Las revistas del terror: ISIS y Al-Qaeda

Actualizado: 26 de dic de 2019

Foros, blogs, enlaces webs, canales de mensajería instantánea, los grupos yihadistas se valen de Internet para su propaganda

Artículo elaborado con la colaboración de ADOLFO ESTÉVEZ

Uno de los principales medios de comunicación electrónicos del ISIS fue la revista “Dabiq” surgida en julio de 2014. En sus varios números publicados el autodenominado “Estado Islámico” mostraba las razones principales de la organización para establecer un Califato a nivel global, además, contenía las razones por las cuales creen que todos los musulmanes deberían unirse a dicha causa. Dabiq iba dirigida especialmente a jóvenes occidentales de segunda y tercera generación musulmana que viven en Occidente ya que éstos, al vivir situaciones de segregación y falta de identidad en los países en los que residen, encuentran llamativo el discurso que contiene la revista, y en muchos casos deciden migrar hacia los territorios ocupados por el ISIS y volverse militantes (Triana Bautista, 2017).


El significado del nombre de dicha revista, Dabiq, se encuentra en el primer volumen de la misma, titulado “The Return of Khilfa”. Hace referencia al encuentro entre musulmanes y cruzados (u occidentales) al final de los tiempos; debemos de mencionar que Dabiq es una ciudad que se encuentra al norte de Siria y que estuvo ocupada por el ISIS entre 2014 y 2016.


Este medio de comunicación, si bien su publicación se ralentizó desde 2016, una vez que la ciudad que le da nombre fue arrebatada al ISIS, continuó siendo utilizada durante un año más (hasta octubre de 2017) para mostrar una línea ideológica enfocada hacia el desprestigio de los enemigos del Estado Islámico, los Estados Occidentales. La organización yihadista encuentra una justificación para cometer ataques y para continuar con la creación del Califato Mundial, liderado por Abu al-Bahdadi, siendo por ello “el mandato de Allah” (Institute for the Study of War –ISW–, 2014, pp.5-6). Pero promover el desprestigio de Occidente o el reclutamiento de jóvenes no constituyeron el único objetivo de la revista, ya que también mantenía un trasfondo académico. Se procura que los jóvenes que se adhieren a su ideología aprendan los conceptos y palabras específicas que utiliza el EI, entre las que se encuentran las enseñanzas coránicas y el árabe por ser su idioma principal (Triana Bautista, 2017).

Con la caída de Dabiq surgió la revista “Rumiyah”, cuya primera publicación es de septiembre de 2016; lanzada por Abu Suleiman, un estadounidense licenciado en el MIT (Massachusetts Institute of Technology), que escapó de su país al ser perseguido por el FBI. Mantuvo los objetivos de la primera revista yihadista y su periodicidad mensual difundiéndose simultáneamente en hasta ocho lenguas, entre ellas, inglés, ruso, francés o turco. Pero un año después, correría la misma suerte que Dabiq, desapareciendo prácticamente de Internet puesto que ya no se publican.


Los foros yihadistas

La investigadora noruega Hanna Rogan ha realizado una clasificación de los diferentes grupos de webs utilizados por el EI: Sitios oficiales, foros, blogs y sitios de producción. Repasaremos las webs más destacadas actuales tanto del ISIS como de la red al-Qaeda.


Entre los sitios oficiales encontramos aquellas páginas instauradas y gestionadas directamente por miembros de las organizaciones yihadistas. Se trata de la categoría menos numerosa, pero la más importante dentro de su red online, ya que mantienen un contacto directo con los responsables de las acciones terroristas o determinados ideológicos que confieren credibilidad y autoridad de lo publicado. Del mismo modo, son idóneas para la difusión de vídeos, manuales…. La estética y la calidad técnica de estas páginas suele estar bastante cuidada. No obstante, todas estas características las convierte también en el blanco favorito de las actividades destinadas a destruir la presencia terrorista en internet, lo que origina que su presencia sea bastante breve, hasta que pasado un tiempo son capaces de reubicarse en un nuevo dominio. Por este motivo los grupos yihadistas utilizan para la propagación de sus materiales otras webs, con carácter semi-oficial, pero mucho menos proclives a ser objeto de los hackers.


