La crisis de Qatar

20.07.2017

ROSA FLORES

El Emirato de Qatar se ha convertido en un Estado disidente entre sus poderosos vecinos de Oriente Medio, con los que se había comprometido a no apoyar económicamente a los movimientos de oposición en esos Países, en especial "Hermanos Musulmanes". La cadena CNN ha publicado unos acuerdos secretos que firmó con las monarquías de Arabia Saudí y Kuwait en 2013, de romper relaciones diplomáticas con la República Islámica de Irán y cerrar la cadena de televisión árabe más conocida del Mundo: Al Jazeera. Pero Qatar no clausuró la cadena, que se ha hecho eco de las protestas de grupos opositores en Egipto y Bahréin. Los qataríes aducen que Arabia Saudí, junto a los Emiratos Árabes Unidos, han tramado para desestabilizar Qatar desde dentro, incluido un boicot comercial, por lo que consideran que son ellos los que han incumplido el acuerdo. Para justificar dicho bloqueo los Gobiernos saudí, kuwaití y de los Emiratos de Bahréin y Abu Dhabi, alegan que Qatar financia a grupos terroristas como Hezbollah y el ISIS.

El cinco de julio le volverían a dar una segunda oportunidad a Qatar para normalizar las relaciones diplomáticas exigiéndole un compromiso serio y visible de lucha contra el terrorismo evitando que su territorio se convierta en refugio de grupos yihadistas y dejar de lanzar diatribas que incitan a la confrontación en el interior de sus Países vecinos, desde la cadena Al Jazeera. Sin embargo, los Países firmantes de esta última propuesta de reconciliación, que se reunieron en El Cairo, desde donde lanzaron su oferta a Qatar, ya han dicho que si el emirato se niega a cerrar Al Jazeera pero acepta el resto de compromisos, están dispuestos a dialogar. Mientras tanto, desde Emiratos Árabes Unidos se lanzó un ataque cibernético contra webs qataríes, como la Agencia de Noticias oficial de Qatar (QNA), según el periódico The Washington Post, lo que ha negado el Gobierno de Emiratos pero calificado como ataque ciberterrorista por Qatar. El ataque consistió en colgar unas supuestas declaraciones del emir de Qatar en la web de su propia agencia oficial de noticias en las que alababa a la organización terrorista Hamas y a la República Islámica de Irán. Además, la web de la cadena Al Jazeera también sería crackeada por piratas informáticos. Por su parte, Qatar denuncia la presión de Emiratos Árabes Unidos para impedir que se celebre el Mundial de fútbol de 2022 en su territorio. Emiratos también niega esta acusación, pero sí pide que la comunidad internacional intervenga porque considera probada la relación de Qatar con el terrorismo, lo cual debiera preocupar al Mundo entero porque Qatar tiene 300 mil millones de dólares en reservas dando a entender que el financiamiento de esas organizaciones extremistas pudiera ser inagotable. El Gobierno qatarí ha pedido ayuda, a su vez, a los Estados Unidos para que intervenga recordando a Washington su compromiso firme de lucha contra el terrorismo internacional. De hecho, el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, estuvo recientemente en Doha. También el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, ha realizado una gira por los Países de la zona, incluyendo Qatar. No en vano, Arabia Saudí y Qatar son sus principales clientes en las ventas de equipos militares franceses además del abastecimiento de gas a Francia desde Qatar. Estados Unidos también están preocupados porque todos estos Países enfrentados son aliados suyos, pero además la hiperpotencia norteamericana posee su mayor base militar en Oriente Medio precisamente en Qatar, cerca de la capital, con 9.000 soldados: la Jefatura del Comando Central de Estados Unidos que se ocupa de sus intereses en el Océano Índico y el Golfo Pérsico, de donde salen los aviones que bombardean al ISIS en Siria e Irak. La diplomacia qatarí, para demostrar su compromiso internacional contra el terrorismo, ha comunicado que su País ha sido el primero en firmar un acuerdo antiterrorista con los Estados Unidos, lo que no cuadra con las acusaciones de ser un Estado colaborador del extremismo.

