Eliminar la trata de mujeres es tarea de todos

21.11.2017

El 98% de las víctimas de las redes de explotación sexual son mujeres y muchas de ellas menores

CARLA RAMÍREZ, PARA RSW

No a la trata
No a la trata

Con motivo del próximo 25 de noviembre que se conmemora el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, las asociaciones en contra de la prostitución y de ayuda de sus víctimas organizan por todo el Mundo seminarios y jornadas de conferencias para concienciar del problema. Se busca formar adecuadamente a los funcionarios para que sepan como actuar en casos de explotación sexual. 

Las chicas son obligadas a jornadas extenuantes en las que deben prestar hasta 30 servicios cada día. Las que consiguen escapar quedan tan maltrechas emocionalmente que les cuesta remontar por lo que se requiere de ayuda profesional, refugios donde puedan comenzar desde cero y estén protegidas, subvenciones para la formación profesional y toto tipo de ayuda.

El porcentaje de menores obligadas a prostituirse está aumentando en los últimos años. Resulta, por ello, esperanzador que las Fuerzas de Seguridad en España y otros Países democráticos no se olviden de este grave problema. En este sentido, felicitar a la Guardia Civil por su reciente operación desarticulando una red de trata de mujeres cuyas primeras detenciones se han enfectuado en la Provincia de Vizcaya. Los investigadores analizan posibles conexiones con otras Provincias españolas pues las pesquisas se iniciaron en Alicante. En Vizcaya se han registrado varios pisos en los que se obligaba a mujeres a ejercer la prostitución. Tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional llevan a cabo operaciones contra estas redes habiendo liberado a muchas mujeres de semejante infierno.

Lamentablemente, es un negocio que va en aumento para lo que se requiere concienciar a la sociedad y mejorar los recursos con los que la Administración cuenta para combatirlo.

Las mujeres inmigrantes procedentes de zonas rurales y pobres son las principales víctimas de las mafias que se dedican a tan deleznable actividad y lo peor es que cada año se detecta un mayor número de menores de edad obligadas a ejercer la prostitución. La mayoría tienen un escaso nivel cultural y no pocas han sufrido abusos en su infancia. 

El problema es global: recientemente se ha desmantelado una red que enviaba a mujeres desde Colombia a China. Para ello, utilizaban a otras mujeres como ganchos para convencer a las víctimas de que en China tendrían trabajo como empleadas domésticas o en la hostelería ganando buenos salarios. Desesperadas por no encontrar trabajo en Colombia, aceptaban, pero nada más llegar a China se les hacía saber que el coste del viaje, documentación necesaria (pasaporte, visado, etc.) alojamiento y manutención se elevaba a 18.000 dólares y que debían pagarlo en cuatro meses ejerciendo la prostitución. Sin embargo, esos cuatro meses se multiplicaban indefinidamente por nuevos gastos que sus captores les decían que debían asumir. Es el esquema que se repite en todas las redes, sean las mujeres de donde sean. 

La prostitución es un negocio boyante para las mafias que ven como el número de clientes se incrementa, no teniendo reparos incluso en solicitar el servicio de menores.

Existen asociaciones que buscan el apoyo de empresas que den trabajo a las mujeres que consiguen liberarse, pero se requiere un mayor esfuerzo de los poderes públicos en forma de subvenciones que ayuden a fomentar cursos de formación profesional para que las víctimas puedan labrarse un futuro.