Arde Cachemira: se suceden los disturbios

29.03.2017

Un nuevo enfrentamiento se produce entre los Cuerpos de Seguridad y un sector separatista de Cachemira que intentaba impedir la detención de un supuesto terrorista, en la localidad de Zuin. Los agentes fueron recibidos a pedradas muriendo en la batalla campal que se generó tres muertos y 34 heridos entre los civiles, resultando dañados también unos treinta policías. Ante la desproporción inicial de fuerzas, los agentes solicitaron la intervención de la Fuerza Central de Policía de Reserva de los que también saldrían heridos 43 policías. Finalmente, el insurgente moriría en el enfrentamiento.

En el último año los incidentes se han repetido frecuentemente desde que la Policía mató a otro independentista en 2016. Los muertos desde entonces se elevan a 95 personas y más de 10.000 heridos de diversa consideración. Habría que remontarse a 2008 para encontrar otro año tan sangriento, según el Instituto de Gestión de Conflictos; ese año murieron 90 personas. El Gobierno hindú ha ordenado el "estado de excepción", con toque de queda incluido, en más de una ocasión. La India acusa a Pakistán de ser su Gobierno el que anima a estos insurgentes a enfrentarse a las Fuerzas de Seguridad hindúes. Pero, a su vez, el Gobierno de Pakistán acusa al de La India de ataques fronterizos a sus soldados destinados en la Cachemira pakistaní. Las Fuerzas Armadas pakistaníes están nerviosas ante estos ataques por lo que el Gobierno debe aplacarlas diciéndoles a sus altos mandos que dialogarán con el Gobierno hindú para evitar un enfrentamiento mayor; en la zona ya hubo tres guerras y varios enfrentamientos en los últimos setenta años. Pakistán y La India han acordado reunirse en la Cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái, los días siete y ocho de junio, en Astaná (Kazajistán). En dicha Cumbre tratarán no solo la pacificación de la zona sino también el reparto de aguas del río Indo. La última reunión fue en diciembre de 2015 pero las negociaciones se congelaron tras el atentado a la Base del Ejército del Aire hindú en Pathankot, acusando La India a Pakistán de no investigar el suceso pues los indicios mostraban que los terroristas procedían de territorio pakistaní.

En septiembre pasado (2016) el Gobierno de La India acusó al de Pakistán de estar también detrás de un ataque a un batallón hindú por lo que desde entonces se producen esos pequeños combates en la frontera entre soldados hindúes y pakistaníes vulnerando así el "alto el fuego" acordado por los dos Países en 2003 después de cuatro años de conflicto bélico. En el último medio año van ya 86 muertes en estos pequeños enfrentamientos.

Se suponía que se retirarían los soldados de ambos Países de Cachemira para que la población decidiera su futuro, pero ni se han retirado las tropas ni se ha celebrado el referéndum.

Pakistán saca pecho organizando un desfile el día de la fiesta nacional contando con tropas invitadas de China, Turquía y Arabia Saudí, dándole a entender a La India que no están solos y mostrando sus más avanzados sistemas de misiles, tanques y aviones de combate.

La localidad de Chadoora, en el distrito de Bugdam, también ha sido escenario de otra operación militar hindú, resultando heridos un anciano y un adolescente por no respetar el alto el fuego del ejército, que acusa a Pakistán, una vez más, de estar detrás. Pero no son las únicas ciudades donde se producen combates callejeros; también en la localidad de Pulwama, en esta ocasión militantes del grupo terrorista Hizbul Muyahidin que emboscaron a una patrulla policial hindú. Y unas pocas horas después se atacaba la residencia del ministro Faruq Andrabi, de la Región hindú de Jammu y Cachemira (de mayoría musulmana), sin que resultase herido puesto que no se hallaba en ese momento, pero sí un agente de policía.

Los escuadrones antisubversivos hindúes han perdido muchos agentes, caídos en acto de servicio, contra los grupos rebeldes de Cachemira muriendo, en total, desde 1989, más de 68.000 personas; el Distrito de Pulwama sufre un castigo constante, donde actúa el grupo yihadista Jaish-e-Muhammad (Ejército de Mahoma), cuyas bases -según el Gobierno hindú- realmente se encuentran en Pakistán, lo que el Gobierno pakistaní niega rotundamente. El otro distrito duramente castigado es el de Shopian. Son 305 ataques en el último año en la Cachemira hindú.

---------------
RSW