¿Para qué se rearman los Estados Unidos?

21.05.2017

Donald Trump ha señalado la eliminación del ISIS como el principal objetivo de su política exterior y lo utiliza también como excusa para aumentar el presupuesto militar nada menos que un 10%. Como si fuera una amenaza nueva y tan grave que solo se le pueda hacer frente incrementando la partida presupuestaria destinada a Defensa, aunque sea a costa de otros Departamentos. Pero la aparición del Estado Islámico (como gustan en ser conocidos los miembros del ISIS) como Califato islamista no es original; ya en Argelia, en la primera mitad de los 90, surgió una organización similar, el GIA, tan sanguinaria o más que el ISIS, dando lugar a un conflicto que desestabilizó el País convirtiéndolo en uno de los más peligrosos y arriesgados de la Historia y sin embargo no tuvo mucho eco mediático. ¿Por qué el ISIS es distinto?

El autodenominado "Estado Islámico" se diferencia del GIA por su marcado carácter apocalíptico del que carecían los yihadistas argelinos que también combatieron en Afganistán. Los yihadistas de Siria e Irak fundamentan todas sus acciones en el convencimiento de que favorecerá la llegada de la "Hora" o Juicio Final e incluso no dudaron en dirigirse a la pequeña localidad de Dabiq, de tan solo 3.000 habitantes, con nula valía estratégica, simplemente porque creen que será donde se libre la Batalla Final entre el ejército cruzado que representa a las fuerzas de la oscuridad y el ejército islámico que enarbolará la bandera de Allah y por lo tanto como fuerzas del Bien. El hecho de que se haya organizado la más grande coalición internacional contra un objetivo común desde la Segunda Guerra Mundial y aun así no consigan vencerles es algo que los ideólogos del ISIS aprovechan para que sus fieles, simpatizantes y grupos terroristas leales lo vean como el respaldo de Allah que les protege, a pesar de tener semejante fuerza tan descomunal en su contra.

Como vemos, cada bloque tiene sus argumentos y se aprovecha del conflicto en Siria e Irak como mejor le convenga, especialmente para incrementar su presupuesto militar favoreciendo con ella a la industria del sector que es la gran beneficiada, no la Sociedad en su conjunto. Ahora bien, cualquier desviación de dicho conflicto hacia el exterior del mismo puede convertirse en una guerra mundial cuyas consecuencias serían funestas para la Humanidad. Tanto si el ISIS continúa sus ataques contra objetivos fuera de su territorio, en cualquier lugar del Mundo, como si hay otro roce tal como el derribo del avión ruso por parte de los turcos, enfrentando a las dos grandes alianzas que combaten en Siria e Irak (se supone que  contra el mismo enemigo), nuestra especie vive una situación de riesgo potencial como no se respiraba desde la Guerra FríaEl analista Patrick Martin sostiene que el Pentágono está preparado para lo que considera un suceso futuro inevitable a medio plazo: un conflicto a gran escala con Rusia o China, incluso con las dos superpotencias a la vez por si llegaran a formar una alianza militar contra los Estados Unidos. Es más, Martin cree que ese es el leit motiv actual del Departamento de Defensa norteamericano.

Donald Trump prometió en febrero de 2017 un aumento sin precedentes en el presupuesto militar de la Nación con el objetivo de "reconstruir el mermado Ejército de los Estados Unidos de América cuando más se necesita" (..) "Esto es un mensaje al Mundo, en estos peligrosos tiempos, de fuerza, seguridad y determinación estadounidenses" (...) "Debemos asegurarnos de que nuestros valerosos hombres y mujeres tengan las herramientas necesarias para impedir la guerra y que cuando se les llame a las armas sólo hagan una cosa: ganar. Tenemos que ganar, tenemos que empezar a ganar guerras otra vez".

La idea de Trump es aumentar un diez por ciento el ya de por sí enorme presupuesto militar del País (611.000 millones de dólares, el 3,59% del presupuesto nacional), incluyendo la capacidad nuclear, aunque debemos reconocer que la lógica del presidente norteamericano es aplastante: "Hay que ganar o simplemente no combatir" (...) "Nos hemos gastado seis billones de dólares (...) y Oriente Próximo está mucho peor que hace 16-17 años". Trump critica tanto a su antecesor demócrata como al anterior presidente republicano, George W. Bush; al primero por favorecer la expansión del ISIS, con su política exterior tan blanda y a Bush por invadir Irak.

