Ranking de los Países más democráticos y los más autoritarios

09.10.2017

Solo hay 19 democracias plenas de 167 Países analizados y España es una de ellas

The Economist elabora desde 2006 el ranking de la democracia
The Economist elabora desde 2006 el ranking de la democracia

RSW-Barcelona

La crítica en prácticamente todo el Mundo hacia la represión policial española contra los votantes de un referéndum ilegal de independencia en Cataluña ha cuestionado la que hasta ahora se consideraba una de las democracias modélicas. 

Las imágenes de policías y guardias civiles golpeando a manifestantes han inundado los medios de comunicación y redes sociales pues nadie daba crédito a que algo así sucediera en un País como España, referente internacional de libertad y derechos ciudadanos. 

Por su parte, el Gobierno español se defiende diciendo que las Fuerzas de Seguridad han usado medios proporcionales a la violencia con la que eran recibidos los agentes cumpliendo la orden del Tribunal Constitucional de impedir, a toda costa, la celebración del referéndum. El Ministerio del Interior asegura que quiénes realmente están siendo asediados y vulnerados sus más elementales derechos son los agentes de policía y sus familias junto a los demás funcionarios españoles en Cataluña. 

En este sentido, también están circulando vídeos e imágenes que demuestran el acoso al que son sometidos muchos de quiénes simpatizan con el Estado español en el Principado (para los lectores de otros Países, como también se conoce a Cataluña). El Gobierno español considera que esos hechos son constitutivos de delito ya que atentan contra la convivencia ciudadana, lo que es impropio de un régimen democrático. 

Sin embargo, para el Gobierno catalán, los independentistas tan solo ejercen su derecho a expresarse, no viendo prácticamente violencia en ninguna de sus manifestaciones. Como vemos, unos acusan a otros de atentar contra la democracia, aunque de momento la partida la está ganando el Gobierno español que está siendo apoyado por la Unión Europea, incluso tras el tirón de orejas de Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea. 

Timmermans declaró públicamente que el uso de la fuerza debe ser la última opción en todo Régimen democrático para después echarle un capote al presidente español, Mariano Rajoy, diciendo que, en ocasiones, para defender precisamente el Estado de Derecho, debe echarse mano de las Fuerzas de Seguridad.

Movimientos independentistas no solo hay en España. Bélgica ha solucionado el problema transfiriendo muchas competencias que hasta ahora tenía asumidas el Gobierno Central a cada una de las nacionalidades que conforman el País, llegando a tener cada una su propia política exterior, distinta de la estatal. El Gobierno español concedió a los vascos autonomía fiscal lo que también reivindican los catalanes. No pocos analistas creen que probablemente el problema se solucionaría si tuvieran ese mismo detalle con Cataluña.

¿Cuál es el criterio principal que determina si un Gobierno actúa con autoritarismo o respetando la democracia?. En este último caso ¿Cuándo es legítimo el uso de la fuerza? Con casi toda seguridad, la corrupción es el elemento que destruye un Régimen democrático haciendo que acabe derivando hacia el autoritarismo como medio para que los gobernantes que se corrompen mantengan el poder. 

El grado de corrupción es el principal factor que determina un mayor o menor nivel democrático, pero hay otros a tener en cuenta.

El Gobierno español, antes que dar lugar a la pésima imagen que ha dado con cargas policiales incautando urnas (que no son droga ni armas), debiera haber ofrecido al Gobierno catalán una vía alternativa de diálogo y si éste se negara, entonces sí, proceder de forma contundente, pero contra el Gobierno de Cataluña por su cerrazón, no contra la ciudadanía.

Teniendo todo lo anterior en cuenta, valoremos el informe que el influyente periódico "The Economist" realizó estableciendo un ranking democrático en el que los primeros puestos corresponden a los que más garantías democráticas ofrecen y los últimos los que menos. Se entiende que según el puesto que se ocupe, el País en cuestión tendrá un mayor grado de libertades o de autoritarismo. No vamos a reseñar todos sino tan solo los que más libertades ofrecen y en contra los más autoritarios.

