Atentado en Las Vegas: el peor tiroteo de la Historia de EEUU

02.10.2017

El terrorista se había convertido recientemente a la religión islámica y el ISIS reivindica el ataque 

Las Vegas ha sufrido el peor atentado en EEUU desde el 11-S
Las Vegas ha sufrido el peor atentado en EEUU desde el 11-S

MARÍA JIMÉNEZ, desde Nueva York, para RSW

Un terrorista dispara contra los espectadores de un concierto de country que se ofrecía en un escenario próximo al Hotel Mndalay Bay Casino de Las Vegas, muriendo 58 personas y resultando 528 heridos.

El cantante que actuaba en el momento del tiroteo, la estrella country Jason Aldean, dice estar muy afectado por lo sucedido. Otro de los que participaba en el concierto, Jake Owen, diría después a los medios de comunicación que parecía una película donde la gente corría sin control intentando salvar la vida. Algunos de los espectadores relataban el dantesco espectáculo diciendo que tenían cadáveres al lado mientras se arrastraban por el suelo para no ser alcanzados también ellos.

El presidente Donald Trump comunicó en su primera declaración tras el ataque terrorista que se trató de un "acto de pura maldad" y que visitará Las Vegas pasado mañana para dar consuelo a las víctimas y respaldo a los servicios de seguridad y emergencias. El presidente ha ordenado que las banderas de la Casa Blanca y edificios públicos ondeen a media asta.

El terrorista es un estadounidense recientemente convertido al Islam

El atacante se llamaba Stephen Paddock, de 64 años de edad, y disparó indiscriminadamente contra los espectadores del concierto. Si bien el ISIS ha reivindicado el atentado (junto al reciente atentado en Marsella en el que dos mujeres fueron acuchilladas en la estación de Saint-Charles por un individuo, posteriormente abatido por la Policía), los investigadores no han encontrado nada que confirme la afiliación del asesino de Las Vegas con los yihadistas salvo su reciente conversión a la religión islámica. Paddock se suicidó antes de ser abatido por la Policía. 

Poco después lanzarían un comunicado pidiendo ayuda ciudadana para localizar a una mujer, Marilou Danley, pareja del terrorista que terminaría siendo detenida pero no parece que esté relacionada con lo sucedido, aunque algunos testigos hablaban en las redes sociales de dos tiradores, las mismas que utilizó la Policía para pedir a las personas que se encontraran próximas a lo que estaba sucediendo que abandonaran el lugar. Los agentes cortaron la avenida principal de Las Vegas y una de las autopistas de acceso a la ciudad, suspendiendo también los vuelos del aeropuerto.

Los disparos los hizo desde el piso en el que se encontraba alojado, el 32 del Hotel Mandalay Bay, donde el equipo de intervención policial halló diez armas de fuego (en el registro de su domicilio hallaron otras ocho armas cortas de fuego y varias largas). Desde la ventana de ese piso, con el escenario enfrente, disparó a sangre fría pues vería como corrían espantados lo que no le privó de seguir disparando. Además, Paddock dispuso varias cámaras en el pasillo para controlar el acceso a las dependencias en las que estaba.

De Paddock se sabe que residía en la ciudad de Mesquite, en el Estado de Nevada, del que la ciudad más importante y conocida es Las Vegas.

El suceso es ya el peor atentado, en Estados Unidos, desde el 11-S y el peor tiroteo con víctimas mortales de toda la Historia del País. Recordemos que el atentado en la discoteca Pulse de Orlando, el año pasado, en el que un sujeto también disparó contra personas que acudían a una fiesta, acabó con 49 víctimas mortales, una menos que el reciente ataque. El tirador guardaba 8 pistolas y varias armas largas en su casa.

Se han dado casos curiosos y milagrosos como el de una pareja canadiense que decidió dejar el concierto tan solo unos minutos antes de producirse el tiroteo porque ya habían visto en un concierto anterior al cantante que participaba en ese momento. Tomaron la decisión para evitar el intenso tráfico que sabían habría después de regreso a su Hotel. Algunos de sus amigos sí serían alcanzados por los tiros, aunque tan solo heridos.

Con respecto a la reivindicación del ISIS, la organización yihadista tiene por costumbre asumir todos los atentados yihadistas que se producen en el Mundo entero si no lo hace la red al-Qaeda. Esperan un día o dos y si nadie lo reivindica lo hacen ellos, cuando lo más probable es que sean cometidos por "lobos solitarios" aunque animados por la petición del ISIS de atentar en todas partes con los medios que tengan a su alcance. 

En este contexto, en la ciudad de Edmonton (Canadá), un individuo de 30 años atropelló a varias personas en la madrugada del sábado al domingo, después de haber embestido a un policía de tráfico con un Chevrolet Malibu, bajándose del vehículo para acuchillarle. El individuo, no contento con semejante acción arremetió contra otros viandantes, hasta cuatro, con una furgoneta de mudanza, causándoles heridas de gravedad. La Policía conseguiría detenerle comprobando que se trata de un refugiado somalí llamado Abdulahi Hasan Sharif que estaba siendo monitorizado por su extremismo desde hacía dos años.