Trump no solo planea invertir más dinero público en Defensa; también en seguridad ciudadana, aunque suponga recortar de otros departamentos como Medio Ambiente o el Departamento de Estado, el que se ocupa precisamente de la política exterior de los Estados Unidos. También reducirá la aportación a la OTAN y al despliegue militar en Europa instando a la Unión Europea a que se preocupe de su propia defensa militar invirtiendo más en la misma. La advertencia ha sido tomada muy en serio por los Países europeos y, por ejemplo, España ya planea aumentar su presupuesto militar del 0,92% de su Producto Interior Bruto al 2%. Hablamos de 12.000 millones de euros más en Defensa en los próximos siete años. De ese 2% la quinta parte se pretende dedicar a material e investigación. La verdad es que si se incluye la partida destinada a armamento especial, se entiende sofisticado, que ahora España paga de sus fondos reservados, se acercaría al 2% planificado. En realidad, lo que ha ocurrido es que el nuevo Gabinete de la Casa Blanca ha establecido como objetivos prioritarios Asia y el Océano Pacífico, quedando Europa en un segundo plano dentro de su interés estratégico. Así que la OTAN debe ponerse las pilas porque ya no contará con tanta ayuda de los Estados Unidos como hasta ahora. Y en lo que respecta a España debe ir pensando en renovar ciertos sistemas de armas y en especial la Armada que dentro de poco quedarán obsoletos (España planea sustituir las fragatas F-80, de los años 70, por las F-110 cuya primera unidad se prevé entre en funcionamiento en 2018). Las Fuerzas Armadas españolas se han reducido en 10.000 soldados en los últimos años y debido a la falta de presupuesto en los cuarteles se ven a militares en tareas de jardinería y limpieza, así como mantenimiento pues muchos acuartelamientos están medio ruinosos. Sin embargo, en el Ministerio de Defensa alegan que es más importante mantener la alta tecnología militar que reparar cuarteles aunque se ocupen también de ello pero invertir en tecnología dará trabajo por lo que primeramente contarán con empresas españolas antes de recurrir a las de otros Países para crear empleo, invirtiendo también en investigación y desarrollo. Los aviones de combate Harrier son otro ejemplo pues datan de los años 60 que España pretende sustituir por los F-35, los cuales cuestan 130 millones de euros cada uno, con un coste de 40.000 € por cada hora de vuelo. Son cazas novedosos de los que Estados Unidos planea adquirir más de 2.300 unidades. El Comité de Servicios Armados del Senado de EEUU ya celebró una larga sesión sobre guerra cibernética para conocer los senadores el potencial defensivo y atacante de la hiperpotencia norteamericana en ese terreno. Además, se revisó el tamaño y despliegue de las distintas Flotas que los Estados Unidos tienen navegando los Océanos de todo el Mundo, especialmente se analizó la capacidad de los portaaviones y por último se ha estudiado la posibilidad de modernizar el arsenal atómico. ¿Es normal este interés por modernizar y ampliar de forma tan espectacular las Fuerzas Armadas? ¿Acaso prevén algo inminente o a medio plazo?

