Buscar

Las cepas de la COVID-19

Han surgido en distintos Países, incluida España ¿Cuáles son las más peligrosas?

Representación del coronavirus

En los primeros días de marzo de 2021 la pandemia continúa su avance imparable, a pesar de la vacunación que no va tan rápido como sería deseable. En el Mundo siguen produciéndose miles de muertes diarias y se registran cientos de miles de nuevos contagios.


América continúa con datos escalofriantes: casi 29 millones de casos y 524.362 muertes registradas el siete de marzo. Brasil supera el cuarto de millón de muertes y México se acerca a las 200.000.


Varios Países europeos superan los tres millones de casos detectados (es imposible saber, a fecha de hoy, cuantos asintomáticos hay): Gran Bretaña, Francia, España e Italia. En España, diversas instituciones dan cifras distintas de fallecidos, pero mínimo seguro ha sido (cuando se redacta este post) 71.138 personas, según las cifras oficiales del Gobierno. En cambio, el Instituto Nacional de Estadística (un organismo público) ha contabilizado 90.534 fallecidos más que hace un año por cualquier causa, sembrando la duda con respecto al número real de muertes por la COVID-19 ya que hay más de 20.000 personas de las que se desconoce la causa de su muerte; principalmente ancianos a los que no se les pudo hacer pruebas, en el momento álgido de la pandemia.


Cualquier defunción es lamentable, pero llaman la atención las cifras: China, origen de la pandemia (que se sepa hasta el momento) tan solo tiene algo más de cien mil casos y 4.838 muertes.


En el momento actual, lo que más preocupa es el creciente número de variantes que están surgiendo del coronavirus. Se sabe por dónde se expande cada una analizando el genoma de los individuos contagiados averiguando así a qué variante pertenece el virus que contienen. Se sabe por dónde se expande cada una analizando el genoma de los individuos contagiados averiguando así a qué variante pertenece el virus que contienen.



La variante británica del SARS-CoV-2


El 20 de septiembre se descubrió la variante británica que en la actualidad es la predominante tanto en Gran Bretaña como en otros muchos Países europeos, tales como Italia donde se han cerrado todas las escuelas (antes solo estaban cerradas las de enseñanza secundaria). También España ha observado como la variante británica es la dominante en su territorio.


El CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas) estudió una anterior cepa originada en España, en junio, se cree que entre los temporeros que trabajaron en el campo en verano, principalmente en las Provincias de Lleida y Huesca, propagándose por media Europa con posterioridad. Se la denominó 20A.EU1 y dos meses ya era la cepa dominante en España.


El poco turismo que llegó de distintos Países europeos a España fue suficiente para propagar la cepa por Gran Bretaña, Irlanda y Suiza, desde julio, un mes después de los primeros casos detectados en España. En Irlanda se convirtió en la prevalente con respecto a otras cepas, al igual que en Holanda y Letonia.


Desde Gran Bretaña, la cepa supuestamente originada en España, llegó también a Nueva Zelanda, Australia y Hong Kong

Los científicos del CSIC creen que fueron los turistas británicos que visitaron España los que la transmitieron en su País y desde el mismo a otros. Así que lo que afirmaron los medios ingleses de que una cepa española fue la causante de la segunda oleada no es del todo cierto. En todo caso que una cepa, que parece surgió en España, la propagaron los ingleses (lo que tampoco está claro, pero resulta más probable).


Fueron los científicos suizos de la Universidad de Basilea los que primero detectaron la cepa distinta. El CSIC la comparó con muestras de los hospitales de España, averiguando que muy posiblemente había surgido en nuestro País.


Pero la "cepa española" fue vencida por una nueva más potente, la británica surgida en septiembre y que ya es la dominante en medio Mundo. Sin embargo, en Gran Bretaña se ha controlado gracias a la campaña de vacunación que es más eficaz y rápida que en el resto de Europa. En el mes de enero, había cerca de 60.000 contagios diarios en la isla británica y actualmente solo 7.000 casos por día.