Vamos a detenernos en los foros, que mantienen una creciente popularidad debido a que son el espacio idóneo para que los usuarios individuales encuentren una vía a través de la cual hacer públicos sus puntos de vista e interactuar con otros consumidores de este tipo de páginas. Estas webs suelen estar sometidas a varias medidas de “seguridad”; es frecuente encontrar contraseñas de entrada para prevenir la sobrecarga de las mismas, o que los foros estén sometidos a la censura interna de sus administradores, para evitar contenidos que contradigan el mensaje yihadista. Dichas páginas suelen estar ordenadas en subdirectorios temáticos donde se mantienen abiertos intercambios sobre las más diversas cuestiones, siempre desde la perspectiva del salafismo yihadista.


Algunos de los usuarios registrados de estos foros son destacados miembros de organizaciones terroristas que, con objeto de evitar los inconvenientes asociados a la “inestabilidad” de sus webs oficiales, utilizan esta plataforma para colgar comunicados y enlaces hacia nuevos materiales. Uno de los ejemplos de este uso es el de Abu Maysara al-Iraqi, portavoz mediático de Al Qaeda en Irak (grupo antecesor del ISIS), que utilizaba los foros para dar a conocer los nuevos comunicados del grupo, al tiempo que recomendaba no otorgar ninguna credibilidad a cualquier otro material procedente de otro usuario que proclamase representar a este grupo yihadista.


La creación de los foros yihadistas supuso en su momento la aparición de una red propagandística con una vasta ramificación, de marcada naturaleza horizontal y, por consiguiente, con una evidente ausencia de jerarquía entre ellos.

Actualmente existen alrededor de una decena de foros en árabe y otros tantos en lenguas occidentales, los cuales pueden considerarse como el epicentro de la ciberyihad. Entre ellos hay que destacar los foros Al-Fida al-Islamiyyah (utilizada por la red al-Qaeda), Ansar Al-Mujahideen (usada por Boko Haram, entre otros grupos leales al ISIS), Shamukh al-Islam (afín en principio a la red al-Qaeda pero pasando, con los años, a ser utilizada por los grupos leales al ISIS) o Al-Faloja; todos ellos bastante populares dentro del movimiento yihadista global (Cano Paños, 2016). Esos foros serían los más destacados, pero también fueron importantes en su momento “Majahden” o el foro yihadista en lengua castellana “Atahadi”, desaparecido en 2012 en el que se debatía sobre cómo invadir al-Andalus, o sea, la Península Ibérica. Algunos participantes proponían posibles objetivos para atentar y el resto opinaba sobre cómo llevar a cabo los ataques, figurando (por cierto) Barcelona entre dichos objetivos, en concreto el metro de la ciudad condal.


Es conocido el caso de Faisal Errai, un ciudadano marroquí de 26 años de edad, administrador de un foro en castellano que sería acusado por la Audiencia Nacional por un delito de colaboración con organización terrorista a la pena de seis años de prisión por administrar el foro de la Red Ansar Al Mujahidin (RAAM). En el mismo se hacía propaganda de las acciones violentas de los grupos de la red al-Qaeda y del movimiento talibán y su seguimiento por parte de los Cuerpos de Seguridad permitió evitar ataques que habían planeado a la propia Audiencia Nacional, el Tribunal Supremo y el intercambiador de líneas de transporte de la estación Príncipe Pío de Madrid. El foro de la red RAAM se ocupaba también de los viajes de los terroristas a combatir a Oriente Medio al servicio de la desaparecida al-Qaeda en Irak, como decía antes, la antecesora del ISIS. Antes hacían escala en los campos de adiestramiento libios.


Continuando con los foros yihadistas que destacaron en su momento tenemos a “Luyoth” o el foro “Tawhed”, en el que colgaba sus prédicas Abu Muhammad al-Maqdisi, el mentor del primer líder de al-Qaeda en Irak y precursor del ISIS, Abu Musab al-Zarqawi.

Estas webs, a medida que se detectaban, se cancelaban después del correspondiente monitoreo, pero algunas surgían de nuevo bajo otros nombres con distintos servidores ubicados en Países donde perseguir este tipo de criminalidad se complica. O se instala en la Dark Net o Red oscura, en la que parece que el ISIS se mueve con cierta soltura. Es lo que sucedió con el blog Ansar Khilafah y el foro Shamikh (o Shamukh al-Islam). “Amanh” es otro de estos foros pero con una idea ya más práctica; el mismo nombre nos indica por qué derroteros se mueve su intencionalidad: “amanh” significa, en árabe, instrucciones.

