Los atentados de Barcelona y Cambrils

19.08.2017

Las Fuerzas de Seguridad siguen buscando al principal sospechoso de conducir la furgoneta que atropelló a las víctimas en Las Ramblas.


RSW, Barcelona

Lazo negro de luto por Barcelona
Lazo negro de luto por Barcelona

Barcelona ha sido castigada por la sinrazón terrorista. La Plaza de la Boquería, repleta de turistas, fue escenario de un atroz crimen contra quiénes lo único que deseaban era disfrutar de las excelencias de la Ciudad Condal en sus vacaciones, trabajar en los numerosos comercios de la zona o vivir su vida de forma pacífica. 14 personas han resultado muertas y 126 heridas en el peor ataque yihadista sufrido por el pueblo español desde el 11-M (2004). Los fallecidos son cuatro ciudadanos españoles, dos italianos, dos mujeres portuguesas, un estadounidense y una mujer belga.

Younes Abouyaaqoub, el terrorista huido del atentado en Barcelona
Younes Abouyaaqoub, el terrorista huido del atentado en Barcelona

El terrorista Younes Abouyaaqoub sigue en paradero desconocido, el único miembro de la célula que continúa huido. Uno de los doce yihadistas que planificaron castigar a España, no se sabe por qué pues se trata del País que les daba sustento. Pero no es necesario averiguar el motivo, ya que probablemente no lo haya pues prácticamente todos los actos terroristas carecen de justificación. Barcelona es una de las ciudades que más turistas reciben del Mundo en temporada estival, con lo que se convierte en un objetivo de primer orden para los yihadistas. De hecho, los heridos son de 34 nacionalidades distintas y en torno a Las Ramblas hay más de 50 hoteles.

Cinco de los terroristas serían abatidos por la excepcional Policía de Cataluña, los Mossos d'Esquadra, librando a la ciudadanía de un mal mayor. Otros tres son los de la explosión de un chalé en la localidad de Alcanar donde permanecían, se cree, preparando explosivos caseros; de hecho, la vivienda estalló por los aires creyendo en un principio la Policía que se debía a una explosión fortuita de gas pero comprobándose después su vínculo con el atentado. En la casa murieron dos terroristas (uno de ellos pudiera ser un imam, lo que aun se está comprobando), con casi toda seguridad manipulando explosivos que pretendían usar en el atentado; el único superviviente tiene nacionalidad española, nacido en Melilla. Hay otros tres detenidos más en Ripoll.

El huido, Younes, es quién conducía la furgoneta que arrolló a los viandantes en las Ramblas de Barcelona, o al menos es la teoría que maneja la Policía catalana por las informaciones que van recibiendo de distintas fuentes y las pesquisas que continúan realizando. Parece que se alquiló una segunda furgoneta en el municipio de Vic (Barcelona) que no llegó a ser utilizada. 

Pero no contentos con el horror desatado en Barcelona, en otra Provincia, Tarragona, en la localidad costera de Cambrils, intentaron una segunda matanza. Hirieron a varios transeúntes, acuchillándoles en mitad de la calle mientras huían. Sin duda, terroristas suicidas puesto que de no ser así sencillamente habrían huido y no que se entretuvieron en agredir a las personas que encontraban a su paso, esperando el enfrentamiento con la Policía. Cuando fueron interceptados por un control policial, cuatro de los cinco ocupantes del vehículo en el que se desplazaban serían tiroteados por los agentes al hacer caso omiso de las advertencias y llevar consigo lo que parecían chalecos explosivos; después se comprobarían que eran falsos. Otro de los yihadistas huiría a pie, hiriendo a una mujer en la cara con un arma blanca, antes de ser abatido también por la Policía.

Toda España es Barcelona. Las Ramblas volverán a ser de todos 

Felipe VI, rey de España

El terrorismo no ha conseguido su objetivo de amedrentar a España, volcándose todo el País con Cataluña; hacia la Plaza de Cataluña, en Barcelona, se desplazaron las principales autoridades del Estado, acompañando a las catalanas y autoridades locales en tan dramático momento. Tanto en Barcelona como en casi todas las ciudades españolas se organizó un minuto de silencio para recordar a las víctimas y en la manifestación de repulsa se han hecho ya famosas las consignas "No tenemos miedo" y "Daesh, no por tenim" (en catalán, "Daesh no tenemos miedo").

La joven artista catalana Selva Aparicio se ha hecho conocida por idear una original muestra de condolencia por las víctimas que ha sido respaldada, de modo espontáneo, por numerosas personas que veían lo emotivo de la iniciativa: señalaron el trayecto de la furgoneta que atropelló a las víctimas con folios blancos y grafito con el que grababan el relieve de las baldosas. De este modo, todos recuerdan lo sucedido, comenzando en el mosaico de Joan Miró, donde paró la furgoneta al no poder seguir más, bajando el conductor y huyendo. Muchos de los partícipes de la idea de Selva han escrito en los folios dedicatorias de ánimo para las víctimas, en especial para las doce que aún luchan por sobrevivir en los Hospitales, en estado crítico. Al final contabilizaron 1744 folios hasta la fuente de Canaletas, donde se inició el macabro trayecto de casi 400 metros de los 1.200 de la alameda y que suele ser lugar de encuentro para celebrar alegrías deportivas, no amarguras (es donde se juntan los aficionados del F. C. Barcelona para festejar sus grandes éxitos). Allí, los hombres y mujeres que han colocado los folios y señalado el "zigzag" de la furgoneta del terror se han abrazado emocionados y gritando "No tenemos miedo". En esa fuente pueden verse flores, velas y animales de peluche (por los niños que han sido víctimas también del ataque). También la comunidad musulmana ha querido dejar claro a sus conciudadanos que están con ellos, como barceloneses que son también, concentrándose en señar de repulsa en la Fuente de Canaletas. El acto ha sido organizado por el Centro Cultural Islámico Catalán. 

