España en EUNAVFOR

18.02.2017

De nuevo un buque militar español rescata a inmigrantes de perecer ahogados en el Mar Mediterráneo. En esta ocasión se trata de la fragata F-86 "Canarias" y ha salvado a 112 personas de una posible muerte al encontrarse la embarcación neumática en la que viajaban a la deriva frente al litoral libio. La Armada española participa en la Misión internacional EUNAVFOR MED cuya misión es evitar las numerosas muertes de personas que intentan acceder a la Unión Europea de forma ilícita, desde África, a través del Mediterráneo Central. La Misión cuenta con aviones que rastrean desde el aire el Mar buscando embarcaciones lo que de inmediato comunican al Centro de Coordinación y Rescate, situado en Roma, que moviliza a las patrulleras marítimas. En esta ocasión, el navío español tardó un par de horas en llegar a la zona donde fue avistada la embarcación con los inmigrantes, procediendo a su rescate. Todos varones y principalmente subsaharianos se les acogió en la fragata española donde se les daría comida, bebida y ropa de abrigo pues algunos de ellos estaban deshidratados y otros con hipotermia. Tras la toma de datos de los individuos serían entregados posteriormente a otro barco de la Guardia Costera italiana.

España participa en la Misión desde un principio relevando la fragata "Canarias", en 2017, a la fragata "Navarra". En esta última, en diciembre pasado, el equipo médico del barco atendió a una mujer que dio a luz en el mismo buque. Se trataba de una de las 217 personas rescatadas aquella jornada. Los barcos españoles participantes en la Misión han rescatado a miles de personas en poco más de año y medio.

Otra fragata española, la F-84 "Reina Sofía", también ha llevado a cabo una importante labor en la Operación uniéndose a la ingente tarea, por parte de España, de contribuir a eliminar el tráfico ilegal de personas en el Mediterráneo. Sería precisamente relevada por la fragata "Navarra" en 2016.

Las embarcaciones utilizadas por los traficantes se inutilizan para que no puedan volver a usarlas. Suelen ser embarcaciones neumáticas de unos doce metros de eslora en las que se hacinan decenas de personas.

Las fragatas españolas están dotadas de una tripulación de más de 200 militares cada navío con personal médico. Su protocolo de actuación da prioridad a los niños y mujeres en los rescates de personas que llevan a cabo frente a las Costas de Libia y Túnez. Aún así, la Operación desplegada por la Unión Europea no ha podido evitar la muerte de cientos de personas que se aventuran en la peligrosa travesía marítima huyendo de conflictos y del terrorismo. Los puntos desde donde se embarcan suelen estar en la Costa de Libia. Esta vía utilizada por los traficantes se ha intensificado desde que la Unión llegó al acuerdo de cooperación con Turquía para que refuerce la vigilancia en sus fronteras marítimas y terrestres.

España también aporta a la Operación un avión del Ejército del Aire.