Recomendaciones de uso de Internet

01.09.2017

Manual de buenas prácticas del internauta

ENRIQUE GARCÍA, desde Granada


El antivirus tiene que estar configurado para analizar el correo que recibas o emitas y también cualquier dispositivo que conectes a tu ordenador: un usb, disco duro o incluso una cámara fotográfica y más si tiene acceso directo a Internet, como las actuales, ya que su tarjeta es posible que haya pasado por algún ordenador infectado. El sistema operativo o el navegador que utilicemos habitualmente deberíamos actualizarlos también, con regularidad, adoptando así las medidas de seguridad recomendadas.

Incluso los fabricantes de ordenadores te dan la opción de abrir cuenta en sus webs y recibir actualizaciones de seguridad siempre que las haya; no lo dudes. Del mismo modo, todas las aplicaciones que suelas utilizar deben ser actualizadas regularmente. No te olvides de los plugins o aplicaciones de los navegadores y cuidado con los complementos que activas descargados de a saber que webs, puesto que algunos pudieran ser malware. Confía solo en las webs de descargas que analizan los productos que ofrecen. No creas que tu antivirus, y más si es gratuito, lo va a detectar todo; ni mucho menos. Por lo tanto, sé cauto en las páginas que visitas y no descargues nada de las webs que no te inspiren confianza.

Si accedes con regularidad, desde tu pc, a webs que te solicitan una contraseña, no la guardes en alguna carpeta de tu ordenador, sino que la apuntas en una libretita de las de toda la vida y la dejas a mano en tu despacho o estudio de tu casa (o donde tengas tu pc). Procura que no sea la misma contraseña para todas las webs, como hace tanta gente todavía hoy, porque si la averiguan tendrán acceso a todas tus cuentas. Y asegúrate de que la página a la que accedes es oficial y no una suplantación o phishing. Si alguna página te dice que contactes con un técnico que a su vez te pide tu contraseña desconfía porque ningún técnico pide jamás las claves tuyas personales, en todo caso te dice que la introduzcas tú mismo para hacer él las comprobaciones posteriores pertinentes. Si recibes un correo con un enlace sospechoso o de algún remitente desconocido no hagas clic; tampoco si es mensajería instantánea como WhatsApp o cualquier otro servicio. 

Solo accede si confías plenamente en ese enlace, pero no te confundas: no te digo si confías en quién te lo haya mandado sino en el enlace mismo ya que el amigo/a que te lo ha enviado pudiera también haber caído en la trampa y estar expandiendo, sin saberlo, ese malware al enviarlo a sus contactos y amigos. Lo mismo en las redes sociales. Ten en cuenta que los mensajes falsos lo que buscan es que creas en su contenido y cada vez los redactan más elaborados. Una de las últimas técnicas que utilizan es hacerte creer que te lo manda un amigo. Para ello previamente han accedido a tu agenda de contactos. Y te preguntarás ¿cómo es esto posible? Pues tan sencillo como que pases los mensajes esos en cadena, sí, los que te piden que se los envíes a varios amigos, con lo que el malware se hará con los contactos a los que envíes el mensaje. Ya has caído en la trampa. 

No hagas caso de esas historias que te alarman con que tal o cual cosa provoca cáncer, o que el Gobierno no ha informado de a saber qué amenaza, o de que si haces algo concreto pudiera dañarte de algún modo, ya que la mayoría son bulos de Internet, los conocidos "hoax". Esas informaciones pretenden hacerse con tus contactos para vender datos a empresas sobre gustos y preferencias de los internautas e invadir sus correos o servicios de mensajería con publicidad molesta y engañosa. Por lo tanto, si caes en la trampa y difundes dichos mensajes, flaco favor le haces a la Sociedad. Ten por seguro que las amenazas serias a la comunidad ciudadana serán los servicios de información y prensa los que lo comunicarán de inmediato así que no seas iluso y no te dejes engañar por los bulos de Internet similares a las antiguas leyendas urbanas, ¿te acuerdas? Como la de la chica de la curva y esas historias para no dormir.

Los correos de personas desconocidas no infectan por sí mismos sino los archivos ejecutables que llevan adjuntos (sobre todo no abras ninguno con la extensión .vbs, .exe. y .src si desconoces su origen, porque pudiera introducirte un gusano informático) así que no los ejecutes si desconoces su verdadera procedencia; y si provienen de algún amigo o contacto, pero no tenías previsto recibirlo, asegúrate de que te lo ha enviado él o ella antes de abrirlo. Si no conoces su origen, directamente a la papelera y elimínalos sin abrirlos. No por el hecho de leer el texto del correo sospechoso se va a infectar el dispositivo pero sí en el caso de que ejecutes o descargues el archivo que lleve adjunto.

Antes de subir una fotografía tuya, piensa que tipo de imagen es y si realmente te da igual que otros la vean. Es relativamente fácil hacerse con imágenes ajenas por parte de personas malintencionadas con un mínimo de conocimientos informáticos, aunque creas que la has enviado por un canal de confianza como puedan ser tus perfiles privados de redes sociales o servicios de mensajería instantánea. Por supuesto, nada de acceder a chats abiertos al público en general (no confundir con las webs de prensa o similares que te permiten comentar sus artículos; eso no es un chat y ahí sí puedes realizar los comentarios que quieras); pudieras, sin saberlo, introducir a través de esos chats un gusano informático en tu ordenador.

Debes aprender a utilizar el firewall o cortafuegos de tu pc para evitar que entren intrusos a través de alguna puerta que no sabes que tienes abierta por la que accederían a través de Internet o de tu conexión de banda ancha. Lo mejor, hasta que te lo configure un experto, es dejarlo con las características recomendadas por el fabricante.

No es mala idea, ni mucho menos, instalar en el pc un programa antiespía que evite el spam o publicidad molesta bloqueándola o que en tu navegación por Internet te redireccione, sin tú pedirlo, a una web diferente a la que pretendías acceder. Lo mejor es una suite de seguridad que tenga tanto antivirus como antispyware porque si instalas distintos programas de seguridad pudieran solaparse y no actuar de forma efectiva.

Con todo lo anterior, será complicado que infecten tu ordenador, aunque no imposible, desde luego. Si a pesar de lo recomendado ves que tu bandeja de correo saliente contiene emails que sabes que no enviaste, que navegando por Internet no cesa de aparecer publicidad molesta, que se te apaga el ordenador (o el móvil sin causa aparente) o sencillamente deja de funcionar, deberás confiar en algún experto que te lo chequee. Por cierto, no olvides aplicar estas mismas medidas a tu Smartphone, ya sea Android o iOS (ya sabes, el utilizado para los IPhone). Casi nadie instala un antivirus en su teléfono, lo que hoy en día resulta arriesgado porque llevamos pequeños ordenadores en el bolsillo. Los teléfonos deben también hacer copias de seguridad para volver a una fecha anterior al problema surgido, ser chequeados regularmente con un antivirus adaptado a la telefonía móvil, que también los hay gratuitos y muy buenos. 

Si nada de esto funciona, entonces recurrir a un reseteo total para devolverlo al momento en que salió de fábrica perdiendo todo el software y fotografías que tuviéramos en su memoria. Mucho cuidado con las imágenes y archivos que descargamos desde los teléfonos móviles a los ordenadores, y más si éstos son del trabajo, porque pudiéramos infectarlos sin darnos cuenta al estar ya nuestro teléfono contaminado.