Las Ramblas se han abierto a los peatones este mismo sábado, dos días después del atentado, pero no a los vehículos. Llama poderosamente la atención, para quiénes conocemos este hermoso paseo de Barcelona, el encontrar las floristerías cerradas, siendo como son una señal característica de la famosa calle. También permanece cerrado el Mercado de la Boquería, donde culminó el trayecto de pesadilla de la furgoneta. El autobús que recoge a los turistas a quienes deja en la Plaza de Cataluña se ha reanudado en estas horas (tarde del sábado).

Vista de Las Ramblas
Vista de Las Ramblas

En las Ramblas podemos admirar sus impresionantes monumentos: el Teatro Liceu, el Museo de Cera, el Monumento a Cristóbal Colón o el mencionado Mercado de la Boquería, de estilo modernista. Son tantas las tiendas y bares de las Ramblas que podemos encontrar de todo y las estatuas humanas nos sorprenderán; sin duda, las más logradas del Mundo. Un cuarto de millón de viandantes soporta Las Ramblas a diario de tantos como quieren admirarlas y hacerse fotos. Todo este arte urbano y arquitectónico sin parangón es lo que los terroristas pretendían destruir, minando el ánimo de los barceloneses. Pero no han podido, como demostraron concentrándose una impresionante multitud en la Plaza de Cataluña en el minuto de silencio que nos sobrecogió a todos los que tengamos sangre en las venas, al igual que el grito reiterativo posterior: "No tenim por". Y ciertamente, en Barcelona no tenemos miedo; la línea de metro se ha reanudado y la ciudad vuelve a su trasiego habitual.

La investigación en torno a los atentados sigue abierta

Aunque se dijo que el conductor de la furgoneta pudo ser Moussa Oukabir, de 17 años, hermano de Driss Oukabir, de 28 años, el primer detenido, después se ha sabido que no fue así. Moussa fue uno de los abatidos en Cambrils. Todos los miembros dela célula terrorista residían entre las localidades de Ripoll y Ribes de Freser y carecían de antecedentes de radicalización. Se cree que eran liderados por un imam radicalizado, uno de los que murieron en la explosión del chalé donde residían (era una vivienda embargada, que estaba vacía, en la que se introdujeron de forma ilícita). Al morir su jefe pudo precipitarse la acción que tenían planificada pues al quedarse sin explosivos decidieran actuar de todos modos, atropellando y acuchillando a cuantos encontraran a su paso.

El principal sospechoso de conducir la furgoneta y atropellar a las víctimas en Barcelona es Younes Abouyaaqoub, un súbdito marroquí de 22 años y también vecino de Ripoll. Otro de los detenidos es Salah el Karib, amigo de los anteriores. Los investigadores policiales sospechan que Younes huyó en un vehículo robado que fue el que se saltó el control policial en Esplugas de Llogregat, atropellando a una agente. El propietario del vehículo apareció posteriormente en el mismo, muerto, en la localidad de Sant Just Desvern, por lo que se cree que el terrorista le asesinó al abandonar el vehículo. Si se confirma esta hipótesis, hablaríamos de la víctima número 15 del atentado.

A pesar del ataque, el Gobierno español considera que el actual nivel de alerta terrorista es adecuado; no en vano ha permitido la detención de 203 yihadistas en los últimos años. Lo que sí harán será reforzar los dispositivos de seguridad. Por su parte, los Mossos de d'Esquadra no dan por terminada aun la operación, esperándose más detenidos en los próximos días.

La prevención es la mejor herramienta contra el terrorismo

Las agencias de viajes y Hoteles no creen que se registre una disminución de turistas a raíz del atentado, pero en otras ciudades castigadas por el terrorismo como París, Bruselas o Estambul sí se ha comprobado un descenso importante. De ahí el que se requiera un esfuerzo conjunto de todas las administraciones y empresas del sector para transmitir tranquilidad y seguridad. Por ello aumentará la vigilancia policial y se restringirá el acceso a determinadas zonas portando mochilas. 

De todo atentado debe sacarse algo que sea útil para evitar nuevos ataques, por lo que no se entiende como el Ayuntamiento de Barcelona prescindió de colocar bolardos en los accesos a Las Ramblas. Ya hubo atentados recientes en otras ciudades europeas, con el mismo modus operandi de un vehículo pesado atropellando viandantes desde lo que se recomendaba que se colocaran esos obstáculos impidiendo el paso de vehículso a calles peatonales muy concurridas. La prevención es la mejor arma contra el terrorismo y ahora sí, parece que muchos Ayuntamientos se están decidiendo por colocar estas "defensas" (pudieran ser incluso macetones grandes que frenen cualquier posible ataque con vehículo). No se deben utilizar los agentes para impedir el acceso de vehículos a estas zonas porque un terrorista hará caso omiso del "alto" policial, acelerando incluso. Los agentes deben, en todo caso, patrullar la calle observando cualquier movimiento sospechoso y situarse en los accesos, tras las defensas de hormigón, para identificar a cualquier persona que pretenda acceder con mochila (o equipaje similar) o bien se comporte de modo extraño.