Buscar

Demolición controlada en Miami: continúa la investigación del siniestro

El Condado de Miami Dade ha decidido demoler lo que aún quedaba en pie para evitar un nuevo desastre con la llegada de la tormenta "Elsa"

Edificio de Miami colapsado
Restos del complejo Champlain Towers antes de su demolición

El 24 de junio de 2021 quedará para la memoria colectiva de la ciudad de Miami como un día nefasto. El complejo Champlain Towers, de doce plantas, sufría un derrumbe en su edificio sur sepultando a decenas de personas a quiénes sorprendió mientras estaban tranquilamente en sus hogares. El desplome se produjo en tan solo diez segundos, como puede comprobarse gracias a las cámaras de seguridad de los edificios colindantes.


Demolición controlada para evitar un mal mayor


Se ha procedido a la demolición provocando una explosión controlada para evitar que la tormenta “Elsa” tire abajo lo que aún queda en pie, empeorando la situación.


Uno de los problemas que han hallado los rescatistas es la imposibilidad de atravesar los escombros con lo que se cree que la demolición abrirá un socavón que les permitirá acceder a zonas en las que aún no han estado.


La alcaldesa del condado de Miami Dade, Daniella Levine comunicaba a los medios que hasta el momento solo se han hallado 24 cuerpos (los condados son las particiones administrativas en las que se dividen los Estados en USA).


La Policía del Condado estableció un cordón de seguridad en los alrededores mientras se procedía a la demolición.


Numerosos curiosos se presentaron con la idea de grabar con sus teléfonos móviles el derrumbe de los edificios lo que les impidieron los agentes.


Se permitió a los vecinos de los edificios contiguos permanecer en sus domicilios siempre y cuando cerraran ventanas y puertas, así como las entradas de aire acondicionado, quedándose en el interior de sus viviendas hasta transcurridas varias horas (que la nube de polvo y cualquier sustancia tóxica provocada por el derrumbe controlado se esfumaran).


Se ha sabido tras la investigación realizada que el edificio derrumbado, con 40 años de antigüedad, tenía ciertos problemas estructurales detectados hace tres años.


El Estado de Florida y el Gobierno federal asumen los costes de la demolición y labores de rescate. Se consiguió rescatar de entre los escombros a diez personas, dos de las cuales tuvieron que ser ingresadas en el Hospital.


Eran doce plantas que albergaban 136 apartamentos de los que 55 se vinieron abajo. Los otros dos edificios del complejo se evacuaron pues ni los vecinos ni las autoridades quisieron correr más riesgos.


El alcalde del poblado de Surfside, la zona en la que se produjo la catástrofe, agradeció la ayuda llegada de otros Países tales como el vecino México e incluso desde Israel. Al parecer, entre los inquilinos había personas de la numerosa comunidad judía ortodoxa que hay en la localidad.


Sin contar lo sucedido el 11-S con las torres gemelas (que no está catalogado como accidente estructural sino como atentado), el desastre de Miami es la segunda peor catástrofe de este tipo, en los últimos tiempos, después de la acaecida en Bangladesh, en la ciudad de Dacca. En 2013 se derrumbó el “Rana Plaza”, de ocho plantas, en el que había tanto apartamentos como oficinas comerciales.


En Dacca murieron 1.129 personas, resultando heridas 2.515. En Miami se espera una cifra de más de 150 muertos, siendo personas de distintas nacionalidades, la mayoría procedentes de Sudamérica, al contar la ciudad con una gran población latina.


Aunque una residente que ha sobrevivido al desastre aseguraba que su gato seguía en algún lugar entre los escombros, el condado ha utilizado drones dotados de cámaras termográficas para detectar personas y mascotas que siguieran vivas, pero no hallaron ninguna.


Joe Biden mostró su pesar y aceleró la disposición de fondos federales

La asociación de vecinos del complejo siniestrado ha declarado que nombrarán a un administrador externo que se ocupe de realizar las solicitudes de compensaciones, si procede, y todo el papeleo legal.


122 personas, residentes de los apartamentos que no se derrumbaron, tuvieron que abandonar sus viviendas donde dejaron casi todos sus enseres y recuerdos (se pudo rescatar a diez personas de entre los escombros). Dos de ellas requirieron atención hospitalaria por las heridas recibidas.


Podrán dirigirse a través del administrador que se contrate a la FEMA (Agencia Federal de Gestión de Emergencias, por sus siglas en inglés) para que alivie en mayor o menor medida la desesperación por la que ahora pasan.


Se baraja como posible causa filtraciones de agua, pero aún se desconoce si procedía del mar o de la piscina del complejo y que con el paso del tiempo debilitaran los cimientos sobre los que se sostenía la estructura. La investigación continúa abierta.


¿Pudiera pasar en España?

Madrid
Madrid

Empecemos por decir que lo sucedido en Miami no es usual, pero por lo que se ha visto sí que es posible.


En España la ITE (Inspección Técnica de Edificios), se ha de pasar a los treinta años de su construcción, en cambio en Florida, el Estado donde se ha producido la catástrofe, las inspecciones de los edificios se realizan a los cuarenta años.


El objetivo de la ITE es garantizar que el inmueble sigue en buen estado: seguro y habitable

La competencia para determinar cada cuanto tiempo ha de pasar un edificio en España la ITE la tienen las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos, éstos últimos llevando el registro de certificados de idoneidad.


Una empresa que se dedique a la inspección técnica y que esté homologada es la que se contrata para llevar a cabo la revisión a través de un arquitecto que elaborará el informe pertinente para la entidad pública que lo haya ordenado


La ITE en España revisa no solo la seguridad de la estructura del inmueble sino también la salubridad, la accesibilidad e incluso el ornamento decorativo. Los puntos que se recogen en el informe son:

  • Estructura y cimentación

  • Estado de las fachadas interiores, exteriores, muros medianeros, así como cornisas, elementos ornamentales…

  • Cubiertas y azoteas

  • Redes de tuberías y saneamiento

  • Elementos de accesibilidad (se toma nota de los que haya y/o si hay deficiencias).

Si el edificio supera la ITE se anota en el registro municipal expidiendo un certificado de idoneidad hasta que transcurran diez años y se realice una nueva inspección.


Si no supera la ITE deberán llevarse a cabo las obras que el arquitecto reseñe en su informe, costeadas por la comunidad de propietarios, en el plazo que la normativa contempla para los distintos tipos de deficiencias:

  • Importantes: Tendrán un plazo de seis años para solucionarlas, declarándose de momento como APTO PROVISIONAL.

  • Graves o muy graves: Tres años para acometer la rehabilitación; APTO CAUTELARMENTE.

En España se está imponiendo paulatinamente el IEE (Informe de Evaluación del Edificio) en los edificios residenciales, integrando la ITE y añadiendo una revisión de su consumo energético. Junto al certificado de idoneidad se expide, si supera la revisión, el Certificado de Eficiencia Energética del Edificio.


Los edificios residenciales que están obligados a superar el IEE son los que tienen más de 50 años o que sin tener esa antigüedad soliciten alguna subvención para la rehabilitación.