Si el conflicto de Siria e Irak se convierte de nuevo en objetivo prioritario de los Estados Unidos dejando que la OTAN se ocupe de la defensa europea, los expertos en Defensa ya han hecho sus análisis ante hipotéticos escenarios futuros sin la ayuda norteamericana a la que Europa está acostumbrada. Un enfrentamiento entre la OTAN y la OTSC (Organización del Tratado de Seguridad Colectiva), esta última nacida de la Comunidad de Estados Independientes o antigua URSS desvinculada de su pasado comunista, sería nefasto. La OTSC cuenta con la Fuerza Colectiva de Reacción Rápida que incluye a efectivos de Rusia, Armenia, Bielorrusia, Kazajistán y Kirguistán. Pero lo cierto es que la OTSC ha manifestado su interés en aliarse con la OTAN; ha sido esta última la que se ha negado potenciando su propia Fuerza de Reacción Rápida. Ahora sería el momento idóneo para replantearse la alianza entre los dos grandes Tratados militares para luchar de modo más efectivo contra el terrorismo, el extremismo, las mafias internacionales y el narcotráfico colaborando mutuamente en catástrofes naturales e industriales que es para lo que se creó la Fuerza de Reacción Rápida de la OTSC. Es la OTAN la que tiene que mover ficha. De momento se ha negado a luchar al lado de la organización liderada por Rusia. Puede que en política interna republicanos y demócratas no estén de acuerdo en muchos aspectos, pero a la hora de opinar sobre Rusia casi todos tienen claro que aliarse con ellos es como renunciar a la supremacía mundial y ese es un precio que ninguna de las dos formaciones políticas norteamericanas quiere pagar. Sin embargo, la juventud de los Estados Unidos, hoy en día, se muestra crítica con el Gobierno de la Nación, más que las anteriores generaciones. El Mundo está globalizado y los jóvenes estadounidenses se relacionan activamente y en tiempo real con jóvenes de otros Países de igual a igual, con gustos similares, objetivos comunes e ideas parecidas ya que les mueven otros sentimientos antes que el patriótico. Internet lo ha hecho posible. Los problemas de la juventud española son conocidos de inmediato por los jóvenes de los Estados Unidos, Gran Bretaña o cualquier País y se comunican entre ellos compartiendo preocupaciones, consolándose mutuamente y proponiendo acciones y movilizaciones que cada grupo traslada a su territorio. Internet ha logrado que las fronteras desaparezcan y que un grupo de jóvenes se sienta más identificado con los miembros de su círculo virtual que con su bandera. Los juegos online crean equipos multinacionales, los cursos virtuales acercan a personas de diferentes Naciones como compañeros de clase, los proyectos económicos se plantean, estudian y llevan a cabo en oficinas a las que se accede por videoconferencia, etc. Las fronteras se difuminan. Gracias a Internet, los jóvenes y no tan jóvenes de los Estados Unidos han tomado conciencia de que su gran nación ya no es tan grande y de que su poder económico es cada año menor en comparación con el crecimiento constante de otras superpotencias.

Ahora bien, no nos engañemos, las autoridades de los Estados Unidos y de prácticamente todo Occidente, como de cualquier otro País del Mundo, llevadas por su interés de mantenerse en el poder, continuarán librando batallas contra sus competidores, tanto internos como externos y se las ingeniarán para encontrar una amenaza que atemorice a todos. Conscientes de que Internet se ha convertido en un universo paralelo expanden desinformación sobre enemigos y riesgos y de cómo su País necesita el apoyo de la población para combatirlos. El objetivo: la creación de un Estado policial amenazado continuamente por lo que el gasto en seguridad y defensa esté justificado; lo malo es que ese gasto lleve, un día probablemente no muy lejano, a un enfrentamiento entre potencias porque ya no queden enemigos y la excusa para seguir gastando en armamento y material bélico origine un nuevo conflicto. Pareciera que el Mundo deba ser siempre bipolar, con dos o a lo sumo tres grandes imperios enfrentados. Lleva siendo así desde que el primer Imperio global, el español, cayó frente a sus enemigos, surgiendo nuevos imperios y así desde el siglo XVII. Sin embargo, las armas del presente, a diferencia de las del pasado, pueden destruir el Planeta y aun así los Gobiernos siguen prefiriendo la confrontación al diálogo. La existencia del Estado Islámico no tiene sentido ni explicación en un Mundo como el actual, con varias superpotencias que cuentan con los medios necesarios para que una amenaza como la yihadista sea neutralizada de inmediato, sin embargo, perdura e incluso se expande cometiendo atentados en otros Países. La única explicación es que se le permite existir por alguna razón, un motivo que "per se" causa pavor, por las implicaciones que pudiera conllevar. 

¿Es el ISIS el verdadero objetivo de Estados Unidos?

En el Mundo actual un conflicto global afectaría a toda La Tierra; pocos Países se librarían. Tal vez los Países tradicionalmente neutrales en las contiendas mundiales, como Finlandia o la remota Isla de Tuvalu; Islandia que según el Personal Security Index es el país más seguro del Mundo o el tranquilo Bután donde no llega siquiera Internet aunque parezca imposible que haya algún lugar del Mundo donde eso suceda hoy en día. Nueva Zelanda es el único País que no ha tenido enemigos de ningún tipo ni ha entrado jamás en un conflicto (hubo a mediados del siglo XIX una guerra civil con los maoríes pero entonces la Isla pertenecía al Imperio Británico; desde que es independiente es uno de los Estados más seguros y prósperos del Mundo y además se encuentra lejos de cualquier posible escenario bélico).

