Putin acusado de ataque cibernético durante las elecciones USA

11.01.2017

Un informe de 25 páginas de las principales Agencias de Inteligencia de los Estados Unidos (la Agencia de Seguridad Nacional, la CIA y el FBI) desvela una investigación en torno a un posible ciberataque a la web del Partido Demócrata consistente en atacar a Hillary Clinton para influir así en la elección de Donald Trump calificándolo de "caza de brujas" de sus oponentes. Sin embargo, el presidente electo ha negado que esa posibilidad afectara al resultado de las elecciones, pero sí ha accedido a crear un equipo especial para que investigue el asunto. Por su parte, el Gobierno ruso ha denegado su posible influencia cibernética en Internet para influir en los electores desacreditando a Clinton.

El documento, denominado "Evaluación de las actividades e intenciones rusas en las recientes elecciones en los Estados Unidos: El proceso analítico y las acciones cibernéticas", fue presentado tanto al presidente saliente como a Donald Trump y en el mismo se indica que hackers rusos, autodenominados "The Dukes" robaron información confidencial de los recursos web del Partido Demócrata para denigrar a Hillary Clinton. Incluso los famosos correos electrónicos que tantos problemas le supusieron a la candidata demócrata se dijo que habían sido filtrados por hackers rusos y enviados a WikiLeaks aunque Julian Assange desmiente que la fuente de esa información haya sido Rusia. Sin embargo, los servicios secretos de Estados Unidos ya han identificado a los agentes rusos que facilitaron los correos de Hillary Clinton.

Trump ha declarado que piensa nombrar a un equipo para que le elabore un plan de defensa cibernética en los próximos tres meses. Y es que la CNN ha publicado que el informe de Inteligencia también incluye que los hackers rusos tienen información delicada del propio Trump como sus contactos con agentes rusos durante la campaña electoral o imágenes del ya presidente con prostitutas en un Hotel de Moscú en 2013. El Kremlin ha comunicado que todo es un bulo y de hecho uno de los periódicos que ha publicado la noticia, The New York Times, ha dejado claro que la veracidad de la noticia no ha podido comprobarse.

El Gobierno ruso no considera justas las sanciones económicas a su País por parte del Senado de los Estados Unidos en respuesta al hackeo de los servidores de correo de la candidata demócrata para obtener información confidencial que le perjudicara de hacerse pública. Rusia reitera que no han realizado ningún ataque cibernético. Incluso Trump ha llegado a darle la razón a Putin y a burlarse de los servicios de Inteligencia norteamericanos aunque dice que respeta su trabajo pero que el documento sobre el posible hackeo no tiene fundamento. Con esas burlas hacia el aparato de Inteligencia actual, Trump justificará la necesidad de un cambio en la dirección de la estructura de espionaje e investigación.

Según la CNN, la investigación iniciada por el FBI se basa en fuentes rusas de un ex-agente de espionaje británico que ha traspasado la información obtenida a la CIA. En el informe facilitado a los dos presidentes y que conocen también los líderes del Congreso y el Senado, cuyo contenido ha sido publicado por varios medios de prensa, se dice que algunos altos cargos rusos celebraron el triunfo de Trump y avisa de que Rusia pretende utilizar el mismo método para influir sobre otros presidentes de distintos Países: hackear a los principales partidos en procesos electorales favoreciendo al más propenso a inclinarse hacia Rusia o si ninguno simpatiza con las posturas de Putin presionar a unos y otros con la información delicada obtenida. Publicar parte de dicha información en medios conocidos para que los Gobiernos a los que se presiona vean que van en serio. Influenciar en los votantes inundando Internet con mensajes a favor o en contra de un partidario u otro.

El dato que más preocupa del informe es la posibilidad de que los hackers rusos pudieran haber accedido a las Juntas Electorales porque ello les permitiría manipular los votos.

Hillary Clinton tiene claro que tanto la investigación del FBI en plena campaña, de la que quedó exonerada (por segunda vez) como este nuevo dato de la posible manipulación por parte de hackers rusos es lo que supuso su derrota electoral. El caso es que en número de votos Clinton ganó con casi 900.000 votos más que Trump pero no en votos del Colegio Electoral; cada Estado queda representado por un número de votos simbólico en base a su importancia con respecto al total de la Nación. En total son 538 votos electorales por lo que se necesitan 270 para ganar las elecciones y Trump obtuvo 306.