Indicar también “al-Fidaa”, “Snam” y Al nettformumet Media Platform. En este último foro se introdujo un ciudadano noruego de origen iraquí en 2014, de 51 años de edad entonces, aunque puesto en libertad al año siguiente al comprobarse que no era peligroso. En su momento se le acusó por apoyo al terrorismo, alegando en su defensa que su verdadera intención era combatirles para lo que se comunicaba con ellos a través de dicho foro, si bien incitaba a cometer atentados. Según su defensa legal, la idea de este individuo era ganarse su confianza para después comunicar sus avances a la Policía, pero después de cuatro años moviéndose por ese foro y otros no consta que colaborara de ningún modo con los Cuerpos de Seguridad noruegos o internacionales. Fue el empresario que empleaba al individuo en cuestión el que alertó a las Fuerzas de Seguridad de su aparente extremismo al ser monitoreadas las webs que visitan sus trabajadores desde las conexiones de la empresa a Internet, detectando visitas a sitios yihadistas.


El cifrado de los foros islamistas

Internet se ha convertido en una herramienta esencial para la captación y adiestramiento de adeptos por lo que la clave para prevenir sus próximos movimientos son identificar sus tácticas y estrategias en la Red. Utilizan foros porque les permite filtrar a quienes deseen profundizar en su ideario para lo que antes se les facilitará claves de acceso a las diferentes ventanas según progrese su captación. Los comunicados son colgados en medios encriptados mediante distintas aplicaciones (aparte del cifrado que ya de por sí ofrezcan los canales usados), como el programa “MUJAHIDEEN SECRETS.2” (en la imagen anterior, pantalla de bienvenida al programa), que pudo comprobarse utilizó el expulsado de España por sospechas fundadas de uso indebido de Internet contra la seguridad nacional, el argelino Nouh Mediouni. Esta aplicación (que se dio a conocer a la opinión pública en 2013 a través de la web muslm.org), existe desde hace años, siendo la segunda versión o mejorada de un programa anterior; para descargarlo y usarlo tenían que acceder a ciertas webs con clave de acceso. Pero se sabe, tras su análisis, que se vale de otras aplicaciones anteriores y de uso generalizado desde hace años en la encriptación legal; son webs que ofrecen la posibilidad de cifrar y también descifrar mensajes desde el mismo software evitando así que se detecte el origen de los archivos mediante los metadatos que se incluyen en su código en el caso, por ejemplo, de documentos Word. Así que, en realidad, la aplicación MUJAHIDEEN SECRETS.2 no es más que una copia de otras aplicaciones anteriores solo que adaptada, por su nomenclatura, al uso de los yihadistas, si bien nada nuevo en el mundo de las webs que ofrecen este tipo de servicio de encriptación.


Se dijo que la red al-Qaeda encriptaba todas sus comunicaciones con la aplicación anterior, pero esto es del todo incierto; tan solo se ha detectado su uso con el individuo mencionado, Nouh Mediouni y pocas utilizaciones más que se sospechen. Mediouni fue detenido en 2013 por la Policía Nacional, en Zaragoza, donde vivía desde hacía años procedente de Argelia; se le acusaba de pertenencia a una célula del grupo terrorista AQMI, vinculado a la red al-Qaeda. Por ello estuvo diez meses en prisión, pero por falta de pruebas contundentes se le puso en libertad al año siguiente de su detención, aunque a los pocos días se decretó su expulsión de España prohibiéndole regresar en diez años por cometer una «infracción muy grave» a la ley de Extranjería, siendo considerado «una amenaza grave para la seguridad nacional». Su abogado recurrió la orden de expulsión, pero el Tribunal Supremo sentenció que dicha orden no violaba su presunción de inocencia sin embargo quedaba demostrada, en la investigación policial, su conducta peligrosa.


El uso de la aplicación MUJAHIDEEN SECRETS.2 no pasa de ser únicamente un programa de tantos que encriptan las comunicaciones solo que, con un nombre inapropiado, pero no se ha podido demostrar que sea verdaderamente usado por terroristas. Ocurre como el navegador TOR: se sabe que se usa para acceder a webs ubicadas en la red oscura o Dark Net, que alberga páginas de contenido ilícito, pero lo penable realmente sería el acceso a dichas webs participando de las actividades ilícitas que fomentan, no la utilización del navegador ya que no solo se usa TOR para ello, solo que es el más popular de los buscadores de acceso a la Web invisible. Esta inmensa región virtual de Internet también contiene innumerables páginas de contenido totalmente lícito con artículos académicos, por ejemplo, solo que no accesibles a través de los buscadores habituales.