Otras variantes del coronavirus que preocupan seriamente

RSW: los microscopios de última generación son esenciales
Se realiza un análisis genómico de las nuevas variantes

Hay otras mutaciones, como la sudafricana que ya se ha detectado en 26 Países europeos, descubierta a finales de 2020; se desconoce si las vacunas serán igual de efectivas con estas cepas.


Desde el mes de enero de 2021 existen casos de la variante brasileña en España (y en otros catorce Estados europeos).


Son más "agresivas" pues parece que tienen una mayor capacidad de transmisión y en el caso de la brasileña incluso puede reinfectar a personas que ya habían superado la enfermedad. De hecho, en Brasil se están produciendo más de 1.600 muertes diarias, con picos de más de 1.900 fallecimientos algunos días.


Por si no resultara suficientemente agresiva la variante brasileña, en un País donde el virus está descontrolado y sin medidas restrictivas eficientes, surgen aún más tipos. De la que se ha propagado desde Brasil hay dos mutaciones: una es la conocida como “variante de Manaos” que ya se ha detectado en Gran Bretaña también y la otra es la “variante de Río de Janeiro” (tanto una como la otra ya han sido detectadas en España).


A las anteriores se suma la variante californiana, descubierta en mayo pasado, conocida comúnmente como “Diablo” debido a que trascendió que el virólogo Charles Chiu, de la Universidad de California, hizo el siguiente comentario al diario Los Ángeles Times, acerca de esta variante: «el demonio ya está aquí”.


En los laboratorios de la Universidad de California se ha comprobado que tiene una mayor capacidad de contagio y resistencia a los anticuerpos generados por las vacunas o una infección previa del coronavirus, asociándose a casos graves y un mayor número de muertes.


A pesar de esa nueva modalidad del coronavirus, las autoridades californianas han anunciado que levantarán ciertas restricciones como la de asistencia de público a los estadios de beisbol, espectáculos y parques de atracciones a partir de abril si la incidencia desciende, pero solo podrán asistir ciudadanos californianos, no de fuera del Estado.


Otras variantes son la de Nueva York y otras originadas en Uganda y Nigeria. La última en incorporarse ha sido una variante portuguesa pero que aún se mantiene en una limitada incidencia.



¿Son efectivas las vacunas frente a las nuevas mutaciones?

RSW: las farmacéuticas y universidades siguen investigando

Si las vacunas no llegan a todo el Mundo, el virus campa a sus anchas mezclándose las cepas por lo que surgen mutaciones a las que hay que combatir si adquirieran mayor resistencia al tratamiento farmacológico. Esto redunda en un aumento de los pacientes en unidades UCIs (cuidados intensivos) con riesgo de colapso hospitalario. El problema principal es que el vacunado se infecte mientras se desarrollan los anticuerpos ya que las defensas no surgen hasta pasadas varias semanas tras la vacunación con lo que el virus puede detectarlas durante su desarrollo y “aprender” a evadirlas.


En Israel se está demostrando, sobre el terreno, que la efectividad de las vacunas se corresponde con los estudios de laboratorio

Israel ya ha vacunado al 42% de su población con las dos dosis necesarias para “garantizar” un alto grado de inmunidad frente al virus. Los resultados son muy esperanzadores: se ha reducido un 98,9% la mortalidad y un 99,2% los casos graves que exigían hospitalización. El número de contagios se ha reducido en un 95,2%.


A todos los vacunados o que hayan superado la enfermedad se les expide un pasaporte de color verde que les permite moverse sin tantas restricciones. También se vacunará a los palestinos que trabajan en localidades israelíes.


La esperanza en los distintos tratamientos médicos se mantiene, a pesar de las variantes, gracias a estudios científicos como el de la Universidad de Washington, publicado en la revista Nature, cuyo resultado indica que los anticuerpos monoclonales presentan cierta eficacia contra las variantes del coronavirus. Son los utilizados en las vacunas, pero parece que también resulta efectivo el del plasma de personas que hayan padecido la enfermedad, si bien se mantiene la cautela pues las mutaciones surgen rápidamente y algunas son bastante resistentes.