El departamento al que el periódico encargó el informe, redactó un formulario con 60 preguntas que trasladaron a los encuestados de todos los Países del Mundo, teniendo en cuenta los siguientes criterios:

- Elecciones y pluralismo

- Derechos y libertades civiles

- Presencia y/o influencia del Gobierno en las instituciones del País

- Participación del pueblo en la política

- Cultura política general

Según el resultado para cada País se le encuadra en uno de los cuatro tipos de Régimen de Gobierno:

- Democracia plena

- Democracia defectuosa

- Régimen mezcla de democracia y autoritarismo (Países que aparentan ser democracias cuando en realidad son dictaduras, pero con algunas libertades)

- Dictadura

Del estudio se desprende que Noruega es el País con mayores libertades del Mundo ya que destaca de forma sobresaliente en los cuatro aspectos analizados. La corrupción es casi inexistente, las entidades públicas funcionan de forma muy efectiva y con transparencia además de que la igualdad entre sexos está generalizada, sin apenas discriminaciones de ningún tipo.

Los Países nórdicos europeos son los más democráticos ya que Islandia y Suecia se colocan en el segundo y tercer puesto mientras que Dinamarca y Finlandia se encuentran también en el top 10 de la democracia mundial (5º y 9º puestos respectivamente). Nueva Zelanda es el cuarto País con mayores garantías democráticas y su vecina Australia cierra el top 10. 

En séptimo lugar está Irlanda, uno de los Países más modestos de la Unión Europea es, en cambio, uno de los mejores referentes democráticos, como lo es Suiza, que le sigue en el ranking.

España figura en el puesto 17º del ranking, si bien es cierto que alejado de los diez primeros, pero destacando muy notablemente con respecto a los siguientes. Tanto como se acusa a España de no permitir que una parte de su territorio se exprese libremente, resulta que es el aspecto en el que obtiene mejor nota, el de pluralismo y elecciones, estando a la altura de los Países más democráticos, como en garantía de los derechos civiles. Lo que hace que España no esté más arriba en el ranking es el mal funcionamiento de su Administración General y aun así se lleva un notable, pero bajo. Claro que el informe es de 2016 con lo que habrá que esperar al año próximo para comprobar si, a raíz de los recientes acontecimientos, España se mantiene entre las democracias plenas o pasa a engrosar las defectuosas. 

Desde luego nadie duda que España es una democracia plena pero tal vez el lector quede asombrado por saber que solo 19 Países de los 167 del Mundo son considerados como tales. Y aunque parezca algo más propio de otros tiempos para los habitantes de los Países más avanzados, se da la circunstancia de que hay nada menos que 51 dictaduras.

La que se lleva la palma es, como no, Corea del Norte, el País más hermético del Planeta. Le sigue Siria y debido a la guerra civil que lo desangra, aunque ya antes no era precisamente un ejemplo de libertad. A continuación está Chad, donde prácticamente no existen los derechos civiles como sucede en la República centroafricana o Guinea Ecuatorial, País éste último que fue Colonia española en el pasado y que desde su independencia ha ido de mal en peor.

La República Democrática del Congo solo tiene de democrática el nombre, nada más; por eso está entre las peores dictaduras del Mundo. Algunas de las Repúblicas ex-soviéticas se encuentran también entre los Regímenes más autoritarios como Turkmenistán, Tayikistán o Uzbekistán y al mismo nivel dictatorial Arabia Saudí donde las penas por delitos impuestas por los juzgados incluyen castigos físicos siendo además el cuarto País donde más penas de muerte se dictan. La libertad de expresión es nula, el sexo femenino sufre una gran discriminación castigándose tanto la homosexualidad como practicar una religión que no sea la islámica. Todos estos Países obtienen una calificación muy deficiente en cuanto a derechos y libertades de los ciudadanos.

En América la única dictadura es Cuba, pero sin ser tan carente de libertades como los Países anteriormente citados, aún son insuficientes los supuestos avances que dice estar llevando a cabo el Gobierno, quedándole mucho todavía para que se vislumbre siquiera algún atisbo democrático. Pero también Rusia está considerada una dictadura y a pesar de sus avances económicos Vietnam opta igualmente por ese tipo de Gobierno.

