El Banco Santander absorbe el Banco Popular

07.06.2017

SAMUEL SÁNCHEZ

El Banco Santander, la cuarta sociedad financiera más importante del Mundo, adquiere otro Banco español, el Popular, convirtiéndose así en la entidad bancaria más importante de la Unión Europea. Para ello ha tenido que ampliar su capital en 7.000 millones de euros pues el Popular tiene activos tóxicos por valor de 35.000 millones. Pero el total de activos en España, con la nueva entidad fruto de la fusión, supondrá un montante de más de 465.000 millones de euros y su plantilla superará los 35.500 empleados repartidos en más de 4.600 oficinas por todo el País. El problema es que el Santander también tiene sus propios activos tóxicos, nada menos que 16.000 millones de euros. Para que nos hagamos una idea, SAREB tiene menos activos tóxicos, en torno a 40.000 millones. SAREB es la Sociedad que el Estado español creó en plena crisis bancaria para absorber los tóxicos de los Bancos saneando así a las entidades financieras ya que corrían riesgo de hundirse y con ellas todo el sistema bancario y económico del País, con la desestabilización que hubiera supuesto. Algunas entidades cedieron sus inmuebles a SAREB a sabiendas de que les costaría venderlos con lo que se quitaron esos activos tóxicos, pero el Banco Popular no lo hizo, confiado en el que el mercado inmobiliario se recuperaría subiendo a los primeros puestos al contar con mayor patrimonio que las demás entidades. Pero los años pasan y el mercado no se revitaliza con lo que dicho patrimonio es un lastre que al final ha pasado factura al Popular. Los grandes Bancos españoles, que están entre los más importantes del Mundo, no solo el Santander sino también el BBVA, tienen más activos tóxicos que SAREB (Caixa Bank es el segundo Banco más importante en España, pero a escala mundial el Santander tiene muchas más inversiones en el exterior obteniendo los mayores porcentajes de sus beneficios de Brasil y Gran Bretaña). El BBVA supera los 60.000 millones en tóxicos (que es lo que ha impedido la adquisición del Popular por el que también pujaba), los cuales son sobre todo inmuebles cuyas hipotecas no han sido pagadas y que los Bancos mantienen hasta que consigan venderlos o préstamos a empresas o particulares que se abonan con retraso (morosidad).

De entre los seis grandes, se cae el Popular
De entre los seis grandes, se cae el Popular

El Banco Santander cree poder resolver el problema de los inmuebles embargados propiedad del Popular pues el propio Santander se ha quitado, en tan solo cinco años, casi 30.000 millones de euros en activos tóxicos, quedando todavía más de 8.000 millones en inmuebles que aún tiene que conseguir vender (para ello crearon su filial ALTAMIRA de la que solo mantiene en la actualidad un 15%) y unos 3.500 millones en préstamos que cuesta cobrar por la morosidad; claro que tiene otros 6.000 millones igualmente tóxicos por la empresa inmobiliaria METROVACESA, propiedad del Santander y BBVA (los dos gigantes -a escala mundial- del sector bancario español). METROVACESA se está volcando en intentar vender su patrimonio antes que en promover la construcción de nuevas viviendas. BBVA todavía tiene 13.500 millones de euros en inmuebles que busca vender a través de su filial inmobiliaria ANIDA y parece que pudiera hacerlo puesto que el sector de la construcción se está revitalizando, lentamente, pero lo está haciendo: el año pasado BBVA vendió más de 1.900 millones entre pisos propios y en promoción. Claro que a este ritmo necesitará siete años para quitarse todo su patrimonio pendiente de vender, el cual mientras tanto supone un coste por mantenimiento e impuestos.