Lo verdaderamente interesante es detectar los dispositivos intermediarios a través de los que se cuelgan o comparten los contenidos yihadistas o terroristas, como cuentas de correo y perfiles de redes sociales. Aunque las grandes empresas lo intentan, una vez cancelada una cuenta que se haya descubierto sea usada por extremistas, se abre otra y los terroristas ya saben cómo mantenerlas abiertas eludiendo los logaritmos usados por los robots virtuales buscadores de contenido fundamentalista. Por ejemplo, usan “hashtags” que han creado tendencia en la juventud introduciéndolos en sus tweets para que sean decenas de veces retuiteados creyendo los usuarios que se refieren a esas tendencias o que tienen algún vínculo con las mismas. Cuando se dan cuenta de la farsa, el mensaje yihadista ya ha sido compartido por cientos de usuarios, incluso algunas veces llegando a ser trending topic. O se apropian de imágenes conocidas para adaptarlas igualmente a su propaganda, como sucedió recientemente con la fotografía de Richard Wilhelmer que le valió al artista el premio de la Ars Electronica de 2008. Parece que gustó a los yihadistas que no dudaron en usarla, aunque en la versión islamista no se puede distinguir la cara del fotógrafo. El resultado se publicó en la revista electrónica del ISIS "Asawirti Media".


El uso sistemático de Internet por parte de los yihadistas

Audrey Alexander y Helen Powell, del Programa sobre Extremismo de la Universidad George Washington, consideran que se debe ir más lejos por parte de las empresas de Internet que últimamente se limitan a eliminar imágenes cuando se debe también detectar contenidos. Pero como decíamos, los terroristas han aprendido a engañar a los robots que intentan detectar esos contenidos extremistas, por lo que resulta verdaderamente complicado. Así, cuelgan material que aparentemente no muestra violencia, pero con enlaces hacia webs que sí la incitan.


El Programa sobre Extremismo de la Universidad George Washington rastrea cuantos canales detecta del ISIS o que simpaticen con su causa en Telegram: gracias a la resistencia de esta empresa de mensajería instantánea a ceder privacidad para combatir la criminalidad, los terroristas la usan como medio principal para sus comunicaciones. Si bien los directivos de Telegram aseguran que llevan a cabo sus propios controles para erradicar la utilización de sus recursos por los terroristas, lo cierto es que los canales propagandísticos del ISIS pululan en dicha red. Por ejemplo, Al-Naba; en su último boletín, el número 137, de 30 de junio pasado, el ISIS reivindica decenas de ataques en diferentes Países, sobre todo en Pakistán y Afganistán. Lo hacen a través de comunicados simples, pero también con infografías, aunque su lenguaje ha cambiado con respecto a los anteriores medios y comunicados de años atrás: ya no hay tanto extremismo dialéctico de tipo religioso ni saludos iniciales. Van directos al grano puesto que el medio está concebido para ser visualizado en el momento, sobre el campo de batalla, aportando un ánimo inmediato a los pocos efectivos humanos con los que cuenta el Daesh en Siria. Al-Naba siempre se ha publicado en árabe y reivindica todos los ataques del ISIS en cualquier lugar del Mundo. Por su análisis pormenorizado hemos sabido que el ISIS “vende” a sus adeptos que sus pérdidas territoriales carecen de importancia puesto que lo que importa es que prevalezca el ideario yihadista y eso lo están consiguiendo gracias a su prevalencia en Internet.

Con respecto a la red al-Qaeda, sus herramientas mediáticas más utilizadas últimamente son Al-Haqiqa (a la izquierda, logo de la web) y Beituki. La primera es mensual y expone a los integristas islámicos afines a las tesis de al-Qaeda qué es legal y qué no lo es desde la interpretación que sus ideólogos hacen de la Sharía o Ley Islámica. Al-Haqiqa significa en árabe “La Verdad”.

