Buscar

Cuerpos de Seguridad: cómo prevenir los ataques terroristas individuales

Actualizado: 12 sept 2021

Recomendaciones para los miembros de Fuerzas de Seguridad con las que alejar la amenaza yihadista o repeler atentados

Dos policías en bicicletas apostados
En especial, hay que prevenir la amenaza terrorista en vigilancias estáticas

23 de abril de 2021, Rambouillet (Francia), a unos 45 kilómetros al suroeste de la capital Francesa. Es viernes por la tarde, con todo el mundo preparándose para el fin de semana; un terrorista se encuentra al acecho, buscando su víctima ideal.


Un hombre de 36 años nacido en Túnez y llegado al País galo en 2009, sin tener regularizada su situación hasta el año 2019 se ha radicalizado pero no llama la atención de los Servicios de Inteligencia, porque trabaja como repartidor, con una vida anodina.


El terrorista esperaba el momento óptimo para cometer un atroz asesinato, ya que había vigilado con anterioridad los alrededores del lugar.


Finalmente fija un objetivo: un agente femenino que se dedicaba a labores burocráticas, de 49 años. El asesino esperó pacientemente a que regresara de comer (la agente vestía de paisano).


Sabía que iba desarmada después de observarla detenidamente. En el momento del ataque el yihadista gritó en árabe "Alá es grande” y le asestó dos puñaladas en el cuello.


La mujer falleció poco después. El criminal sería abatido de inmediato por un compañero de la mujer policía de su misma comisaría que acudió en su ayuda, lamentablemente sin poder hacer ya nada por su vida.


¿Por qué aumenta la amenaza?

Ilustración con bandera de Francia, mirilla telescópica y cuchillo ensangrentado
No solo Francia es objetivo; en cualquier lugar puede cometerse un atentado

No es la primera vez que se pone el foco en la amenaza yihadista. El aumento del consumo de la propaganda islamista de corte radical, debido al cumplimiento del confinamiento en algunas ciudades o de las restricciones de movilidad por la pandemia, está dando lugar a la aparición de nuevos lobos solitarios que se han radicalizado accediendo a foros yihadistas desde su domicilio. Es una circunstancia que los grupos terroristas están aprovechando.


La saturación de información yihadista puede animar a los islamistas radicales a dar el salto para ejecutar actos terroristas. Son una de las principales amenazas actuales, no solo para los Países de costumbres occidentales que ellos odian sino para todo el Mundo.


Recordemos que los Países islámicos son los más castigados por los grupos yihadistas puesto que consideran que se están alejando de lo que ellos creen debiera ser la sociedad ideal: una dictadura con la Sharía o Ley Islámica, reinterpretada por ellos mismos, como única normal legal.


En este contexto, la organización terrorista Daesh insta a sus “lobos” a que atenten también contra los agentes de policía, en especial las patrullas uniformadas. Incluso han propagado manuales en los foros yihadistas sobre el modus operandi más adecuado, como el uso de armas blancas.


Además, la guerra entre las dos grandes redes yihadistas, el ISIS (Daesh) por un lado y Al-Qaeda por otro, para ganar preeminencia en los territorios en los que ambas coinciden así como a escala global, para conseguir más adeptos, ha dado lugar a que su propaganda también vaya en esa línea.


Recientemente, la red Al-Qaeda, en su canal online denominado “Los Lobos de Manhattan” (cuyo contenido difunden a través de mensajería instantánea principalmente), ofrecían un bitcoin - cuyo valor es de algo más de 47.000 euros -, a quiénes asesinen a un agente de las Fuerzas de Seguridad Occidentales.


Prueba de que no es precisamente el hecho de que se asesine a un policía lo que buscan sino la propaganda mediática es que piden una prueba gráfica para recibir la "recompensa", como pueda ser un vídeo o fotografía, evidentemente para después difundirla en la reivindicación de la autoría del atentado.


Así que el hecho de que se fijen en los policías no es por nada en concreto sino simplemente porque representan a los Países que son los verdaderos objetivos, como Francia al señalarla como una de las naciones que más combate a los yihadistas en el Sahel.


En el caso de los demás países, las razones por las que los tienen en el punto de mira son diversas aunque generalmente por ser democracias que protegen las libertades públicas que los yihadistas no aceptan.


Conocer el modus operandi para prevenir ataques


El modo de producirse el ataque suele ser tremendamente rápido, efectivo y letal además de muy económico para el terrorista pues solo requiere de un cuchillo o una navaja.


En cualquier acercamiento a un individuo sospechoso (o sin serlo que se aproxime al agente), debe guardarse la debida distancia de seguridad y ponerse en alerta disimulada para no crear alarma pero al mismo tiempo estar preparado para cualquier contingencia.


Más que nunca, deben tenerse muy en cuenta el adiestramiento recibido por los agentes en sus ejercicios periódicos de cacheos y reducción de individuos peligrosos, ofreciendo seguridad total el compañero que vigila al sujeto mientras el otro agente le registra y esposa, en su caso.


Debe prescindirse de que haya agentes patrullando en solitario, por el alto riesgo para su integridad física

Téngase en cuenta que el terrorista no requiere realmente de conocimientos previos para llevar a cabo un ataque con arma blanca, a diferencia de lo que sucede con la manipulación y uso de explosivos. Pero también a diferencia de un atentado con bomba (salvo que sea un suicida), deberá dirigirse al objetivo para atacarle, con lo que el agente tendrá posibilidad de ponerse en alerta.


Las patrullas en binomio o más agentes son ideales en los desplazamientos a pie o en los dispositivos estáticos en la vía pública, evitando estar uno del costado del otro sino, como he indicado anteriormente, con la suficiente distancia entre ellos para que tengan un mayor rango de visión y capacidad de reacción si uno de los dos es atacado.


Lo más efectivo es que las patrullas sean de, mínimo, dos personas; mejor tres, ya que el tercer componente del equipo estará vigilando el entorno por si hubiera algún otro agresor cerca mientras uno cachea y el otro da seguridad a dicho compañero.