En Hispanoamérica, la única democracia plena (como España), es Uruguay, en el puesto 19º, tan solo dos por debajo de España, y tal vez también sorprenda el dato de que es, junto con Canadá, una de las dos únicas de América pues los Estados Unidos, que presume de ser abanderado de la democracia, está considerado por el informe como una democracia defectuosa, como Japón e Italia. Los criterios para que una democracia plena pase a ser defectuosa son gobernabilidad complicada en alguno de sus territorios y bajo nivel de cultura o participación política. España solo está 0,32 puntos por encima de los Estados Unidos en calidad democrática. 

Canadá está en el sexto lugar y nos vamos a parar en este País modélico de libertades ciudadanas porque los independentistas catalanes utilizan como referente uno de sus territorios, Quebec, que votó en referéndum por su futuro, lo que autorizó el Gobierno de Montreal, si bien en su caso ganó el no a la independencia por muy estrecho margen, por lo que continúan dentro del Estado. Pero eso fue en 1995; desde entonces los separatistas no han solicitado un nuevo referéndum. 

Canadá, uno de los Países más democráticos del Mundo, pudiera ser la clave para la cuestión catalana 

Hace más de 20 años que no se organiza un referéndum en Quebec
Hace más de 20 años que no se organiza un referéndum en Quebec

¿Cómo ha conseguido el Gobierno canadiense, unos de los Países más democráticos del Mundo, que se les pase a los separatistas de Quebec las ganas de independizarse? Pues con la promulgación de la Ley Federal de Claridad.

La Ley de Claridad canadiense contempla que, en el caso de que se organizara un nuevo referéndum, al pueblo de Quebec o cualquier otro se le haría una pregunta bien clara que no dejara lugar a dudas sobre el futuro de la Provincia, lo que no han hecho los separatistas catalanes pues son más las sombras que los claros sobre qué sucedería después de una hipotética independencia de Cataluña. 

Nadie tiene claro cómo despegaría ese nuevo Estado catalán sin apoyos internacionales y con toda su actividad bloqueada al encontrarse en una situación de total incertidumbre. 

El Gobierno canadiense, en cambio, obliga a que si saliera el sí a la independencia debería ser respaldado por una "supermayoría" (por ejemplo, los tres quintos necesarios en el Parlamento Nacional español para aprobar una reforma constitucional sería suficiente, un 60% de los votantes) ya que se trata de una decisión trascendental que debe ser tomada, en un sentido u otro, por una gran mayoría y no por una mayoría mínima que solo diera lugar a fractura social al surgir dos bandos irreconciliables con el claro conflicto que acarrearía.

Se le debe explicar a los votantes, continuando con la Ley de Claridad canadiense, lo que sucedería después de la declaración de independencia, de forma concisa y detallada, para que sean conscientes de todos los problemas que habría que resolver y de las incomodidades para la ciudadanía que dicha problemática les acarrearía.

Por último, la Ley de Claridad canadiense contempla que si en el referéndum de independencia en Quebec, hay comarcas que no quieren dicha emancipación, seguirían siendo parte del Estado. Trasladado a Cataluña, significaría que, si en alguna de las circunscripciones electorales saliera el "no a la independencia", seguiría siendo parte del Estado español, lo que no aceptan los independentistas que opinan que todo el Principado ha de correr la misma suerte. 

Se da la circunstancia de que en Barcelona, por ejemplo (sucede en otras ciudades catalanas también), más de la mitad de la población votó en las últimas elecciones a formaciones contrarias a la independencia: ¿aceptarían los separatistas que su capital quisiera seguir siendo parte del Estado español? Si abogan por que se les permita decidir su futuro libremente no aceptando que el pueblo español lo haga por ellos, ¿no sería igual de legítimo que una ciudad catalana, con su propio censo electoral, no quisiera formar parte de ese futuro Estado catalán? 

Los canadienses lo tienen claro: antes que un Quebec reducido en su tamaño y por lo tanto con escasos recursos, prefieren seguir como están, con un Gobierno autónomo amplio que permite una alto nivel de vida. Por eso no han vuelto a reivindicar la independencia en más de veinte años. Por su parte, el Gobierno canadiense ha sabido apaciguar a los independentistas reconociendo a Quebec como "Nación dentro de un Canadá unido". Estos gestos tienen más importancia de la que parece: ¿sería mala idea que el Gobierno español reconociera formalmente a Cataluña, Euskadi y Galicia como Naciones dentro de la Unidad de España?