¿Cuál ha sido el peor presidente de EEUU?

27.03.2017

Donald Trump, 45º presidente de los Estados Unidos, es también un asiduo de las redes sociales, en concreto de Twitter. Alega que es la mejor manera de dirigirse al pueblo norteamericano sin filtros de la prensa de por medio. Ha declarado que si no fuera por la red social probablemente no sería presidente en la actualidad. Con decenas de millones de seguidores (solo su cuenta en Twitter tiene más de 26 millones de seguidores) se permite la licencia de arremeter contra sus contrarios sin censura de ningún tipo creyendo que todo es válido en Internet. A Obama le acusó de ordenar espiar sus comunicaciones telefónicas y se quedó tan pancho al decirlo, sin aportar ninguna prueba de tan grave acusación (el coronel Anthony Shaffer, exagente de la CIA, dijo en televisión que sí que se llevó a cabo el espionaje pero no solo a Trump sino a todo su equipo de campaña). Recientemente, además, se publicó un estudio psicológico de Trump que no le deja bien parado y que cree ver serios trastornos de personalidad en el hombre más poderoso del Mundo. Pero, ¿es Trump el peor presidente de la Historia de EEUU o los ha habido peores?

Si tenemos en cuenta que Trump solo lleva unos pocos meses en la Casa Blanca y que ya se pone en tela de juicio su equilibrio mental, difícilmente encontraremos otro candidato a peor presidente de la Historia de Estados Unidos. Sin embargo, distintas instituciones han elaborado estudios sobre la cuestión como la encuesta del Instituto para el Estudio de las Américas de 2010 y otra más reciente del MIPO (Marist Institute for Public Opinion), de 2016 o los sondeos efectuados por el Instituto de Investigaciones del Siena College desde 1982 así como la encuesta de la Universidad de Quinnipiac de 2014.

Si hacemos una media de los resultados sale que George W. Bush es considerado uno de los peores presidentes de toda la Historia de la gran superpotencia. Sin duda hizo méritos para ocupar el puesto: mandó a las Fuerzas Armadas de EEUU a un País, Afganistán, que no suponía amenaza ninguna para el equilibrio mundial en contra de lo que aseguraba el presidente; un conflicto que se ha llevado la vida de numerosas personas de varios Países que apoyaron a Bush y que además solo sirvió para que la situación se recrudeciera puesto que el yihadismo se vio reforzado. Muchos insurgentes se alistaban en las filas de los grupos yihadistas para combatir al enemigo extranjero, grupos que se han expandido por todo Oriente Próximo dando lugar a organizaciones como el ISIS que sí son una amenaza global. Además, fue precisamente con Bush cuando se originó la gran recesión económica de 2008 que todavía hoy en día nos afecta a todos.

Pero Bush puede respirar tranquilo, no es considerado el peor, es más, en África le consideran el mejor pues apoyó de forma muy importante las campañas que se llevaron a cabo durante su mandato en el continente africano para contrarrestar las hambrunas y pandemias, como la del SIDA.

El dudoso honor de ser el peor presidente de la Historia de los Estados Unidos se lo lleva Andrew Johnson, seguido de James Buchanan y en tercer lugar el mencionado George W. Bush. Les seguiría en cuarto lugar Franklin Pierce y después John Tyler, Harry S. Truman, Warren G. Harding, Calvin Coolidge, William Harrison y por último Ronald Reagan para llegar, en el undécimo puesto de este deshonroso ranking, a Bush hijo.
El Tío Sam, Sombrero, Estrellas, Estados Unidos

El primero fue presidente a mediados del siglo XIX y su mandato quedó marcado por ser el período en el que las persecuciones a las minorías negra e india se convirtieron en una cuestión de Estado. Resulta curioso puesto que fue vicepresidente con Abraham Lincoln quién promovió los derechos civiles de las minorías raciales. La corrupción en tiempos de Johnson fue endémica e incluso sería juzgado por el Senado, aunque consiguió salir impune puesto que eran necesarios 36 senadores para declararle culpable y solo lo hicieron 35. Aunque abolió la esclavitud en el Estado de Tennessee del que fue Gobernador, una vez como presidente, tras el asesinato de Lincoln, autorizó que se aboliera el derecho al voto de los negros en los Estados del Sur y que se devolvieran a sus anteriores patronos las tierras que se les entregó a los antiguos esclavos como compensación por sus padecimientos.

James Buchanan, que gobernó Estados Unidos antes de Lincoln, ha sido siempre señalado como el presidente que dio lugar a que el País se enfrascara en una terrible guerra civil entre los Estados del Sur y los del Norte; su falta de determinación favoreció que el conflicto se desarrollara.

