La cultura del arma de fuego: diferencias entre USA y España

06.11.2017

Mientras en España se debate si los policías locales deben tener armas largas, en EEUU los ciudadanos pueden poseer cuantas quieran

JOSÉ ÁLVAREZ

La tasa de homicidios en Estados Unidos es quince veces superior a la de España y, sin embargo, nadie se plantea en la gran superpotencia regular el uso de armas de fuego. Se habla de ello, el debate está en la Sociedad, pero no llega al Capitolio porque saben que no tendría futuro. Incluso cuando el anterior presidente Barack Obama dijo que lo intentaría, lo único que consiguió fue favorecer la venta de más armas ya que la ciudadanía, temerosa de que se le prohibiera adquirirlas, compró armas semiautomáticas en una cantidad pasmosa.

En EEUU existe una verdadera cultura del arma de fuego
En EEUU existe una verdadera cultura del arma de fuego

La cultura del arma de fuego en Estados Unidos

Son cientos de millones las armas que circulan por el País, pero no todos las poseen, lo que significa que muchas personas acumulan armas poseyendo verdaderos arsenales. De hecho, tan solo el 3% de la población acapara la mitad de todas las armas que hay en los Estados Unidos. Con una población de 321 millones de habitantes, hablamos de casi diez millones que tienen unos 145-150 millones de armas.

Pudiéramos pensar que, con tanto género, las empresas que venden armamento no harán negocio ya que hay mucha competencia; de hecho, la licencia de venta es muy barata. Pero nunca ha sido un mal negocio aunque resulta más rentable el mercado de los accesorios, los llamados "bump stocks". Estos complementos son los que, entre otras capacidades, pueden convertir un arma semiautomática (legal en Estados Unidos) en automática (cuya venta es ilegal) así que el Congreso se plantea introducirlo como debate a propuesta de la influyente Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), que cuenta con cinco millones de socios. Esta entidad es la que más presiona al Gobierno para que mantenga el derecho ciudadano, contemplado en la Constitución de EEUU, de portar armas, pero admite que los accesorios debieran regularse, ya que el arma en sí no es peligrosa, según dicen, sino lo que se le añade. La NRA es tan influyente que su apoyo al puesto de Gobernador de los Estados con más amantes de las armas resulta crucial.

El asesino de Las Vegas, Stephen Paddock, acumuló 47 armas de fuego que tenía repartidas entre sus dos residencias en las localidades de Mesquite y Reno (Nevada). Además, en su vehículo, estacionado cerca del Hotel (desde el que disparó a los asistentes al concierto de country que se celebraba al lado, matando a 58 personas), encontraron 22 kilos de explosivos y cerca de 1.600 balas.

El ISIS llegaría a decir que Paddock era uno de sus muyahidines, pero no hay nada que le vincule con la organización yihadista, lo que indica que muchos de los atentados cometidos por "lobos solitarios", que después reivindica el ISIS o al-Qaeda, en realidad son obra de sociópatas sin relación con el yihadismo. Razón de más para regular, de una vez por todas, la adquisición de armas de fuego.

En los Estados Unidos, cada Estado tiene su propia regulación de armas de fuego (si la tiene). 

Se dan casos surrealistas, que parecen sacados de películas del Oeste, como el del Estado de Georgia, en el que se aprobó una ley estatal por la que cualquier ciudadano puede llevar su arma de fuego consigo y utilizarla si es amenazado por alguien que también porte un arma de fuego o porque tema por su vida.

En casi todo el País, lo único que tiene que hacer quién quiera adquirir un arma es rellenar un formulario, presentar un certificado de antecedentes penales y un carné de identidad (allí no existe como tal por lo que presentan el carné de conducir o tarjeta de seguridad social) que acredite que es mayor de edad. El formulario incluye un test psicotécnico, pero son tan solo unas preguntas absurdas a las que simplemente se responde lo que resulta lógico responder. Por ejemplo, si la pregunta es "¿Cree que todo el Mundo está contra usted? Con responder "no" y al resto de preguntas similares lo mismo, se pasa el test. No pocos asesinos en serie de los que después se comprobó que padecían serios trastornos de la personalidad, superaron ese test absurdo sin problemas.

La 2ª Enmienda es sagrada para los simpatizantes de las armas
La 2ª Enmienda es sagrada para los simpatizantes de las armas

Pero luego hay otros Estados donde las restricciones son mucho más serias, como Nueva York y California o ciudades como Chicago y sin embargo la tasa de homicidios por armas de fuego es elevadísima. Los CDC nos indican que en 2016 el índice de homicidios por armas de fuego en todo el País aumentó a 12/100.000 habitantes. Para que el lector se haga una idea, en España es de 0,2/100.000 habitantes. La tasa de homicidios de todo tipo (tanto con armas de fuego como por otros medios) es en el Mundo de 8/100.000 h

La famosa Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos dice que todo ciudadano tiene el derecho de poseer y portar armas. 

Diferencias entre EEUU y España en cuanto a las armas

En Estados Unidos hay toda una cultura del arma de fuego que no existe en España. En la Península Ibérica es inconcebible imaginar que cada casa poseyera un arma de fuego, resultaría incluso escandaloso. La ciudadanía no quiere saber nada de ese asunto dejándolo en manos de las Fuerzas de Seguridad y manteniéndose alejada de todo lo que suene a pistolas y fusiles. Como mucho, los cazadores en España son los que más se acercarían a esa filosofía del arma que se vive en los Estados Unidos. En EEUU alegan legítima defensa si alguien entra en su hogar portando un arma y los moradores le disparan matándole; no pasa nada, en efecto, protegían a su familia y propiedades. En España el dueño de la casa tendría que explicar primero que hacía con un arma en su casa mientras que, en Estados Unidos, los padres enseñan a sus hijos, siendo todavía niños, a usar las armas yéndose al campo o a una galería a practicar.

Es tal la diferencia entre España y Estados Unidos que incluso los Cuerpos de Policía Local en España no tienen autorizado el uso de armas largas, lo que resulta impensable en Estados Unidos. La verdad es que la medida en España no se entiende en un País en alerta contraterrorista 4 (de un máximo de 5) por lo que se está revisando.

Lo que sí se ha observado en los últimos años en España es un notable aumento del uso de armas detonadoras entre los delincuentes que las manipulan para que puedan disparar munición real. Debido a esta incidencia, el Ministerio del Interior de España ha decidido regular la adquisición, tenencia y uso de pistolas y revólveres detonadores. Ahora mismo, para comprar una de estas armas solo hay que acreditar la mayoría de edad. El Ministerio lo que contempla es que solo se puedan usar para actividades deportivas/recreativas, adiestramiento canino profesional, espectáculos públicos y rodajes de películas o teatro; también como pieza de coleccionismo. 

Antes se podían vender en todo tipo de establecimientos; a partir de la entrada en vigor de la nueva regulación, solo en establecimientos y armerías autorizados. 

Hablamos de las armas de fogueo que suelen fabricarse en polímero y aunque no tiene proyectil sí pólvora por lo que igualmente debe usarse con precaución. Pero el problema no es es, sino que son prácticamente idénticas a las armas reales con lo que si se las manipula pudieran ser utilizadas como tales, con proyectiles. Incluso las hay de doble acción. Lo que la Ley española contempla es que estas armas no se porten sin necesidad (o sea, fuera de un recinto donde se usen por la razón que sea, por ejemplo, una feria) o que se utilicen de manera negligente o temeraria. Pero todo eso cambiará con la nueva regulación para hacer complicarle a los delincuentes que las adquieran fácilmente y manipulen para convertirlas en armas reales.