Beituki significa algo así como “Hogar”, o “doméstico” y es una revista electrónica en árabe que muestra a las mujeres musulmanes que simpatizan con la ideología integrista como deben comportarse, desde la óptica de al-Qaeda. Es también mensual y se publicó por primera vez en diciembre de 2017. Indica a sus lectoras como convertirse en las esposas ideales de los combatientes yihadistas y es bastante popular entre los talibanes (se entiende, entre los hombres para coartar a sus mujeres, claro está). Pero a diferencia del papel de la mujer en el contexto del ISIS, que las ve también como combatientes, al-Qaeda la relega a su función únicamente doméstica mostrando en la revista digital como se ocupan de sus hogares e hijos, incluso publica recetas culinarias. Por un lado, engrandece la figura de la mujer musulmana considerándola la mitad del hombre, o sea, igual a él en su responsabilidad de idear el ideario yihadsita, incluso llega a darle mayor importancia al ser quiénes crían a los hombres, clave de que los musulmanes crezcan siendo personas piadosas o malvadas, según la educación que les hayan impartido sus madres. Por otro lado, les insta a que dicha educación vaya encaminada al martirio y el yihad, de hecho nombra a las mujeres como “novias yihadistas”. Ahora bien, en la revista electrónica Beituki, al-Qaeda lo expone con delicadeza, incluso con secciones en las que se publican supuestas cartas de amor entre la esposa y el marido muyahidín que combate a favor del Yihad.


En las publicaciones de al-Qaeda, como en las del ISIS que aún perduran, se usa el nombre común de “cruzados” para los occidentales y en todas estas revistas digitales se insta a que se odie de forma visceral a Occidente ya que se le culpa de todos los males del mundo islámico. Pero se deja claro que es un ciclo que revertirá como ya sucedió anteriormente en la Historia, cuando los cruzados intentaron destruir a los emiratos islámicos, en la Edad Media, sin conseguirlo. Dejan claro que toda mujer que no cumpla con su deber “sagrado” de criar a sus hijos en el odio hacia Occidente será castigada el día del Juicio Final que indican en casi todas estas webs que esta próximo y será cuando el Islam (entendido como la interpretación que hacen los extremistas de dicha religión) se imponga al resto de credos del Mundo.


El canal Al-Sahab es el elegido por el líder de al-Qaeda para sus comunicados y vídeos a toda su red yihadista. En el último colgado el mes pasado, Ayman al-Zawahiri condena a los regímenes políticos árabes e islámicos instando a que exista un solo régimen islamista global. Por supuesto, no faltó su tradicional llamada a la acción contra el Estado de Israel, llamando a los musulmanes de Gaza a que se unan a la causa de al-Qaeda. No es la única vez que lanzan un guiño a Hamas, también lo ha hecho el grupo AQPA (Al-Qaeda en la Península Arábiga), en su propia agencia de noticias, Al-Malahem, recordando al que consideran mártir del Islam, Ahmad Nasr Jarrar, miembro de Hamas abatido por los soldados israelíes tras haber asesinado Jarrar a un ciudadano israelí, en el mes de enero de este año. A diferencia del ISIS, que considera a Hamas un grupo takfir o herético, al-Qaeda sí aprueba su actividad militar (o terrorista). Por supuesto, en el boletín del medio Al-Malahem, se despotrica habitualmente contra los Estados Unidos e Israel.


Así, hemos visto que los yihadistas cuentan con canales de servicios de mensajería instantánea, webs propiamente dichas, cuentas en redes sociales, foros, blogs y resto de cuantas variantes comunicativas podamos encontrar en el universo de la Red. Además de ser empleados para generar apoyo ideológico, los foros yihadistas se utilizan también para compartir información táctica. Así, tanto las plataformas de mensajería instantánea como las propias salas de conversación online han sido conocidas por tener «expertos», los cuales responden directamente a preguntas acerca de cómo mezclar sustancias venenosas para realizar ataques con armas químicas, cómo llevar a cabo ataques suicidas o cómo introducirse en los sistemas informáticos del "enemigo". En todos los foros yihadistas se anima a los nuevos reclutas a participar activamente en los mismos y a leer literatura yihadista. Al mismo tiempo, estos foros radicales actúan también como caja de resonancia de cara a convencer a los miembros potenciales para que se unan a la yihad y realicen ataques suicidas (Weimann, 2010:21).