El caso es que Francia se ha unido al tremendo lío sirio en el que ya nadie sabe quién bombardea a quién. Se supone que atacan Raqqa, la capital siria del ISIS (donde se ignora exactamente cómo está la situación porque el ISIS detiene a quiénes informen desde la ciudad por el medio que sea), pero los aliados norteamericanos llevan bombardeando también supuestamente posiciones del ISIS desde que entraron en la guerra y sin embargo los franceses se han encontrado ese bastión del Estado Islámico intacto. Los rusos ya lo dijeron: no entendían como podían encontrar un despliegue tan importante del ISIS cuando se suponía que los norteamericanos llevaban bombardeándoles desde hacía meses; sin embargo, uno de los activistas que informan desde Raqqa, declaró recientemente la BBC, dijo que los rusos y sirios no están bombardeando a los yihadistas sino que en sus ataques han caído principalmente civiles mientras los franceses sí han sido más certeros atacando posiciones de DAISH.

Llevamos oyendo que las Fuerzas Democráticas Sirias estrechan el cerco sobre Raqqa ya tanto tiempo que no damos credibilidad a lo que nos llega de allí. Ahora nos dicen que se han hecho con una franja de 350 kilómetros según el último comunicado de la coalición internacional que lidera Estados Unidos. Pero también nos llegan noticias de los ataques del ISIS que no cesan, como el último en el noreste de Siria que ha causado 32 muertos. No pocos analistas se preguntan: si los aliados ya conocían cuales eran sus ciudades-refugios, ¿cómo no las bombardearon antes? Por su parte, los turcos no apoyan de forma eficiente a los kurdos que son los únicos que avanzan sobre el terreno contra el ISIS, en Siria; en Irak son principalmente las milicias shiíes y kurdas las que combaten contra los yihadistas si no consideramos a los shiíes también yihadistas (algunas facciones shiíes han sido acusadas de ser tan brutales como el ISIS). Solo el Régimen sirio les apoya militarmente pero su ejército ha sido también bombardeado por los norteamericanos con el apoyo turco y de otros Países y no todas las tribus kurdas son leales a Bashar al-Asad, otras combaten contra las fuerzas que apoyan al presidente sirio. Los grupos rebeldes, supuestamente moderados, luchan tanto contra Al-Asad como entre ellos y nadie sabe en realidad de que pie cojean porque algunos comenzaron asegurando que solo luchaban por su País y ahora son leales al Estado Islámico. Frente a ellos, el Frente al-Nusra y grupos afines pertenecientes a la red al-Qaeda que intenta recuperar terreno e influencia frente a la expansión del ISIS que pretende convertirse en la más importante organización yihadista. El Gobierno islamista turco ahora les bombardea, desde el atentado de Ankara que causó ochenta muertos -sobre todo kurdos-, pero ¿por qué no lo hicieron antes? Porque su indecisión (si es que fue eso) ha provocado los atentados posteriores al permitirles expandirse.

Irán necesita a Bashar al-Asad en el poder en Siria ya que cualquier otra opción les será desfavorable: una formación suní o el control de los Estados Unidos como ya sucede en Irak, a pesar de que este último País está gobernado por partidos shiíes. Para no entrar de forma directa en el conflicto, Irán movilizó a la organización Hezbolá, de Líbano, pues la ha respaldado desde un principio en su lucha contra Israel. Ahora les pide a los libaneses que les devuelvan el favor combatiendo en Siria por ellos. Sus enemigos son principalmente los grupos suníes que han sido calificados de rebeldes moderados pero que esconden, entre ellos, algunos excesivamente radicalizados y apoyados por monarquías fundamentalistas como Arabia Saudí y Qatar, bañadas de petrodólares con lo que esos grupos nadan en la abundancia como sucede con el ISIS que trafica con petróleo de las plataformas que ha conquistado. Cuando los rusos comenzaron a bombardear los convoyes de crudo del ISIS los norteamericanos también comenzaron a hacerlo. Se les preguntó por qué no lo hicieron antes respondiendo que se centraron en las instalaciones de la organización terrorista pero acabaron reconociendo que no era una estrategia efectiva ya que los militantes del DAISH reparaban enseguida los daños. Así que cambiaron su estrategia no por hacer lo mismo que los rusos sino porque era lo más lógico, decían los mandos estadounidenses. El coronel Steve Warren, portavoz norteamericano de la coalición anti Estado Islámico, declaró que destruyeron decenas de vehículos cisterna con petróleo y que previamente avisaban a los conductores de que abandonaran los vehículos creyendo Warren que los chóferes probablemente no sean del ISIS sino civiles obligados por los yihadistas a conducir esos vehículos.