El caso es que el hundimiento del Banco Popular pone de nuevo en jaque al sistema bancario español y en el punto de mira al Banco de España. Esta institución ha sido muy criticada por no saber, a juicio de muchos economistas, gestionar los efectos de la crisis económica global en España y eso que trabajan en la entidad economistas y juristas de alto nivel que llevan a cabo estudios apreciados en todo el Mundo como uno de los Organismos que realizan los mejores análisis económicos. Tan apreciados son que sus inspectores son reclamados en otros Países para realizar investigaciones conjuntas. Lamentablemente, su actual Gobernador no está a la altura del alto nivel de los empleados. Luis Linde, a la sazón gobernador del Banco de España, acudió al Senado español sin estar preparado; se le preguntó por la situación del Banco Popular y no supo responder diciendo: «No vengo preparado para eso». Cuando en ese mismo momento, el Banco Central Europeo decidía que el Popular ya no era viable por lo que debía ser intervenido o absorbido por otra entidad más rentable por el riesgo que suponía si se le dejaba solo: de nuevo, el sistema financiero español en evidencia y más al comprobar que ningún Banco europeo se interesaba por el Popular por considerarlo una apuesta arriesgada; la calificación de la Agencia Moody's para el Banco Popular es "muy basura". Tengamos en cuenta que no solo hay que ampliar capital para hacer frente a los activos tóxicos de la entidad en venta sino también para hacer frente a las numerosas reclamaciones judiciales cuando los clientes vean que no se les han abonado los intereses de sus cuentas de ahorro e inversiones particulares. Y es que el Popular amplió su capital en 2.500 millones hace un año, pero tan solo seis meses después registró unas pérdidas de 3.500 millones, con lo que no puede pagar intereses a sus clientes. Al denunciar la situación el Banco Central europeo y ante la horrible situación por la que pasa el Popular, no ha sido necesaria una "oferta pública de adquisición" u OPA por parte del Banco Santander ya que ningún otro Banco lo quiere (es verdad que en su día se interesaron el BBVA y BANKIA, otra entidad española, pero se le ha ofrecido primeramente al Santander por ser el que más capital tiene). Por cierto, en realidad la Junta Única de Resolución Bancaria de la Unión Europea dice no haber emitido ninguna alerta específica sobre el Banco Popular porque "nunca emite advertencias sobre los Bancos". Pero desde luego, el Banco Central europeo ha iniciado o sugerido la operación y una vez más son los clientes comunes y accionistas minoritarios los más perjudicados ya que las acciones del Popular han bajado a cero.

Como decía, uno de los pocos atractivos de la operación de absorción del Popular es las numerosas reclamaciones judiciales que se esperan. De hecho, ya se están movilizando varios despachos de abogados en defensa de los accionistas, así como la Organización de Consumidores y usuarios (OCU). Algunos tienen experiencia en demandas a Bancos, sobre todo a raíz de las reclamaciones interpuestas por las "preferentes" como las cláusulas-suelo abusivas de las hipotecas. Estos juicios rápidos no gustan nada a los Bancos puesto que saben que, en la mayoría de los casos van a perderlos ya que ciertamente cometieron abusos (no en todos los casos, por supuesto) pero incluso cuando el Banco no ha sido culpable porque demuestre que informó debidamente a su cliente de lo que firmaba, en conjunto, las costas procesales les suponen cientos de millones de euros.

Si el Santander no hubiera dado el paso, nadie lo habría hecho pues, nunca mejor dicho, no se da siquiera un euro por el Popular. Su caída hubiera supuesto un enorme descalabro para el Partido Popular que se afana en decir que España se ha recuperado de la crisis económica pero ya vemos que no es así. Hubieran tenido que adquirir el Popular, como hicieron en su día con BANKIA, con dinero público, pero con unos presupuestos generales tan ajustados no se sabe de dónde hubiesen sacado el dinero y si España no hubiera podido rescatar el Popular, tendría que haberlo hecho la Unión Europea, que ya dio dinero y mucho a España para rescatar su sistema bancario. Por lo tanto, el Santander ha realizado una operación arriesgada pero que le traerá beneficios pues ahora mismo tiene tanto al Gobierno español como a la Unión Europea comiendo en sus manos. El actual presidente español, Mariano Rajoy, no simpatizaba con el anterior presidente y propietario del Banco Santander, Emilio Botín; ahora se ve obligado a agradecer a su hija el gesto que ha tenido.

Pero el problema es más de fondo porque el Banco Popular era la entidad financiera más rentable en España hace pocos años y en muy poco tiempo ha sucumbido. ¿Cómo se les ha pasado a los expertos del Banco de España lo que podía suceder? ¿No vieron señales de que algo se avecinaba?


¿Quiéres conocer la respuesta? No dudes en ir al siguiente artículo y lo sabrás:

La inestabilidad del sistema financiero español