Conviene también señalar que los foros yihadistas han sido un instrumento clave para fomentar el sentimiento de pertenencia a una misma comunidad; una comunidad donde se refuerzan las normas y se normalizan los comportamientos. En este sentido, los partidarios del yihadismo deben enfrentarse en ocasiones a la desagradable percepción de que sus ideas extremas son minoritarias en su círculo social más inmediato, o directamente son repudiadas por todas las personas que les rodean. Sin embargo, los foros permiten “compensar” ese aislamiento al conectar al individuo con miles de internautas de todo el mundo que comparten un mismo conjunto de creencias y actitudes (socialización virtual). Por otra parte, tanto el ciberespacio en general como los foros yihadistas en particular generan un falso sentimiento de anonimato que fomenta una verdadera «desinhibición online». Los potenciales yihadistas llegan al convencimiento de que pueden ocultar sus identidades permanentemente, y que no tendrán que asumir ninguna consecuencia por sus actos (Cano Paños, 2016).


Los blogs son un fenómeno más reciente dentro del yihadismo online, siendo aún pocos los que tienen alguna afiliación con grupos terroristas. La mayoría de ellos, más que plataformas para expresar puntos de vista personales y promover la discusión, son utilizados como plataformas de distribución de contenidos, ofreciendo enlaces a otras páginas. No obstante, es previsible su proliferación, basándonos en su facilidad de uso y en la posibilidad de poner en marcha uno de ellos de manera instantánea a través de las empresas que ofrecen este servicio gratuitamente.


Entre los sitios de distribución podemos encontrar un gran abanico de formas que adoptan; en general mantienen un diseño y calidad técnica más pobres que el resto de webs yihadistas

El objetivo de estos sites de distribución es de sustento a la infraestructura yihadista en internet, constituyendo un poderoso instrumento para que los usuarios de contenidos yihadistas no queden desenganchados de la umma virtual, como consecuencia de las actividades de hackeo de los servicios de inteligencia y ciberactivistas individuales. Muchas de ellas son auténticos directorios actualizados donde es posible encontrar reubicadas las más importantes webs yihadistas, lo que las convierte en un valioso recurso para aquellos individuos que se inician en el consumo de estos materiales, ofreciendo de manera sencilla y accesible toda una serie de recursos de información a través de los cuales llevar a cabo esta profundización en la ideología yihadista. Dentro de los sites de distribución podemos encontrar diferentes modalidades, desde los que ofrecen únicamente listados de enlaces hasta aquellas que te permiten una interactividad pudiendo acceder a foros donde el mismo usuario puede realizar contribuciones a esta biblioteca virtual del yihadismo.


La lucha contraterrorista en Internet

En el mes de enero de 2018, las Fuerzas de Seguridad argelinas aseguraron abatir a dos líderes regionales del AQMI (grupo magrebí de la red al-Qaeda), en concreto Boufligha Tourki y Abu Rawaha al-Qusantini, éste último el director de la Fundación Al-Andalus Media. Son dos históricos del yihadismo magrebí pues ya combatían en sus filas en la época del GIA, el Grupo Islámico Armado que operaba en Argelia en los años 90. Si bien Al-Qusantini se adhirió a la amnistía que ofreció el presidente argelino Abdelaziz Bouteflika, en 1999, cuatro años después regresaba a enarbolar la bandera del terrorismo yihadista, siendo herido en una pierna. Incapacitado para la acción sobre el terreno, se hizo cargo del aparato mediático desde 2012, con el canal AL-ANDALUS MEDIA FOUNDATION. En febrero de este año (2018), la propia al-Qaeda publicaba en uno de sus canales de Telegram la muerte de Al-Qusantini.


Otro elemento en común es cierta simbología usada por los yihadistas tanto de al-Qaeda como del ISIS, tal como la figura del león, con el que comparan a los que alaban como sus principales mártires. Tras los atentados de Barcelona y Cambrils, de agosto de 2017, el ISIS publicó en su canal de Telegram Al-Baraa 'Al-Hifawi que dos de los autores de dichos ataques, Driss Oukabir y Moussa Oukabir, son dos leones del Islam; con respecto al primero de ellos, encarcelado actualmente en la prisión de Soto del Real, decía que esperaban que Allah lo liberara. Otro canal de Telegram que publicó infografías y comunicados alabando la acción terrorista perpetrada en Cataluña fue Jund Al-I'lam, que en árabe significa “Soldados del Islam”. También Al-Qustantiniyya News (que significa Noticias de Constantinopla).