El caso es que la política contraterrorista de Obama de contención de la amenaza, no de eliminación de la misma, les pasó factura a varios Países por lo que el propio presidente estadounidense cambió su planteamiento de la lucha contra el enemigo yihadista. Sin embargo, pesó sobre su decisión un gran dilema: si recuperar el concepto de guerra contra el terrorismo que rechazó al llegar al poder para que se le desvinculara de la gestión de su antecesor, George Bush, que basó su política exterior sobre esa línea o seguir con el diálogo que, como pudimos comprobar, falló estrepitosamente. Y todo ello con Rusia más contundente que nunca en política exterior y una posibilidad nada remota de erigirse en la nueva superpotencia hegemónica más influyente del Mundo. Además, no se ve que los ataques aéreos y cerco sobre el ISIS impida que éstos pierdan efectividad. La revista propagandística del ISIS, Amaq, publicó en febrero que un dron propio lanzó una bomba sobre un convoy ruso en la ciudad de Deir al-Zur, localidad que está bajo control del Ejército sirio. En esta Provincia siria, los terroristas mantienen también una zona bajo su control. De hecho, el 20 de mayo de 2017 ejecutaron a 19 civiles, entre ellos dos niños, en ‎una aldea de esta Provincia siria. Les dispararon en la cabeza y después quemaron los cadáveres, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Los opositores republicanos, pero también muchos demócratas, le pidieron a Obama que autorizara el envío a Irak de un contingente de al menos 20.000 soldados para combatir la amenaza terrorista de modo eficaz, con combates en tierra, no con bombardeos que no están dando el resultado que se esperaba. Se defendió incluso la idea de llevar a cabo un despliegue sin precedentes de las fuerzas especiales en Irak y Siria que animara a los aliados, ahora estimulados por el empuje francés, a enviar otro contingente de varios miles de soldados. El nuevo presidente francés Emmanuel Macron ha renovado su compromiso con la coalición internacional en Siria manteniendo su contingente de 1.200 soldados en Oriente Medio.

Algunos grupos conservadores de presión estadounidenses defienden la instauración de tres Regímenes o Estados diferentes en lo que hoy son Irak y Siria: por un lado, un Estado kurdo, por otro uno suní y un tercer Estado shií. De esa forma creen los analistas que proponen esta línea (también algunos británicos) que el conflicto se solucionaría ya que todos estarían contentos, cada uno con su propia milicia militar bien adiestrada pero apoyados los tres Estados por USA y en segunda instancia Gran Bretaña, compartiendo todos los recursos tanto hídricos como energéticos, principalmente petróleo, tanto lo necesario para cubrir las necesidades energéticas como los beneficios que reportara su comercio. Si se opusieran fuerzas internas a la creación de los tres Estados los estudiosos que han ingeniado esta teoría creen que se podría proponer la creación de Regiones con Gobiernos autónomos, aunque formaran parte de un Estado federal que sería un Irak más heterogéneo. El caso es que si no se llega a una solución inminente se puede dar el caso de que el riesgo aumente puesto que ya se han detectado grupos de la red al-Qaeda afines al Frente al-Nusra combatir en el Este del Líbano y Oeste de Siria junto al ISIS. Hablamos de las dos organizaciones terroristas más importantes, a escala mundial, unidas, aunque con toda probabilidad porque las circunstancias del momento lo recomendaran.

