Origen y evolución del Estado Islámico de Irak y el Levante

Origen y evolución del Estado Islámico de Irak y el Levante

Ya existían con Saddam Hussein pero el dictador iraquí les mantenía a raya, incluso intentó acabar con su fundador, el jordano Abu Musab al-Zarqaui; en 1999 cometieron sendos atentados en las celebraciones de la llegada del nuevo milenio en Jordania y EE.UU. El argelino Ahmed Ressam fue detenido con explosivos en su coche en la frontera entre Canadá y Estados Unidos y un mes después el también argelino Mokhtar Haouari, vinculados a la red al-Qaeda y adiestrados por al-Zarqaui. Su objetivo era el aeropuerto de Los Ángeles. Mientras y en las mismas fechas se detuvo a una célula que planeaba un atentado contra el Hotel Radison SAS, en la capital jordana, justo en la celebración del nuevo milenio pues alojaba a numerosos huéspedes occidentales e israelíes. El atentado fue planificado por el propio al-Zarqaui que consiguió escapar pero en cambio sí consiguieron acabar con la vida de Laurence Foley, en 2002; Foley era el supervisor general de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional en Jordania.

Se aliaron con Ansar al Islam, islamistas kurdos que tenían su base en el noreste de Irak, por lo que Hussein ordenó que se les espiara pero una vez derrocado Hussein se descontrolaron, integrándose primeramente en el grupo “al-Qaeda en Irak (AQI)” como la facción denominada Yama'at al-Tawhid wal-Yihad coincidiendo con otros grupos tales como Salafiah al-Mujahidiah que dirigía Abu-Dajanah al-Iraqi. En 2006, al-Zarqaui cae en un combate contra soldados norteamericanos. Tras su muerte, los lugartenientes de al Zarqaui se unieron junto a otros jefes de diferentes grupos yihadistas (todos suníes, ninguno shií) para recomponer su lucha y con la ayuda de la red al-Qaeda nace el “Estado Islámico de Irak y el Levante” o ISIS, por sus siglas en inglés, autodenominado DAESH (en árabe: داعش ; Dāʻesh), dirigidos en principio por un delegado de Osama Bin Laden, Abu Ayyub al-Masri, jefe de al-Qaeda en Irak, quién pasaría el mando, con las debidas instrucciones, a Abu Hamza al-Baghdadi, si bien sus comienzos fueron difíciles puesto que eran atacados continuamente por las fuerzas aliadas y otros grupos armados suníes en Irak que les veían como excesivamente violentos ofreciendo una imagen contraria a lo que desean para su País, hasta encontrarse a punto de ser barridos pero en 2011, con la rebelión siria, se reorganizaron alistándose en sus filas numerosos opositores al Régimen de Bashar al-Asad.

Abu Hamza murió en 2010 junto al líder de al-Qaeda en Irak, al-Masri, en una operación conjunta entre soldados norteamericanos e iraquíes cerca de Tikrit. El nuevo  líder de la reconstituida organización yihadista pasa a ser Abu Bakr al Baghdadi quién no solo combate en Siria sino que con los refuerzos conseguidos en este País consigue tomar varias ciudades iraquíes autoproclamándose “Ibrahim, imam y califa de todos los musulmanes”. La toma de Mosul ha sido la operación más exitosa y la que le ha dado alas para pavonearse hasta el punto de atreverse a lanzar sus amenazas contra la principal superpotencia mundial, los Estados Unidos, asesinando brutalmente al periodista James Foley, grabando su decapitación y colgando el vídeo en el canal más popular de INTERNET, Youtube, si bien los propietarios de dicha red social ya han eliminado las imágenes dejando solamente la declaración del individuo que aparece junto al periodista, vestido enteramente de negro y con la cara y cabello tapados (solo se le ven los ojos); Foley aparece vestido de naranja, igual que los presos de la Base norteamericana de Guantánamo, dando a entender que están dispuestos a juzgar y sentenciar a los norteamericanos que detengan del mismo modo que los presos yihadistas encarcelados por los EEUU.

Aparte de los apoyos de islamistas occidentales cuentan con numerosos recursos materiales; el arsenal con el que cuentan es el que han ido consiguiendo a medida que avanzaban, conquista tras conquista, principalmente de fabricación norteamericana incautado a los sirios e iraquíes. Sus fondos superan los 2.000 millones de dólares gracias a donaciones de benefactores, sobre todo del Golfo Pérsico, rescates y robos tanto de vehículos de lujo que luego venden o se apropian como de camiones cisterna cargados de petróleo, apoyados por tribus y milicias locales cuyos jefes se convierten en “gobernadores” de las ciudades que conquistan en nombre del Estado Islámico y lo hacen por temor a sus violentos “patronos” o porque sencillamente les interesa al llevarse parte de los beneficios del expolio de la ciudad conquistada.

Algunos analistas creen que el pseudoejército del Estado Islámico proseguirá su avance por el Oriente Medio, de hecho, ya han comunicado que sus próximos objetivos serán Líbano y Jordania (se espera un enfrentamiento antes o después con los shiíes como ya lo hubo anteriormente después de la retirada norteamericana de Irak y durante la rebelión siria al enfrentarse al Gobierno shií de Al Asad); actualmente cuentan con un apoyo creciente de los grupos armados suníes con los que esperan conseguir su objetivo final: la conquista total de Irak, Siria, Líbano, Jordania, Palestina, Chipre, Kuwaqit e incluso Turquía (controlan las cuatro localidades fronterizas entre Siria y Turquía). Por ello resulta necesaria una operación militar conjunta de las Superpotencias (EEUU, Unión Europea, Rusia e incluso China y Japón cuyo papel contraterrorista en Asia puede resultar fundamental) como ha ocurrido en casos similares anteriores: con los talibanes en Afganistán y Pakistán, con los piratas somalíes en el Cuerno de África o contra los grupos yihadistas en Malí (Ansar Dine, MUYAO y AQMI).

La última acción del ISIS ha sido el asesinato y crucifixión de 18 personas, en Siria, acusadas de colaborar con el Régimen de Bashar al-Asad. Ha ocurrido en distintas ciudades y a la vista de todo el mundo, incluso han matado a un dirigente local del grupo Jabhat al-Nusrah (asociado a la red al-Qaeda), advirtiendo con ello a sus antiguos socios de la red terrorista comandada por Aymán al-Zawahirí que no pongan sus pies en el territorio controlado por el ISIS el cual se extiende por toda la franja occidental de Irak fronteriza con Siria y Jordania incluyendo el norte de Siria y la Provincia petrolera de Dayr az-Zawr (aunque el ejército sirio intenta controlar los pozos petrolíferos no pocos camiones cisternas caen en manos de los yihadistas); el Frente al-Nusrah, creado en 2012, busca la instauración de su propio califato lo que les ha enfrentado al ISIS al no ponerse de acuerdo en el control del territorio que iban conquistando pues han llegado a ser aliados. El ISIS domina ciudades importantes como Alepo en Siria y Faluya, Mosul y Tal Afar en Irak, gobernando mediante la política del terror imponiendo su particular visión de la Sharía o Ley Islámica decapitando a numerosos cristianos, incluyendo niños

Participa

Aporta información complementario o comenta el artículo

Selecciona un archivo

Licencia Creative Commons
RED SAFE WORLD por RSW se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.