EUROPOL llevó a cabo una operación reciente eliminando servidores de las webs de propaganda y comunicación del ISIS, tales como Amaq, radio al-Bayan (que significa “El Anuncio”), Halumu y la agencia de noticias Nashir. En dicha operación, la Guardia Civil española tuvo mucho que aportar pues identificó a miles de usuarios de esos medios en decenas de Países gracias a la información obtenida en el marco de la “Operación Tahmil”, en 2016, a cargo del Servicio de Información de la Guardia Civil. Ya a escala internacional y con la ayuda de EUROPOL y Países tales como Canadá y Estados Unidos, se detectaron los servidores desde los que difundían sus comunicados ubicados en su mayor parte en Panamá, con cuyo Gobierno también se contó para erradicar esta actividad. Pero si la Operación de EUROPOL creyó destruir sus servidores centrales, no consideró que el ISIS cuenta con “Provincias” en las que ha dividido su territorio físico, cada una controlada por un grupo terrorista leal al califa Al-Baghdadi. Cada Provincia posee sus propios medios de comunicación y propaganda virtuales, aunque ciertamente no tienen la calidad de los que operaban desde Siria e Irak. Un ejemplo es al-Battar Media Foundation, vinculada al grupo al Battar, leal al ISIS, que opera en Libia.


El ISIS es el que más ha avanzado en la tecnología de las comunicaciones por Internet pero hoy en día su red mediática está, como avanzamos en este artículo, muy diseminada. El Global Internet Forum to Counter Terrorism (GIFCT), una asociación de Facebook, Microsoft, YouTube y Twitter para combatir el terrorismo en las redes que usan los recursos de estas empresas, ha creado una base de datos en la que recopilan todo lo que hallan para su cancelación posterior inmediata pero, además, comparten entre ellos los rastros digitales que dejan los extremistas. De tal modo que, si el ISIS o cualquier otra organización terrorista usa una de esas plataformas y es detectado dicho uso, la empresa propietaria lo comparte con las demás del GIFCT para que estén prevenidos. Con respecto a las demás empresas servidoras de Internet, no tan grandes como las anteriores, la ONU ha desarrollado su propio programa, Tech Against Terrorism, basado en el GIFCT.


Pero el Daesh pudiera haber tardado poco en rehacer su red virtual puesto que el día cuatro de julio la organización yihadista comunicó en su agencia Amaq la muerte de un hijo de Abu Bakr al Bagdadi, en un atentado suicida contra la central térmica de Homs, si bien el Observatorio Sirio de Derechos Humanos lo pone en duda. Pero en este artículo lo que nos interesa mostrar es que, a pesar de la macrooperación de EUROPOL contra el aparato mediático del ISIS, aparentemente ya lo han reactivado, claro que solo se tiene constancia de la posible reactivación de Amaq.


El CFR (Council on Foreing Relations) ha estudiado durante años la evolución de las webs de contenido islamista y ha comprobado como de un centenar de páginas que existían en 2001 hemos pasado a miles de webs yihadistas de todo tipo en la actualidad.

La forma más eficaz de combatir la aparición de esta miríada de páginas webs fundamentalistas es monitoreando aquellas de las que no se consiga ubicar sus servidores (si se detectaran éstos, se debiera actuar como hizo EUROPOL). Ya que no se podrán cancelar, al menos se estudiarán lo que pudiera evitar incluso atentados, como sucedió en 2013: tras un seguimiento y análisis pormenorizado de la cuenta en Facebook de un grupo yihadista, se pudo desbaratar su plan de atacar la embajada de Myanmar en Indonesia.

Este post forma parte de una serie de artículos elaborados por la autora con el título "Análisis de las tipologías de contenido visual del yihadismo":

Las tecnologías de la comunicación y el terrorismo: al-Qaeda


La Red al-Qaeda fue pionera en el manejo de las tecnologías de la información y la comunicación.

---------------------------

El ISIS y los medios de comunicación


El ISIS ha revolucionado a la opinión pública con una estrategia diseñada no sólo para difundir terror, sino para popularizarlo y hacerlo atractivo.

---------------------------

Perfil del terrorista y de los reclutadores del ISIS


El ISIS ha revolucionado a la opinión pública con una estrategia diseñada no sólo para difundir terror, sino para popularizarlo y hacerlo atractivo.


Próxima entrega de la serie: Vídeos y música del ISIS en las redes sociales

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon

© 2008-2020 por RSW