• W. H.

El proyecto de naturalización del Líbano

Contradice las advertencias contra los riesgos del asentamiento de refugiados sirios u otros en el Líbano.


El 11 de mayo de 2018 el Presidente del Líbano, Michel Aoun, el primer ministro designado Saad Hariri y el ministro del Interior saliente, Nouhad Machnouk firmaron un decreto de naturalización para personas principalmente de nacionalidad Siria y Palestina. Después de filtraciones y un comienzo de controversia, las autoridades resolvieron, el 7 de junio, hacerlo público.


El proyecto de decreto de naturalización de más de 360 ​​personas, revelado por el diputado Nadim Gemayel en su cuenta de Twitter, causó una acalorada controversia en los círculos políticos y populares. Según varias fuentes de periódicos locales, la adopción de este proyecto contradice las advertencias contra los riesgos del asentamiento de refugiados sirios u otros en el Líbano. De hecho, una descripción general de la lista de cien nombres, publicada por Nadim Gemayel en su cuenta de Twitter, muestra que la mayoría son sirios. También incluye a personas de nacionalidad palestina, así como a árabes ricos de los países del Golfo.

El señor Gemayel dijo: Me opongo ferozmente a la transformación de la nacionalidad libanesa en una mercancía que se vende y se compra.

Siguió apuntando que las personas naturalizadas son cristianos cercanos al régimen sirio lo cual es inaceptable para él. Además, no se sabe con qué criterio se ha otorgado la nacionalidad. Para otras fuentes, la "fortuna personal" sería uno de los criterios adoptados en este decreto de naturalización. En círculos informados, también se señala que 260 de las personas citadas son cristianas, en comparación con 105 mujeres musulmanas. Además, solo se han seleccionado 16 archivos enviados por la Fundación Maronita en el mundo, mientras que sigue más de 480 casos sociales que merecen la naturalización.

Las reacciones a este decreto no tardaron en llegar, así el exdiputado Boutros Harb felicitó en su cuenta de Twitter a los libaneses por el comienzo del cambio y la lucha contra la corrupción al otorgar la nacionalidad libanesa a cientos de palestinos ricos y sirios, lo que socava la Constitución que prohíbe la implantación. Por su parte, Fadi Saad, diputado de las Fuerzas Libanesas (FL) dijo que no puede entender el concepto de naturalización grupal en este delicado período de la historia del Líbano.


No es la primera vez en la historia de Líbano que un decreto de naturalización está causando revuelo. De hecho, en 1994 surgió un decreto de otra magnitud, el decreto 5247/94, que había otorgado la nacionalidad a varios cientos de extranjeros. Por entonces, gobernaba como primer ministro Rafic Hariri, que comunicó el decreto sorprendiendo a la población libanesa.

© 2008-2020 por RSW

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon