COVID-19: Instrucción ciudadana

Dice el refranero popular que “la letra con sangre entra”. Pero yo soy más de los que piensan que para enseñar se debe encontrar el modo de no recurrir a la imposición sino a la instrucción pedagógica atractiva para la persona a la que se transmite el conocimiento.


Sin embargo, es cierto que en ocasiones, en la profesión policial, desgraciadamente, debemos ser contundentes en determinadas actuaciones para defender el principio de autoridad y el imperio de la ley. Insisto en que lo ideal es aplicar la normativa utilizando para ello la vertiente educativa, que puede llegar a conseguir el mismo objetivo, sin más represión que la comprensión, sin necesidad de llegar a nuestra última ratio de la intervención policial.


En el contexto actual de crisis sanitaria que vivimos en la actualidad, se hace imprescindible para una mejor colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, instruir a la sociedad y conseguir con ello, una mayor seguridad para toda la ciudadanía. Como han podido ir viendo estos días, se han incrementado en las principales vías de acceso a los diferentes municipios los controles destinados al escrupuloso cumplimiento del decreto del Estado de Alarma.

No quiero extenderme mucho en mi mensaje, porque pudiera no llegar como creo que debe hacerlo. Hay que ser conscientes y asumir que solo se puede salir cuando sea absolutamente imprescindible. En especial, si nos vemos obligados a desplazarnos en vehículo, les voy a hacer especial hincapié en varios aspectos fundamentales que nos ayudarán enormemente en nuestra labor de confinamiento.

En primer lugar decirles que, siempre que puedan y salgan en vehículo, vayan provistos de guantes y mascarillas, ya que si les paramos y tenemos que interactuar no solo se protegen a ustedes mismos sino que también nos darán protección a nosotros.


Mantenga distancia prudencial de entre 1,5 y 2 m.

En segundo lugar, antes de subir al vehículo, preparen la documentación necesaria para justificar su traslado (certificado de trabajo, tickets de compra, farmacia, gasolinera, etc.), ya que será un detalle, que nos facilitará y agilizarán enormemente las comprobaciones pertinentes. Lo mismo se aplica a un desplazamiento a pie, siempre manteniendo la distancia de seguridad adecuada con otros viandantes.


Tengan en cuenta paralelamente que lo recomendable es que los agentes de policía o militares que colaboran en las patrullas de contención del coronavirus podamos ver la documentación identificativa o acreditativa sin necesidad de cogerla ya que tocar esos documentos es un riesgo para ustedes y para nosotros. Lo ideal es que los lleven en el salpicadero de forma que pueda ser visto a través de la luna delantera, por ejemplo.


Más que nunca, necesitamos de una sociedad disciplinada. Y es por eso, que el ciudadano tiene que comprender que la disciplina no es hacer lo que te apetezca en cada momento, sino hacer lo que debes, aunque no te apetezca. Hoy, todos y todas, debemos cumplir con nuestro deber. No duden de que este partido lo vamos a ganar.


Individualmente, somos una gota. Juntos, somos un océano

Ryunosuke Satoro

El autor, Daniel Rodríguez Castillo, es responsable del Grupo Operativo de Apoyo y Prevención (G.O.A.P.), de la Policía Local de Los Barrios (Cádiz); Máster en fenomenología terrorista y prevención epidemiológica por la Universidad de Granada. Máster en Protección Civil y Gestión de Emergencias (Universidad de Valencia).

© 2008-2020 por RSW

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon