Atentado en Jerusalén

09.01.2017

Un camión-grúa embiste un autobús que transportaba unos 80 soldados israelíes, alumnos de la Academia de oficiales de las Fuerzas de Defensa de Israel, que visitaban Jerusalén Oriental causando cuatro muertes y 17 heridos, tres en estado grave. El grupo terrorista Hamas celebró el suceso acontecido en el barrio Armon Hanatziv, una importante zona turística; Hamas anima a realizar otros atentados similares en otros lugares de Israel y aunque no se ha atribuido el ataque un portavoz declaró que "éste no es un episodio aislado, nadie podrá detener la marcha del camión de la intifada en Jerusalén" (...) "Fracasarán quiénes quieran frenarla" (...) "Puede que no haya mucha actividad, pero nuestra resistencia jamás terminará".

Ha sido la organización terrorista propalestina "Mártires de Baha Eleyan", la que finalmente se atribuye la autoría del atentado en redes sociales: "No es la primera operación ejecutada por nuestros grupos y habrá una ola de operaciones en defensa y venganza de nuestros mártires y presos".

El alcalde de Jerusalén, a su vez, declaró que "la crueldad de los terroristas no tiene límites ni escatima medios para asesinar a judíos y alterar la vida cotidiana en la capital" (...) "aquellos que aviven las llamas del terrorismo pagarán un alto precio".

El jefe de la Policía declararía poco después que el atacante es un palestino llamado Fadi Ahmad al-Qunbar, de 28 años de edad. Se decía de él que estaba vinculado a Hamas y que había estado ya encarcelado, aunque sus vecinos lo niegan pudiendo comprobarse después que en efecto no ha estado nunca en prisión. La hermana del suicida ha comentado que "fue enviado por Allah; tuvo una muerte muy dulce", si bien la mayoría de sus familiares, con documento de identidad israelí (como casi todos los 14.000 vecinos del barrio Jabel Mukábar en el que residen), desmienten que sea terrorista. La incertidumbre surgió en el momento en que el primer ministro de Israel declaraba a los medios que el atentado había sido perpetrado por el ISIS. El terrorista fue abatido por las Fuerzas de Seguridad. Al-Qunbar embistió dos veces contra los soldados que acababan de descender del autobús. 

Ya son 46 ciudadanos israelíes asesinados por terroristas palestinos además de otros dos norteamericanos que visitaban el País, desde que comenzó la denominada "Intifada de los cuchillos" (llamada por los palestinos <<Intifada al-Quds>>) en octubre de 2015. En el mismo período han muerto 246 palestinos abatidos por las Fuerzas de Seguridad y Defensa israelíes.

Las víctimas tenían entre 20 y 22 años de edad y son tres mujeres y un hombre, tratándose de una oficial y tres alumnos de la Academia de Oficiales de la Fuerza de Defensa de Tierra (en Israel las Fuerzas Armadas son denominadas "Fuerzas de Defensa"). Visitaban la ciudad en el marco de uno de los domingos culturales que organiza la Academia. Se desconoce si los soldados eran realmente el objetivo del terrorista o si al ver como descendían del autobús decidió, en ese mismo momento, atentar contra ellos al considerarles un objetivo relativamente fácil. En las proximidades se halla el cuartel general de los cascos azules de la ONU para Oriente Medio. Los soldados se disponían a contemplar la muralla de la Ciudad Vieja de Jerusalén desde un mirador. El momento en que cruzaban la vía por un paso de peatones fue cuando el camión marchó contra ellos de tal modo que algunos quedaron atrapados bajo sus neumáticos necesitando los servicios de emergencias una hora para liberarlos. Un civil llamado Eitan tomó la iniciativa de disparar contra la cabina del camión y después, algunos de los militares que aguardaban, sentados en el césped para reunirse con sus compañeros que cruzaban la calle, se levantaron enseguida al ver como el camión volvía hacia el grupo para arremeter de nuevo contra ellos, apuntando los soldados sus respectivas armas contra la cabina del camión vaciando sus cargadores. En contra de lo que se ha dicho, de que el modus operandi pudiera responder a la forma de actuar de los yihadistas en los últimos meses en Europa, lo cierto es que en Israel no es la primera vez que terroristas palestinos usan esa forma de atentar. La novedad es que se trate de un único terrorista actuando de forma aparentemente aislada cuando lo normal es que esté auxiliado por otros camaradas. Ante la posibilidad de que se repita, el Gobierno ya ha anunciado que tomarán medidas como colocar barreras en lugares públicos que impidan el acceso de vehículos y una mayor intensidad del trabajo de inteligencia para detectar a sospechosos de colaborar con el terrorismo yihadista recurriendo a la "detención administrativa" que permite arrestar sin presentar cargos ni celebrar juicio por períodos renovables de medio año.

La Knesset (Parlamento) condenó el atentado y podía verse en el lugar del mmismo, poco después de cometerse, a un grupo de soldados rezando por sus compañeros muertos mientras la Policía acordonaba la zona. Muchos Gobiernos han trasladado sus condolencias al de Israel por el suceso y el coordinador especial de la ONU para el proceso de paz de Oriente Próximo, Nickolay Mladenov, escribió en Twitter que este tipo de ataques socavan cualquier posibilidad de negociación entre israelíes y palestinos. El Gobierno israelí convocó de inmediato un gabinete de seguridad que ordenó, como primera consecuencia del ataque, el derribo de la vivienda de la familia del terrorista (deja cuatro hijos) y la negativa de entregarles su cadáver. El barrio donde vivía el atacante fue bloqueado por el ejército en cuanto se supo la identidad del mismo. Nueve personas fueron detenidas incluyendo cinco familiares. Además, las solicitudes de reunificación familiar que tenían actualmente alguno de los parientes del terrorista para reunirse con familiares suyos afincados actualmente en la Franja de Cisjordania han sido rechazadas.