• W. H.

Tensión en Oriente Medio

El rechazo de Donald Trump al acuerdo nuclear ha generado un gran malestar no solo en Irán sino también con sus aliados europeos

A pesar de los llamamientos de sus aliados europeos, Donald Trump le ha dado la espalda al acuerdo sobre el programa nuclear iraní, concluido en 2015 entre Teherán y los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y de Alemania. "Fue un acuerdo horrible y unilateral que nunca debió haberse concluido", dijo el presidente Trump el 8 de mayo, ordenando el restablecimiento de las sanciones de Estados Unidos contra Irán. Para el mandatario, Estados Unidos estará mucho más seguro con su retiro del acuerdo nuclear con Irán. Pero varios altos cargos militares estadounidenses y expertos en Defensa que siguen defendiendo el acuerdo, como por ejemplo el secretario de Defensa James Mattis que dice haber leído el acuerdo tres veces y lo considera “muy sólido” (aunque Mattis también califica a Irán como el mayor patrocinador del terrorismo del Mundo), así como varios generales del ejército estadounidense aún en actividad.


Por otro lado, en Europa, Emmanuel Macron, Angela Merkel y Theresa May están decididos a preservar este acuerdo con Irán. Como observamos a través de la prensa europea, diversos periódicos apuntan a que Alemania, Francia y Gran Bretaña deben responder a esta afrenta y no unirse a la política de Trump si desean preservar parte de su credibilidad y, sobre todo, garantizar el retorno a la diplomacia tradicional. Vemos también que los medios israelís opinan en gran mayoría que el discurso del presidente Trump del anuncio de la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear de Irán es una victoria retórica para Israel.


En contrapunto, la prensa conservadora iraní trata de ver el lado positivo de la retirada estadounidense. En esta línea, el presidente Rohani respondió a su contraparte estadounidense, anunciando que se iniciarían las negociaciones con los otros signatarios del acuerdo.


Todo esto nos lleva al bombardeo de Israel, el miércoles 9 de mayo de 2018, a más de 50 objetivos militares iraníes en Siria. Una respuesta al lanzamiento de cohetes contra los Altos del Golán unas horas antes por parte de Irán. Estos acontecimientos marcan una escalada significativa poco más de un día después de que Estados Unidos se retiró del acuerdo nuclear con Irán.

Según Israel, el ataque iraní es un fracaso por lo que 16 de los 20 cohetes lanzados no alcanzaron el estado judío. Mientras que la respuesta israelí ha sido la más violenta en Siria desde 1974, con alrededor de 70 objetivos específicos. En esta situación vemos que Rusia tiene un papel clave a jugar. Vladimir Putin, a diferencia de Donald Trump, habla tanto con Tel Aviv como con Teherán para mantener un equilibrio entre las dos partes, siempre y cuando su objetivo de salvar al régimen de Assad no esté en peligro. Ahora queda a esperar que pasará con todas estas tensiones complicando la situación geopolítica cada vez más.

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon

© 2008-2020 por RSW