Buscar

Encuesta sobre reacciones ante vídeos de contenido yihadista

Actualizado: 21 mar 2021

Un análisis de tres tipologías de contenido audiovisual de propaganda terrorista en Internet arroja el resultado de que causan más tristeza que miedo

Comprender la estrategia mediática de los grupos yihadistas resulta esencial para elaborar una respuesta contraterrorista eficaz, pero existen pocos estudios realizados sobre el análisis de los vídeos publicitarios de los mismos. Por esta razón, se lleva a cabo el siguiente análisis, consistente en la observación pormenorizada de seis vídeos representativos de propaganda yihadista y una encuesta realizada a más de cuatrocientas personas, entre los años 2017 y 2018, cuyos objetivos son los siguientes:

  • Comprobar las similitudes entre los diferentes tipos de vídeos.

  • Estudiar las emociones que prevalecen en los videos en los que se pronuncien discursos a través del comportamiento no verbal de los terroristas.

  • Comprobar si la intención de infundir miedo colectivo en la población mediante los videos difundidos se cumple.

  • Analizar la reacción emocional y conductual ante los videos difundidos entre estudiantes, civiles y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Para ello, se plantean las siguientes hipótesis:

  1. Existirán similitudes entre los objetivos y formatos de los diferentes vídeos.

  2. Existirá la prevalencia de ira en los videos en los que se pronuncie un discurso.

  3. Se cumplirá el logro de la producción de miedo en la población que ha visionado los vídeos, sin diferencia entre género.

  4. Existirán diferencias en las reacciones emocionales y conductuales entre los estudiantes, civiles y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.



El método utilizado


Para nuestra encuesta se mostraron vídeos propagandísticos del ISIS, el grupo terrorista con mayor producción videográfica y el que ha revolucionado la propaganda terrorista. El segmento de población consta de un total de 409 personas que debemos distinguir en tres grupos:

  • Por un lado, contamos con la participación de 93 miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (FCS), siendo 85 varones y 8 mujeres, de estos un 2,2% mantienen edades comprendidas entre 18 y 25 años, un 62.4% 26-40 años y un 35,5% >41 años.

  • Por otro lado, contamos con una muestra de 78 estudiantes universitarios, siendo 26 varones y 52 mujeres, de estos un 62,8% con edades comprendidas entre 18-25 años, un 28,2% 26-40 años y un 9% >41 años.

  • Un tercer y último grupo lo componen 238 personas con cualquier otro trabajo (no relacionado con las FCS) o desempleadas, de los cuales 136 son varones y 102 mujeres; las edades comprendidas son un 5,9% de entre 18-25 años, un 36,6% de 26-40 años y un 57,6% >41 años.

Con respecto al procedimiento, en primer lugar, se ha elaborado una encuesta que evalúa la reacción emocional y conductual ante tres tipos diferentes de vídeos publicados por el ISIS:

  • Aquellos en los que aparecen ejecuciones explícitas

  • Propaganda yihadista

  • Videos en los que un supuesto clérigo o líder realiza un discurso.

Tras su elaboración se utilizó la plataforma de Google drive para poder compartir el enlace a través del cual podrían rellenar dicha encuesta los participantes. Una vez pasada a la plataforma, se comenzó a compartir el enlace a través de distintos medios sociales. Primero se realizó una publicación en Facebook, donde se explicaba la finalidad de la encuesta y se informaba del carácter académico de la misma. Esta publicación fue compartida y promovida para un mayor alcance. En segundo lugar, se compartió el enlace a través de la red social WhatsApp, donde nuevamente se adjuntaba a dicho enlace una pequeña explicación del carácter académico de la encuesta. Por último, conforme encontrábamos cara a cara a personas que pudiesen participar se les informaba de la situación y se les proporcionaba una herramienta electrónica a través de la cual pudiese acceder a esta encuesta online. Esta plataforma estuvo abierta a recibir respuestas durante diez días, tras los cuales se cerró su acceso al público y se procedió a una descarga de los datos obtenidos y un posterior análisis de los mismos.


El análisis de estos datos se realizó de la siguiente forma. En primer lugar, se obtuvieron las frecuencias de respuesta en las preguntas referentes a si los participantes habían visionado o no cada tipo de vídeo. Tras lo que se procedió a analizar a la población cuya respuesta era afirmativa en el resto de preguntas, teniendo en cuenta nuevamente las variables de género y profesión. A su vez, se realizó una búsqueda exhaustiva de enlaces donde pudieran verse vídeos completos publicados por el ISIS, algo bastante complicado debido a la eliminación de los mismos a medida que son detectados por los servicios de seguridad de las webs donde suelen alojarse, lo que por otro lado debe hacerse, por supuesto, para combatir en la Red la actividad proselitista de los terroristas. Sin embargo, aún existen páginas donde pueden visualizarse, demostrando con ello que resulta muy complicado erradicar esa actividad en Internet.