Del desaparecido Ejército Libre Sirio que agrupaba a los rebeldes supuestamente moderados y que en un principio fueron apoyados por los Estados Unidos contra Bashar al-Asad, se han unido al ISIS las facciones Al Farouq (300 combatientes), Al Qusayr (600), Al Turkomen (400), Al Mouqna (200), Marfareeq (500), Al Faith (200) y Liwaa 77 (400). Grupos que habían recibido adiestramiento y material de los Estados Unidos, Arabia Saudí y Qatar y que ahora los norteamericanos, estupefactos, ven como les traicionan uniéndose al ISIS. En cambio, Arabia Saudí sigue defendiendo a los grupos rebeldes "moderados" declarando que seguirá financiándoles, algo que Washington, visto lo visto, ya no tiene tan claro. Recordemos que en septiembre de 2012 el Congreso de los Estados Unidos dio el visto bueno para la financiación, equipamiento y entrenamiento de esos grupos con el objetivo de que se enfrentaran al ISIS tanto en Siria como en Irak. Pero aunque EEUU decida no seguir apoyándoles de forma directa, lo hará de modo indirecto a través de Arabia Saudí con laque acaba de firmar el mayor contrato de venta de armas de la Historia de los Estados Unidos, precisamente con los saudíes, por valor de 100.000 millones de dólares la Casa de Saud comprará a los norteamericanos. Estamos preguntándonos si verdaderamente los Estados Unidos necesitan aumentar de forma tan espectacular su ya de por sí abultado presupuesto militar. Pero ¿por qué lo está haciendo también Arabia Saudí? ¿De verdad necesitaba compar armamento a los Estados Unidos por valor de 100.000 millones de dólares?

El Ejército saudí cuenta con 227.000 militares y en 2016 fue el cuarto mayor comprador de armas a escala mundial invirtiendo 63.700 millones de dólares (datos del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación por la Paz). Sus cazas de combate F-15 le dan superioridad aérea en la zona del Golfo Pérsico y ahora con la adquisición de 84 cazas F-15 de última generación y 150 helicópteros Black Hawk Apache así como sistemas de misiles, Israel mira con estupor la nueva estrategia de la Casa Blanca que arma a sus principales enemigos. Pero además, las grandes multinacionales están cerrando suculentos contratos en Arabia saudí gracias a Donald Trump, como el firmado por General Electrics por importe de 15.000 millones de dólares. Trump espera conseguir otros contratos por valor de más de un cuarto de "billón" de dólares. 

El Gabinete Trump alega que el objetivo es que Arabia Saudí tenga más medios en la lucha contra el ISIS y al-Qaeda y así no tener que desplegar tantos soldados EEUU en la zona. Pero a pesar de las ingentes cantidades de dinero invertidas y de los enormes recursos desplegados, no se observa un resultado acorde con tal despliegue. Mosul, la capital iraquí del ISIS, no termina de caer. Las Unidades blindadas del Ejército iraquí avanzan barrio por barrio, pero los yihadistas resisten. Y eso que ejecutan a los desertores a no ser que cambien la pena de muerte por regresar al campo de batalla, eso sí, previo castigo de 90 latigazos y unas cuantas semanas en la cárcel. ¿Cómo es posible que este Régimen de terror en estado puro se haya mantenido en vigor durante años sin vislumbrarse su caída inminente? Es algo ilógico en el siglo XXI pero sobre todo porque dos alianzas militares tan grandes que no se veía tales coaliciones desde la Segunda Guerra Mundial no pueden con una organización terrorista. 

El ISIS resiste también e incluso avanza en Afganistán donde los Estados Unidos lanzaron recientemente su bomba no nuclear más potente, la GBU-43/B, sobre territorio del grupo terrorista Khorasan, filial del ISIS en Afganistán, el primer País por donde se expandieron fuera de su territorio sirio-iraquí, hace dos años. Pero ¿ello ha supuesto que los yihadistas huyan despavoridos? Para nada, todo lo contrario. Los objetivos del ISIS en Afganistán eran expulsar a los talibanes y a sus aliados, la red al-Qaeda, e la frontera entre Pakistán y Afganistán o conseguir captar a sus muyahidines para que se unieran al DAISH. Comenzó consiguiendo territorio en Nangarhar donde continúan a pesar de que les combaten los talibanes y una coalición formada por las Fuerzas Armadas afganas, los Estados Unidos y la OTAN. Pero de nada ha servido porque los terroristas consiguieron expandirse a la Provincia de Kunar y el norte del País. Se calcula que tienen entre 2.000 y 3.000 combatientes en la zona, la gran mayoría pakistaníes pero también del Movimiento Islamista de Uzbekistán e incluso talibanes que se han pasado al ISIS.