Buscar

¿Se puede pagar en bitcoins?

Actualizado: 4 may

Dentro de poco, no será necesario llevar dinero encima; claves para entender las criptomonedas

La moneda virtual es volatil; su valor sube y baja constantemente

Hoy en día prácticamente no necesitamos llevar dinero físico en nuestra cartera. Es suficiente con las tarjetas de crédito (que ya se usan incluso para importes pequeños) y los pagos a través de los teléfonos móviles. Claro que siempre conviene llevar dinero encima, por si falla la cobertura. Es un engorro que no podamos pagar algo porque nuestra tarjeta o móvil no funcionen.


¿Por qué varía tanto el valor de la moneda virtual?

El principal problema de la moneda virtual, como el bitcoin (o BTC), es su volatilidad. Cuesta 41.900 dólares en el momento en que se escribe este post; hace tan solo unas horas su valor era de 47.200. Hace cuatro años, valía menos de 6.000 y en ocasiones, no ha superado los 1.200 dólares.


Entidades financieras e inversoras estudian seriamente ofrecer criptomonedas a sus clientes como un modo más de operar con sus cuentas.


El problema radica en que, actualmente, este tipo de monedas no ofrece ninguna garantía; ahora mismo, más parece un fondo de inversión que un medio de pago, por lo que aún no se confía lo suficiente.


Para empezar, no hay una entidad central que supervise su uso y ese es el hueco que quieren llenar los Bancos. A la criptomoneda bancaria se la conoce como MDBC (Monedas Digitales de Bancos Centrales).


Con la moneda virtual privada no hay intermediarios con lo que hay muchos especuladores

Hay grandes empresas que utilizan criptodivisas, pero casi ningún Estado las reconoce y los que lo hacen es de modo limitado, como Japón o Suecia; en este último País, desde hace años, se está utilizando la tecnología blockchain en registros de propiedad e inversiones, principalmente bursátiles.


Por cierto, hablando de Suecia, una muestra surrealista de lo que os decía sobre la volatilidad del euro. En 2019, la Policía sueca detuvo a unos narcos a los que incautó 36 BTC que entonces tenían un valor de 150.000 dólares. La fiscal ordenó su incautación a modo de multa pero no tuvo en cuenta que la moneda virtual sube y baja su valor continuamente. Simplemente se quedaron las monedas virtuales pero no las cambiaron por dinero físico.


Pasados tres años, los narcos reclaman la diferencia con respecto a su valor actual, de lo que se descuenta el importe de la multa, hallando la Fiscalía que los bitcoins incautados costaban en 2021 en torno a 1.500.000 dólares, con lo que el Estado sueco se vio obligado a pagar a los delincuentes una abultada suma de dinero.


Recientemente, detuvieron en España a dos individuos que hackeaban ordenadores de tiendas para poder controlarlos de forma remota y unirlos en red con la que minar criptomoneda; sucedió en la Provincia de Tarragona en noviembre de 2021.


Actualmente, solo en El Salvador el Bitcoin es moneda de curso legal.


El sistema blockchain y la tecnología DLT

gif

Lo de "cripto" viene por su encriptación utilizando la "cadena de bloques" o blockchain con la que verifican las transferencias de este dinero virtual.


A los responsables de esa verificación se les conoce como "mineros" ya que excavan en esa mina de oro en la que se ha convertido la criptomoneda. Lo hacen a través de servidores ubicados en Países donde los costes en suministro eléctrico sean más bajos.


Las salas en las que se encuentran los ordenadores no solo han de estar bien refrigeradas (el calor no es bueno para los ordenadores, por eso se buscan Países fríos) sino además conectados las 24 horas del día, sin permitirse el lujo de fallo de servicio. De ahí que requieran de mucha energía.


La tecnología asociada en cuanto al uso de datos es la DLT o registro distribuido, como esas webs en las que la gente se descarga de todo, pero a su vez otros acceden al paquete que tú descargas para sus propias bajadas de archivos (P2P).


Aun así, la información que se comparte debe guardarse de la forma más segura posible ya que, en este tipo de negocios, la privacidad es la clave.


Resulta prácticamente inalterable porque un registro compartido no puedes sobreescribirlo o anularlo ya que está siendo usado por otros en el mismo momento; viaja tan rápido y se encuentra en tantos sitios distintos que no puedes controlarlo. Digamos que resulta muy complicado, casi imposible, hackearlo.


Cada bloque se cierra con una firma criptográfica denominada "hash" que genera una serie de claves identificadoras que son únicas (no corren riesgo de que se dupliquen).


Los hash sirven para autentificar la operación, o digamos los datos utilizados en la misma; serían como un sobre que entregas a alguien cerrado con un sello lacrado, que indica al destinatario que el interior no ha sido revelado por nadie durante el trayecto.


Sin duda, los Bancos acabarán adoptando la tecnología DLT pero para cambiar todo su sistema actual, que lleva funcionando del mismo modo siglos, se necesita tiempo; sin embargo, ya se ha avanzado mucho.

Muy posiblemente, los intermediarios que verifican las transacciones hoy en día acaben siendo innecesarios. Con el sistema blockchain, todos los usuarios que comparten los mismos archivos que circulan por la red han dado su autorización para ello con lo que mayor transparencia no puede haber; adiós a las duplicidades.


Precisamente por ser de uso compartido, son tantas las copias del original que resulta muy complicado manipularlo. De ser así, cualquier usuario podría averiguar que el archivo no es una copia del original, el cual permanece en el servidor de la cadena de bloques junto con un registro de las transferencias de datos.


Otra de las opciones que ofrece una red blockchain es acordar unas normas entre los usuarios que al ir digitalizadas se deberán cumplir puesto que, si no es así, sencillamente no funcionaría.


El algoritmo que utiliza la tecnología blochchain es el conocido como "prueba de trabajo". Se sabe desde qué dirección electrónica ha salido la transacción, pero solo el usuario tiene la clave para realizarla.


Son tantas las operaciones que se llevan a cabo que ahí radica precisamente su seguridad: al estar entrelazados los bloques en los que se agrupan las operaciones, habría que cambiarlos todos para vulnerar una sola transacción.


¿Se gana dinero como "minero" de Bitcoins?

gif

Cada diez minutos se genera un nuevo bloque por lo que se requieren de muchos servidores, los cuales se encuentran dispersos por todo el Mundo (cada uno recibe varios bitcoins por bloque por prestarse a colaborar).


Nosotros mismos pudiéramos prestar nuestro pc doméstico como servidor o para que forme parte de una red y recibiríamos algún que otro bitcoin a cambio pero tendríamos que tener conectado el ordenador las 24 horas del día, y de momento no resulta muy rentable ya que la factura de la luz sería superior al beneficio.


Muy distinto es que cuentes con una gran red de ordenadores y un servidor muy potente; son lo que se conoce como "granjas informáticas": amplias salas o naves industriales con numerosos aparatos de aire refrigerado, ya que al estar en continuo uso, evitan que se sobrecalienten los ordenadores que se contarán por decenas.


La temperatura ambiental, si es verano, les afecta mucho. Por lo tanto, solo si el beneficio es importante, están los mineros de moneda virtual dispuestos a correr con los gastos elevados en suministro eléctrico.


Hay decenas de miles de ordenadores dispersos por todo el Globo como servidores para mantener activas las redes de moneda digital.


Si bien alterar una transacción es prácticamente imposible y el anonimato muy posible, éste último no es intrazable ya que se puede averiguar a través de la empresa que utilizara para abrir el correo electrónico (pero se puede abrir un correo dando datos falsos, con lo que resulta complicado identificar a los usuarios).


Pero salvo que seas un deli