Cerco al ISIS y la estrategia terrorista

02.04.2017

Desde que en junio de 2014 se instaurara el autodenominado Estado Islámico, a lo largo de un territorio extendido entre las Repúblicas de Irak y Siria, se ha escrito mucho sobre la financiación de la organización terrorista que lo gobierna, considerada la más rica de la Historia. Pero dos años después comenzó su declive que dura hasta hoy causado principalmente por el ataque a sus bases de dos coaliciones lideradas respectivamente por Estados Unidos y Rusia (ni siquiera en la lucha contraterrorista se ponen de acuerdo las dos grandes superpotencias). En un principio les provocaron un perjuicio económico que no se traducía en pérdidas territoriales pues podíamos ver como las tropas del ISIS continuaban avanzando. Ha sido ya en 2017 cuando comprobamos como se producen pérdidas también de territorio y además muy considerables: un 62% del que mantenían en Irak y un 30% del territorio sirio, cercando las tropas aliadas las dos capitales del ISIS, en la ciudad siria de Raqqa y en la iraquí de Mosul. Evidentemente, el colapso económico ha conllevado la pérdida de recursos lo que directamente está relacionado con la pérdida de territorios, afortunadamente para la población que se mantenía subyugada por los terroristas. Menos dinero es también menos medios bélicos con los que mantener los frentes de guerra. A su vez, la motivación por la que islamistas de todo el Mundo se alistaban en el ISIS decrece ante lo que sus fuerzas merman: no resultará tan atractivo "alistarse" cuando los salarios bajen al no contar con tanto dinero como antes para pagarlos. El Departamento de Estado de EEUU estima que se ha reducido en un 90% el alistamiento.

La principal vía de financiación del ISIS es el petróleo vendido en el mercado negro extraído de los pozos que se encuentran en su territorio, pero no es la única fuente de recursos, de hecho, supone el 25-30 % de los mismos -el resto se reparte entre numerosos negocios de lo más dispares-. El Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización estimó que en dos años los ingresos anuales del ISIS bajaron de 1.900 millones a 870 millones de dólares, pero esta cantidad (lo que ganaron en 2016) sigue siendo fabulosa. Solo con la conquista definitiva de Mosul podrá decirse, a ciencia cierta, que el ISIS estará tocado de muerte, pero de momento sigue muy vivo y realizando negocios por todo el Mundo ante la más que previsible caída y expulsión de Oriente Medio. Ante esta posibilidad, ya han instalado nuevas bases en Libia y otros Países a los que trasladan tropas.

Pero incluso desapareciendo el "Califato Islámico" creado por los terroristas en Próximo Oriente, permanecerá la "idea" que podrá enarbolarse como bandera de numerosos grupos yihadistas dispersos por el Mundo. Exactamente igual a lo que lleva haciendo la red al-Qaeda durante los últimos quince años; una nebulosa ideológica extremista cuyo paraguas doctrinal ampara a no pocos grupos terroristas. Estaríamos entonces ante dos redes terroristas "fantasmas" que no sabremos donde se esconden pero que estarán ahí, sin duda.

Pero, no olvidemos que el ISIS no está todavía muerto; tal vez gravemente herido, pero no muerto. Ya anteriormente demostró una notable capacidad para recuperarse y sus ingresos son tan descomunales todavía que lo tiene relativamente sencillo para desarrollar una ola terrorista sin parangón, por todo el Mundo desde su nuevo refugio, sea cual sea, una vez se les reconquiste su territorio actual cuya población llegó a ser de seis millones de habitantes, siendo actualmente todavía de 4,5 millones, aproximadamente.

La clave es seguir eliminando sus apoyos y vías de abastecimiento que, por cierto, no son tan amplias como se dijo en su día: hubo estudios que hablaban de varias decenas de miles de personas que simpatizaban con el ISIS en todo el Mundo, lo que en realidad nunca se ha dado. Ahora bien, la campaña de difusión doctrinal sí ha sido un rotundo éxito y no cesará; ese es el verdadero campo de batalla: INTERNET.