Se escogieron dos vídeos de cada uno de los tres tipos diferentes escogidos para su análisis, los mismos tipos de los que se preguntaban en la encuesta elaborada y explicada anteriormente. Dichos vídeos fueron el de la ejecución del piloto jordano que a todos aterrorizó en 2015, al que los terroristas titularon "Healing of the Believers' Chests" y el de la ejecución múltiple titulado “Si volvéis, volveremos”, también de 2015. Con respecto a los discursos, versiones subtituladas del emitido por el yihadista de origen canadiense John Maguire y el famoso discurso de Abu Bakr al-Baghdadi tras la conquista de Mosul por el ISIS, uno de los pocos testimonios gráficos de su existencia (se le conoce como el jeque invisible). Para concluir, dos vídeos, uno titulado “Sin respiro”, de 2016 y otro divulgado por el ISIS tras los atentados en Cataluña en 2017.


Previamente, se analizó cada vídeo teniéndose en cuenta los siguientes puntos: Calidad de imagen y sonido, contenido, comportamiento no verbal, música, temática, mensaje principal, objetivo, emociones que pretende transmitir y, por último, similitudes con películas, series, videojuegos…. Tras el análisis individual, se procedió a un análisis conjunto de cada pareja de vídeo, es decir por tipología. Se contemplaron las semejanzas y diferencias entre cada pareja en cada uno de los apartados anteriormente descritos. Una vez concluido el análisis por parejas, se compararon las tres tipologías diferentes de vídeos entre ellas, contemplando de nuevo las similitudes y diferencias.


El instrumento utilizado para esta investigación se concentra en el análisis de la reacción conductual y emocional de la población ante los vídeos del ISIS y los propios vídeos que se han analizado. Para ello, como decía anteriormente, se llevó a cabo una encuesta semiabierta evaluando dos aspectos: la respuesta de la persona ante los vídeos y su reacción tras el visionado. Para ello se les formularon preguntas con respuestas de elección múltiple y con opción a una respuesta abierta donde el encuestado pudiese explicar cualquier emoción o conducta con sus propias palabras si no se sentía identificado con las respuestas anteriores dadas.


Las preguntas se han dividido en tres apartados, coincidiendo cada apartado con cada tipología de vídeo seleccionada: vídeos de ejecuciones, vídeos de propaganda y vídeos de discursos de supuestos líderes o portavoces. En total quince preguntas, siendo la primera pregunta de cada tipología de respuesta dicotómica (Si, No) donde deben afirmar o negar que han visionado dicha categoría de vídeo; en caso negativo, el resto de preguntas que abarcan dicha tipología será la opción ``No he visto ningún vídeo´´. Mientras que si la respuesta es afirmativa deberá contestar las siguientes dos preguntas con su respuesta emocional y las dos últimas de cada categoría con su respuesta conductual.



Resultados


Los resultados referentes a los dos primeros objetivos (similitudes entre los diferentes tipos de vídeos y estudio de las emociones que prevalecen en dichos videos a través del comportamiento no verbal de los terroristas) tras el análisis detallado de la muestra sobre la que se ha trabajado, son los siguientes.-


Vídeos de ejecuciones:

  • Similitud con películas, videojuegos

  • Todas las víctimas llevan mono naranja

  • Las víctimas dan un discurso donde culpan a los líderes de su situación.

  • Las ejecuciones son impactantes.

  • Elección de criterios étnicos y estéticos (calidad de vídeo buena)

  • Bandera del “Estado Islámico” en la esquina derecha intercalándose con el logo de la productora.

  • Los miembros del ISIS aparecen con armas

  • Los métodos de ejecución son diferentes

  • El objetivo principal es el de emitir la sensación de poder y aquellos que no pertenezcan a la organización deberán temerles. Intentan producir miedo al mismo tiempo que ira entre los miembros del ISIS y simpatizantes hacia los que ellos consideran culpables de la situación que les ha llevado a “combatir” (desde su perspectiva).

Videos de discursos:

  • Bandera o logo el “Estado Islámico” en esquina superior.

  • Intención de énfasis de ira en partes del video donde hablan sobre lo que hace su enemigo y lo que les ocurrirá.

  • Inexpresión en casi todo el discurso, excepto por momentos de ira.

  • No existe movimiento corporal por lo que se deduce una preparación y/o lectura del discurso en el momento.

Videos de propaganda:

  • Bandera del “Estado Islámico” en la esquina derecha intercalándose con el logo de la productora.

  • El logo de la organización yihadista aparece al comienzo y al final del vídeo.

  • No es extraño que muestren a yihadistas de diferentes países del mundo y todos portando armas.

  • Uso de expresión verbal centralizada en un “nosotros” o “vosotros”.

  • Uso de similitudes con películas y videojuegos.

  • Juegan con las tonalidades de oscuro y claro.

  • Calidad de vídeo buena.

  • El objetivo principal es el de atraer, a la vez que pretenden emitir la sensación de poder.

La primera hipótesis que nos planteamos es que existirán similitudes entre los objetivos y formatos de los diferentes vídeos. Se afirma al observar una igualdad en la calidad, tipo de música, aparición de logotipos en el mismo momento y lugar. En especial se observa en todas las tipologías que, a pesar de que se tratan de diferentes vídeos, se busca la atracción de sus simpatizantes de cara a su reclutamiento transmitiendo un mismo mensaje: el poder que tienen. Se corrobora con los análisis realizados por Javier Lesaca y expuestos en su libro ``Armas de seducción masiva´´ (2017), donde muestra las similitudes de los vídeos realizados por el ISIS.