Sin embargo, el boicot continúa por lo que Qatar ya ha buscado una vía alternativa para exportar sus productos, a través de Irán y Turquía, los dos Países con los que el cuarteto anti-Qatar quieren que rompa relaciones. Qatar hará todo lo contrario: potenciará esas relaciones incrementando la producción de gas natural en el yacimiento que explota junto a Irán y Francia, el más grande del Mundo. Los saudíes creyeron que si denunciaban a Qatar como Estado financiador del terrorismo la ONU y las grandes potencias del Mundo dejarían de comerciar con ellos, pero no ha sido así. Entre otros motivos porque los saudíes tienen también que dar muchas explicaciones al respecto pues su política antiterrorista es muy ambigua. El caso es que Qatar ha salvado el boicot importando los productos que necesita de Irán y Turquía, para alimentar a sus 2,7 millones de habitantes. Antes el 40% de esos alimentos se importaban de Arabia Saudí, ya que Qatar está unida a la Península Arábiga por un apéndice de tierra que hace frontera con ese País por tierra. Por lo tanto, la presión de Riad para evitar que Doha siguiera relacionándose con Teherán, creyendo que al cerrar la frontera terrestre cedería, ha conseguido justo lo contrario: potenciar esa relación. De hecho, Irán mantiene a efectivos de su Guardia Revolucionaria en Qatar y este País se comunica con los iraníes por mar. El cemento para las construcciones previstas para el Mundial de Fútbol de 2022 procedía de Emiratos Árabes Unidos, pero a raíz del boicot ahora se importa de Omar. Es muy improbable que con las enormes inversiones que Qatar hace por todo el Mundo, se le haga ningún boicot; por ejemplo, en Londres son propietarios de las famosas galerías Harrods. Por otro lado, el boicot del cuarteto anti-Qatar no ha conseguido un bloqueo marítimo total por lo que Qatar sigue exportando su enorme producción de gas sin problemas. 

Grandes multinacionales de España también viven preocupadas la crisis en Oriente Medio porque las inversiones qataríes mantienen negocios conjuntos con estas empresas españolas y a nadie le gusta que le digan que uno de sus socios pudiera colaborar con el terrorismo. La constructora ACS, una de las más grandes del sector a escala mundial y la compañía eléctrica Iberdrola, también una de las más importantes del Mundo, mantienen sendos negocios con el Fondo Soberano de Qatar, que es el que gestiona todas las inversiones del emirato en el exterior; Iberdrola está participada en un 9,5% por Qatar. La empresa inmobiliaria española Colonial está participada en un 11,7% por Qatar y hablamos de una compañía que posee 866.000 metros cuadrados de oficinas en alquiler en el centro de Madrid, Barcelona y París. IAG -el holding hispanobritánico formado por British Airwyas, Iberia, Vueling y Aer Lingus-, está participado en más de un 20% por Qatar Airways. La firma española "El Corte Inglés", líder en Europa del sector de grandes almacenes, tiene participado también un 12% de su capital por Qatar. Hasta la Champions League, la más importante del Mundo de este deporte, corre peligro con la crisis de Oriente Medio. MEDIAPRO es la compañía que había conseguido la adjudicación de los derechos de retransmisión de los partidos por televisión para España, pero el dinero que puso, más de 1.100 millones de euros, los aportó Al Jazeera. La empresa editorial PRISA también ha sido participada en un 10% por Qatar. A su vez, España es el séptimo exportador europeo a Qatar y tenía previstas importantes inversiones en infraestructuras públicas con motivo del Mundial de Fútbol de 2022, pero ahora mismo han quedado en suspenso hasta ver cómo se resuelve la crisis.

Pero a pesar de tan formidable fuerza en contra, la alianza de las poderosas petromonarquías contra un pequeño País pero inmensamene rico, al que acusan nada menos que de ser el principal refugio terrorista del Mundo, colaborando no solo con Hamas, Hezbolá y el ISIS sino también con la red al-Qaeda, otorgando a alguno de sus miembros la nacionalidad qatarí para mayor protección. Pero sin presentar pruebas contundentes que lo demuestren puede decirse que de momento Qatar está ganando el pulso ya que el influyente cuarteto anti-Qatar no se ha salido con la suya. En esta ocasión, David ha ganado a Goliat....de momento.


Puedes aportar datos complementarios o comentar el artículo, si lo deseas