En cuanto a la financiación observamos asombrados como han conseguido extender una red internacional de agentes o colaboradores que abarca incluso Israel, como descubrió en marzo el servicio secreto para asuntos de Interior de ese País, el SHIN BET, al detener a un árabe nacionalizado israelí, de 25 años de edad, llamado Fadel Tzaber Knaneh, con domicilio en la simbólica localidad de Nazaret. En realidad, lo que Knaneh hizo fue enviar dinero a un amigo que combate en las filas del ISIS en Irak y lo hizo a través de un intermediario de la ciudad palestina de Yenín. Son localidades de mayoría árabe: Nazaret, a pesar de ser donde se cree que pasó su infancia y adolescencia Jesucristo tiene dos terceras partes de su población de origen árabe y musulmán (Jesús también es venerado por la religión islámica con el nombre de "Isa", siendo para ellos el segundo profeta más importante después de Muhammad pero a diferencia de éste que no volverá al final de los tiempos, para los musulmanes Jesús sí lo hará para juzgar a vivos y muertos, creencia compartida con los cristianos). Nazaret está muy cerca de los Altos del Golán, territorio controlado por Israel cuya frontera limita con Siria. Con respecto a Yenín, es una de las bases importantes de las Brigadas de los Mártires de al-Aqsa (las otras dos bases importantes se encuentran en Ramala y en Nablus). La conexión descubierta pudiera demostrar un acercamiento entre los grupos terroristas palestinos más radicales y el ISIS. Pero esta red ya existe desde hace años y en España las Fuerzas de Seguridad lo saben bien, donde se han efectuado varias detenciones de personas que a través igualmente de intermediarios envían dinero a terroristas en Irak y Siria; en ocasiones cuentan con un familiar en Siria o Irak que hace de receptor.

Vídeos propagandísticos de gran presupuesto

El también llamado Daesh (que significa algo así como "los que siembran discordia", para no llamarle "Estado Islámico" pues resulta ofensivo para la inmensa mayoría de musulmanes que no quieren identificarse con semejante organización criminal) cuenta con productoras que realizan vídeos de una factura exquisita, como si de pequeñas superproducciones cinematográficas se tratara. Saben que es primordial impactar a la opinión pública internacional (películas dobladas al inglés y el francés), mantener el temor a su posible acción global y promover la captación con estos impresionantes vídeos colgados en Internet, en los que muestran incluso a niños disparando a la cabeza de presos en un alarde de terror sin igual. Si analizamos los miles de vídeos que ya han colgado (el Departamento de Estado de EEUU estima que se ha reducido un 75% los vídeos que cuelgan en las redes) conseguimos gran cantidad de información sobre la financiación del Daesh, como el contrabando no solo de petróleo y gas sino también de productos que no podíamos siquiera sospechar, como el algodón y a precios sin competencia (claro, ellos no han gastado dinero en la búsqueda de recursos o mantenimiento, sino que directamente lo toman o roban con lo que el beneficio es importante). Para ellos es de gran importancia la propaganda y le dedican grandes medios con decenas de técnicos formados en Occidente, locutores expertos, cuatro productoras especializadas -con equipos profesionales de edición y montaje- y una treintena de productoras regionales que muestran "noticias" a la población que vive en el territorio que controlan. Sus reporteros, que se aventuran en los combates para grabar las mejores escenas, son de procedencia turca y siria, sobre todo, pero también los hay occidentales y si alguno cae en combate son convertidos en mártires y homenajeados como héroes. Las ideas o enfoques que inspiran las temáticas que abordan los vídeos están copiadas de Occidente, pero adaptadas al imaginario yihadista; por ejemplo, han copiado los anuncios norteamericanos que promueven el alistamiento en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y los han reconvertido en llamamientos para alistarse en el ISIS (la misma escena solo que con actores árabes y en vez de llamar a la defensa de la Patria lo hacen para enarbolar la bandera negra del ISIS). Copian también escenas de videojuegos con los que captar la atención de jóvenes musulmanes occidentales haciéndoles creer que alistados en el ISIS vivirán aventuras como las de esos videojuegos, pero no virtuales sino reales. Para elaborar estos vídeos destinan grandes cantidades de dinero para poder contar con las últimas técnicas de rodaje y diseño artístico digital.

Se cree, a tenor de las detenciones e investigaciones efectuadas, que participan en el tráfico de inmigrantes en Europa a través de los refugiados sirios (motivo por el que la Unión Europea se está mostrando tan reacia a permitirles su ingreso en territorio europeo mientras no se les identifique correctamente dificultando con esta medida la entrada de terroristas escondidos entre los refugiados o al menos es la respuesta institucional a las críticas recibidad por no gestionar correctamente la crisis de los refugiados). Cuentan con un sistema impositivo a sus "súbditos" por actividades comerciales o por permitirles profesar una religión distinta a la islámica, aunque éstos últimos saben que lo habitual es que sean perseguidos. En las zonas de Iraq y Siria no controladas directamente por el ISIS llevan a cabo secuestros y extorsiones. Con los ingentes beneficios compran armas y sistemas de misiles de corto alcance.