Franklin Pierce fue un alcohólico que defendía el esclavismo hasta el punto de proponer anexionar Cuba para expandir el sistema esclavista. Sus ideas y proyectos solo consiguieron encender la mecha del odio y los enfrentamientos entre abolicionistas de la esclavitud y segregacionistas (a favor) dando lugar a episodios gravísimos que derivaban en matanzas y violencia generalizada por todo el País.

John Tyler, otro presidente de mediados del siglo XIX, e igualmente esclavista, no cumplió absolutamente ninguna de sus promesas electorales e incluso acabó enemistado con su propio partido político al negarse a la creación de un tercer Banco nacional y no impedir la subida de los aranceles.

Durante el Gobierno de Harry S. Truman se puso en marcha el proceso conocido como caza de brujas en los años 40 buscando comunistas por todas partes a los que despedían de sus trabajos; llegaría a rallar en la histeria impulsada por el senador Joseph Raymond McCarthy, a quién Truman no supo parar. Fue también quién ordenó ponerle fin a la Segunda Guerra Mundial lanzando dos bombas nucleares sobre Japón que provocó, de golpe, más de 220.000 muertes y quién desató la Guerra de Corea.

Warren S. Harding, que gobernó durante poco más de dos años a principios de la década de los 20, aisló a los Estados Unidos del Mundo durante su mandato al no querer intervenir en política exterior no formando parte de la Sociedad de Naciones, el antecedente de la ONU. Aumentó las tarifas por los servicios públicos para que los ciudadanos se vieran obligados a recurrir a los servicios que ofrecían las grandes empresas a las que bajó los impuestos y restringió de forma importante la entrada de inmigrantes, aunque continuaban viniendo en gran número; lo que verdaderamente consiguió, al ponerles trabas, fue beneficiar a las mafias que introducían inmigrantes de forma ilegal. La corrupción fue la gran protagonista durante el mandato de Harding.

Calvin Coolidge llegó al poder tres años después de Harding y no utilizó las prerrogativas que tenía como presidente para mejorar la empobrecida situación de los agricultores y ciertas industrias no otorgándoles subsidios alegando que el Estado no debía intervenir en la economía nacional si bien es cierto que bajó los impuestos al máximo. En el exterior, mantuvo a Estados Unidos fuera de la Sociedad de Naciones.

Volvemos al siglo XIX recordando a William Harrison, un presidente que solo gobernó durante un mes, en 1841. En realidad, no es que fuera un mal gobernante, es que no le dio tiempo a demostrar sus cualidades, pero además su muerte fue algo absurda pues se debió a una neumonía por pronunciar el discurso de investidura sin abrigo en un día gélido.

Llegamos a Ronald Reagan a quién se le ocurre como primera "genial" idea prohibir el control gubernamental del precio del petróleo creyendo que con esa medida fomentaría la exploración de otros yacimientos aumentando así la producción nacional, con el consiguiente abaratamiento del crudo. Pero lo que logró fue justo lo contrario: las compañías petroleras, al verse con las manos libres para establecer el precio del producto, lo subieron casi el triple de lo que costaba anteriormente. Intensificó las operaciones secretas de la CIA en Centroamérica y Oriente Medio derrocando regímenes que eran contrarios a la política de Estados Unidos, pero sin un plan B por lo que esos Países quedaron desestabilizados. Llegaría a enviar a Donald Rumsfeld, el que fue posteriormente secretario de Defensa con George W. Bush, a vender armas tanto a Irán como a Irak que se desangraban en un conflicto entre ambos Países. Ordenó importantes recortes presupuestarios en gasto social y durante su mandato se produjo el crack bursátil de 1987 que hizo perder a las empresas que cotizaban en Bolsa nada menos que medio billón de dólares. Intentó prohibir el aborto e imponer en las escuelas la teoría creacionista frente a la de la evolución de las especies de Darwin, asegurando que todas habían sido creadas por Dios.

A pesar de que en la era Reagan el País tenía la mayor deuda externa del Mundo con un enorme déficit, gastó ingentes cantidades de dinero en el programa conocido como "Guerra de las Galaxias", en realidad Strategic Defense Initiative. Fue el Gobierno de Ronald Reagan el que armó a los mujahidines que combatían a los rusos en Afganistán, islamistas que después crearían la red al-Qaeda que atentaría de forma brutal contra Estados Unidos, sus antiguos patrocinadores, en 2001, gobernando por entonces el undécimo peor presidente en esta lista, George W. Bush.

Superar a Reagan parece difícil, pero Donald Trump va camino de ello aunque tal vez rectifique y consiga ser un buen presidente; el tiempo dirá. Por cierto, Reagan llegó al poder con 69 años de edad; Trump le ha superado accediendo a la Casa Blanca con 70 años. Esperemos que ahí terminen sus coincidencias.

--------------------------

A. E.