocimiento externo.


Todo ese contexto actual genera sentimiento de venganza en personas que justifican la violencia como herramienta para la reivindicación. Y ahí es donde emerge la figura del “Lobo Solitario” o la de los “terroristas por imitación”, esa que tanto explota el Daesh (autodenominado Estado Islámico), haciendo terrorismo para todo el Mundo.


Cualquiera puede cometer un atentado sin ser un experto en explosivos

Los terroristas solitarios usan cualquier excusa para sus ataques y ahora con la guerra en Palestina enarbolan una bandera que no es la suya simplemente para causar daño. En otra ocasión será una motivación distinta pero en realidad solo hay una: la maldad.


Son personas que experimentan un proceso de radicalización y deciden cometer un atentado por su cuenta, lo que dificulta enormemente el control de los acontecimientos a nivel policial. Sus acciones son inesperadas, variando los blancos, escenarios y tiempos elegidos, así como simplificando las fases del atentado. No forman parte de la organización terrorista, pero se sienten identificados y atraídos por ella, la cual ignora su existencia lo que nos les resta responsabilidad.


El Daesh busca que sus “lobos solitarios” realicen ataques espontáneos, de escasa planificación, fáciles de ejecutar, difíciles de prever y evitar. No se necesita una estructura, ni contactos específicos, ni conocimientos especiales. No les importa cómo o cuándo vayan a atacar, ni quién o cuántas personas puedan caer. Lo que les interesa es el mensaje: Daesh ha vuelto a golpear a Occidente.


Quieren muchas operaciones simples, porque “el enemigo no puede detener eso”. Les animan en foros y canales de mensajería instantánea a innovar e incluso les dictan instrucciones. De hecho, la Unidad de Notificación de Contenidos Terroristas en Internet de la EUROPOL ha retirado cientos de manuales terroristas de la Red en las últimas semanas.


La situación actual en Palestina debe solucionarse, no solo por acabar con tanta destrucción sino también porque es el caldo de cultivo que está alimentando un "renacer" de las organizaciones yihadistas que animan a la venganza. Lo hemos visto en los últimos atentados.


Concluyendo: los “lobos solitarios” se han convertido en la principal amenaza terrorista que debemos afrontar en la actualidad. La clave es elaborar planes de prevención de la radicalización.


 

El autor es responsable del Grupo Operativo de Apoyo y Prevención (G.O.A.P.), de la Policía Local de Los Barrios (Cádiz); Máster en fenomenología terrorista por la UGR. Máster en Protección Civil y Gestión de Emergencias (Universidad de Valencia). Colaborador de RSW

324 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page