Entre los muyahidines que tienen luchando en Oriente Medio y los que se han desplazado al continente africano se cree que se acercan a los 15.000 combatientes (el mayor porcentaje procede de Irak) frente a los que hay un contingente de casi 6.000 soldados norteamericanos junto a combatientes de diferentes grupos locales -principalmente kurdos, milicias shiíes y también suníes tanto considerados rebeldes por el Gobierno sirio de Bashar al-Asad como pro-Asad- y de otros 23 Países apoyados desde el aire también por los aviones de combate rusos y fuerzas terrestres que ya han desplegado también desde Moscú como un numeroso contingente turco e iraní. Pero a pesar de las fuerzas desplegadas para combatir a los yihadistas, éstos resisten de forma inexplicable. Solo en Mosul combaten a la coalición internacional unos 2.000 yihadistas desde noviembre pasado (2016) y en Raqqa desde octubre. Las dos capitales del ISIS están cercadas, pero aguantan en sus posiciones y es algo que los analistas no entendemos; ¿cómo es posible que tan solo unos pocos miles de "soldados" del ISIS se mantengan fuertes durante meses frente a un ejército combinado de 100.000 soldados? La única explicación lógica sería que les siguen llegando armas y sistemas de misiles defensivos o antiaéreos de cierta sofisticación gracias a sus enormes ingresos, pero se supone que es imposible puesto que están rodeados. ¿Acaso ese dinero sirve para corromper a las fuerzas en contra y permitir la entrada en las capitales del ISIS de esos recursos? Las noticias nos hablan de hambrunas y epidemias por la falta de alimentos y fármacos; entonces ¿cómo es posible que resistan meses sin que aun se sepa con exactitud cuando caerán?

Desde luego, los grandes perdedores son la población civil: medio millón de personas, solo en Mosul, la capital iraquí del Daesh, viviendo entre escombros y temerosos de que algunos de los bombardeos de la coalición les alcancen habiendo muerto ya en torno a 3.800 civiles y viéndose obligados a huir cientos de miles de personas de la ciudad.

La acción exterior: ¿de dónde les llegan los recursos?

Se sospecha del mantenimiento de células durmientes repartidas por Países europeos, Estados Unidos y Repúblicas del Cáucaso que solo esperan ser activadas si la organización matriz cae, pero las que sí están activas son las que operan en Países árabes. Tanto unas como otras mantienen activa lared financiera que desde el exterior mantiene en pie al ISIS y hace circular los beneficios obtenidos de sus "negocios". También reciben donaciones. Se sabe que en sus inicios llegaban de Qatar y Arabia Saudí, principalmente.

Pero ¿cómo pueden vender petróleo que se supone está embargado por la comunidad internacional? Pues de forma relativamente sencilla. Lo introducen ilegalmente en Turquía y allí se "lava" haciéndolo pasar por petróleo turco o que circula a través de oleoductos turcos desde donde se exporta a Europa. Evidentemente, para poder hacer esto, necesitan la colaboración de empresas del sector en Turquía o con intereses en ese País que como comprenderemos desmienten tener nada que ver con semejante negocio. Los turcos, por su parte, acusan a compañías europeas de comprar el petróleo robado por el ISIS.

La segunda vía, por volumen de ganancias, es la agricultura, sobre todo los cultivos de algodón en su territorio sirio. Por lo tanto, es posible que algunas de las prendas que vestimos o parte del combustible que consumimos proceda del ISIS. Si nos resulta imposible concebir esto no nos resultará tan extraño aceptar que la ropa barata que se vende en Francia procede, en gran parte, de Turquía; la han tejido allí. Recurren a material económico para poder mantener el bajo coste de la prenda una vez en Europa, después del gravamen arancelario y por supuesto el transporte. El algodón sirio es muy barato y lo cierto es que no hay controles ni inspecciones en Turquía para conocer la procedencia del producto.

Ya tenemos el origen de más de la mitad de los ingresos del ISIS: 30% procedente del petróleo y 25% de la agricultura, en especial del algodón (20%). Otro 25% procede del zakat o impuesto que han de satisfacer todos los "súbditos" del Califato yihadista del ISIS recordando al que todo musulmán ha de pagar para crear una reserva de ayuda para los más desfavorecidos.  Por otro lado, toda persona que desee comerciar un producto en territorio del ISIS ha de pagar al "Estado" un diez por ciento de sus beneficios. Y el diez por ciento que nos queda por completar del presupuesto del Daesh procede del tráfico de drogas, sobre todo de captagon o como también se la llama: la anfetamina de los yihadistas.

El 17 de octubre de 2016, las fuerzas gubernamentales de Irak, con el apoyo de los Peshmergas, milicias de clanes y Multitud Popular, así como con el respaldo aéreo de la coalición internacional, ha iniciado la llamada batalla de Mosul, una ofensiva que tiene como objetivo recuperar la ciudad y sus alrededores de manos de ISIS. El 6 de noviembre de 2016 la alianza kurdo-árabe Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) con apoyo de la coalición internacional iniciaron la operación Irá del Éufrates o batalla de Al Raqa, que tiene como objetivo liberar la ciudad a Al Raqa. A fecha de hoy, los yihadistas continúan resistiendo.

------------------------------------------

A. E.