Buscar

Charles Manson y su "familia"

Se creyó un mesías pero era un asesino al frente de una secta destructiva

Manson en la sala del juicio contra él junto a una miembro de su secta
Manson en el jucio contra él y su secta

Es una de las personas más odiadas de los Estados Unidos y tal vez del Mundo entero porque puede que muchos no sepan, a ciencia cierta qué hizo, pero casi todos le tienen como referente del mal.


Más de medio siglo ha transcurrido desde la celebración del juicio que hizo vomitar a más de uno de los miembros del jurado ante la espeluznante imagen de los cadáveres que dejó la secta liderada por Charles Manson. Alguno de los componentes de ese desquiciado grupo sigue en prisión.


La sociedad no estaba preparada para la locura de Manson

Foto con ficha policial de Manson en 1968
Manson detenido en 1968

Hasta el juicio contra la secta liderada por Manson no se había visto nada parecido, lo que no significa que no hubiera habido crímenes atroces, sino que no habían saltado a la opinión pública del modo en que lo hicieron los cometidos por él y la que llamaba su familia.


Habían asesinado a una estrella del cine y unos amigos de forma horrible en la lujosa Beverly Hills.


Estudiosos de la época hippie consideran el suceso como el final de ese período en el que los jóvenes se manifestaban en protesta por la política belicista del País.


Se abogaba por la no violencia en todos los sentidos, pero una secta que aparentemente representaba esos valores cometió unos atroces crímenes que empañaron al movimiento pacifista.


Charles Manson murió en 2017 de muerte natural en la prisión en la que se hallaba. Nunca ningún juez tuvo la más mínima duda de que debía pudrirse en la cárcel pues su mente perversa no merecía otro final.


Se ha intentado explicar la personalidad de Charles Manson, como que tuvo una infancia muy difícil, entrando y saliendo constantemente de reformatorios.


A la salida de la cárcel, la primera vez que estuvo en ella, en 1967, es cuando crea su “familia” con un grupo de seguidores desquiciados que se lleva a un rancho llamado Spahn, que en su momento se alquilaba para rodajes. Cuando ellos llegan está prácticamente abandonado.


En el juicio de 1970 por sus crímenes, Manson apareció con una “X” grabada en la frente.


Cuando se le preguntó por ello dijo que simbolizaba lo excluidos que se consideraban de una sociedad de la que no querían formar parte.


Transcurrido un tiempo, Manson, convertido ya en una celebridad (lo cual era su deseo desde un principio), modificó su “X” en una esvástica, viéndose claramente por qué derroteros iba su desquiciada ideología racista.


A pesar de no ser alguien con físico atractivo, se convirtió en guía para muchas mujeres a las que recogía por andar vagabundas, convirtiéndose en una especie de protector que les embaucaba con sus ideas estrafalarias. Estas mujeres vieron la posibilidad de ser parte de algo, pues hasta ese momento no eran más que unas desdichadas sin rumbo.


La madre de Manson fue una alcohólica que también vagaba de un lado para otro y que se desentendió de él por dinero. Charles acabaría igual, siendo adolescente, robando y entrando constantemente en el reformatorio.


Se sumergió en las filosofías orientales y en todo lo esotérico creando una doctrina de lo más artificial y paranoica. Una mescolanza de budismo, interpretado a su manera desquiciante y ritos de satánicos que terminarían por trastornarle del todo. Se empapó de todo ello en prisión, pues volvería a las andadas. De hecho, sería en la cárcel donde se interesó también por la música.


Aunque Charles Manson solicitó la libertad condiciones en innumerables ocasiones, también fueron muchas las conductas agresivas en prisión que recomendaban que no se le concediera


La Junta de Libertad del Estado de California, la institución que revisa si se les concede la libertad condicional o no a los presos de las cárceles californianas, lo tuvo claro: era un paranoide esquizofrénico manipulador y extremadamente controlador. Con lo cual y debido a las numerosas conductas agresivas en la cárcel nunca se le concedió la libertad condicional tras los asesinatos.


Los crímenes de Charles Manson

Sharon Tate
Sharon Tate, asesinada por la "familia" de Manson

Sharon Tate, esposa del director de cine Roman Polanski, quién salvó la vida porque se hallaba fuera del País, fue quiñén se llevó la peor parte en los crímenes de la secta.


Lo más tétrico es que en realidad no eran objetivo de Manson. Les mataron a ella y sus huéspedes porque se hallaban en el lugar equivocado.


Cuando llegan los componentes de la secta de Manson a la casa de Roman Polanski y Sharon Tate, éstos les dicen que ahí ya no vive la persona por la que preguntan.


Se trata del productor musical Terry Melcher, muy conocido en la época, hijo de la actriz Doris Day. Ésta última, en la década anterior, representó lo contrario del movimiento hippie: el modo de vida estadounidense de los años 50 que idealizaba a la clase media conservadora.


Melcher era muy distinto a su madre ya que adoptó la contracultura psicodélica con los brazos abiertos y compuso temas muy conocidos asociados a la misma. Se relacionó con el archiconocido grupo “Beach Boys” (el surf de los 60 era muy compatible con la cultura hippie), conociendo a Charles Manson a través de uno de los miembros de la banda, Dennis Wilson.